(Minghui.org) La Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC) publicó el 10 de octubre su informe anual de 2018, destacando que las condiciones de los derechos humanos en China han empeorado. En particular, el régimen comunista sigue reprimiendo a los practicantes de Falun Dafa, a los abogados de derechos humanos como Gao Zhisheng y a las minorías étnicas.

También se mencionó la sustracción forzada de órganos. “Varias organizaciones internacionales expresaron su preocupación por los informes de que numerosos trasplantes de órganos en China han utilizado los órganos de prisioneros detenidos, incluidos los practicantes de Falun Dafa”, citando el informe de 324 páginas, que está disponible en el sitio web  de la CECC.

El senador de EE.UU. Marco Rubio (derecha) y el representante de EE.UU. Chris Smith (izquierda), presidente y copresidente de la CECC, presentaron el informe anual de la CECC de 2018 el 10 de octubre de 2018.
El senador de EE.UU. Marco Rubio (derecha) y el representante de EE.UU. Chris Smith (izquierda), presidente y copresidente de la CECC, presentaron el informe anual de la CECC de 2018 el 10 de octubre de 2018.

“Descaradamente represivo”

El senador estadounidense Marco Rubio y el diputado estadounidense Chris Smith, presidente y copresidente de la CECC, presentaron el informe en una conferencia de prensa ese mismo día. “El partido comunista ha aumentado drásticamente su control sobre el gobierno, la sociedad y las empresas y está empleando sin piedad la tecnología para promover sus objetivos. A medida que los políticos estadounidenses reexaminan cada vez más las suposiciones engañosas que han guiado las relaciones entre Estados Unidos y China, debemos tener los ojos bien abiertos sobre las implicaciones globales de la represión interna en China”, comentó Rubio.

Dijo que la represión del partido comunista a los grupos religiosos también perjudica la relación entre China y Estados Unidos. El partido comunista necesita adherirse a los estándares universales, no solo por la seguridad, los intereses nacionales y los valores morales de Estados Unidos, sino también para ser coherente con las esperanzas de los ciudadanos chinos que buscan protección para sus derechos básicos y reformas políticas reales.

Pidió sanciones contra los funcionarios comunistas responsables. Manifestó que las críticas de la comisión están dirigidas al partido comunista chino, no al pueblo chino. De hecho, el pueblo chino y la cultura china han hecho grandes contribuciones a la civilización humana.

“Este informe arroja luz sobre la incapacidad del gobierno chino para cumplir con los estándares universales; arroja luz sobre los casos de presos políticos torturados y abusados”, explicó Smith, “Incluso con los bajos estándares del partido comunista, este año ha sido marcadamente represivo”. Dijo que la represión a los grupos religiosos, las minorías étnicas y los abogados de derechos humanos es la más grave desde la revolución cultural.

También dijo que incluir la sustracción forzada de órganos en el informe anual significa que hay que tomar medidas contra esta práctica deplorable.

La persecución a Falun Dafa

El informe cita: “Al igual que en años anteriores, las autoridades continuaron deteniendo a los practicantes de Falun Dafa y sometiéndolos a maltrato, las organizaciones de derechos humanos y los practicantes de Falun Dafa documentaron prácticas coercitivas y violentas contra ellos durante su detención, incluyendo la violencia física, la administración forzada de drogas y la privación del sueño entre otras formas de tortura”.

La organización estadounidense sin ánimo de lucro Dui Hua Foundation descubrió que los practicantes de Falun Dafa constituían la mayoría de las 800 personas condenadas en virtud del artículo 300 del código penal de China. A partir de 2017 estas causas están disponibles en las bases de datos judiciales.

Entre ellos, Deng Cuiping, de la ciudad de Yuxi, provincia de Yunan, se encuentra actualmente en prisión con una condena de seis años. Bian Lichao, de la ciudad de Tangshan, provincia de Hebei, fue condenado a 12 años de prisión. Zhang Ming y Li Quanchen, de la ciudad de Dandong, provincia de Liaoning, también fueron detenidos a finales de junio.

Incluso ciudadanos de otras nacionalidades se vieron afectados. El 5 de enero de 2018, el tribunal intermedio de Shenzhen, en la provincia de Guangdong, confirmó la sentencia sobre la apelación de Miew Cheu Siang (un año y seis meses), ciudadano de Malasia, y de su esposa Yu Linglan (cinco años). Se les acusa de posesión y distribución de materiales de Falun Dafa.

En diciembre de 2017, La Gran Época, una agencia de noticias con sede en Estados Unidos, reportó 29 muertes confirmadas de practicantes de Falun Dafa en 2017 debido a los abusos cometidos por las autoridades.

Pidiendo una investigación al FBI

El informe también determinó que el partido comunista estaba “introduciéndose en la vida privada de los ciudadanos chinos a través de la ampliación de la recogida de datos biométricos, el crecimiento de las redes de vigilancia y el desarrollo continuo del sistema de crédito social”.

Rubio y Smith también hicieron pública una carta en la que pedían al FBI que hiciese una investigación sobre las intimidaciones y amenazas “inaceptables” contra las comunidades chinas, üigur y tibetana que viven en Estados Unidos.

“El autoritarismo de China en casa amenaza directamente nuestras libertades, así como nuestros valores más profundos e intereses nacionales”, destaca el informe en su Resumen Ejecutivo.

La persecución a Falun Dafa continúa en China, según nuevo informe
5 (100%) 2 votos
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds