Compartir

La producción china de soja cayó abruptamente a principios de septiembre debido a las inusuales heladas que azotaron regiones agrícolas clave, dañando a más de un millón de hectáreas de campos de soja y reduciendo la cosecha en un estimado de 300.000 toneladas en la provincia nororiental de Heilongjiang.

La caída se produce al tiempo que China mantiene los aranceles sobre la soja importada de Estados Unidos como parte de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

El 17 de septiembre, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China informó que el noroeste de Heilongjiang había experimentado bajas temperaturas y heladas tempranas entre el 9 y el 10 de septiembre, lo que dañó la cosecha de soja. Según el Centro Meteorológico Nacional de la Administración Meteorológica de China, en los últimos 50 años, las heladas en Heilongjiang no suelen comenzar sino hasta finales de septiembre, por lo que evidencia que el fenómeno climático fue un acontecimiento inusual.

Idealmente, la soja crece en climas templados con temperaturas entre 20°C y 25°C. En el período de producción entre mayo y septiembre, una reducción de un grado centígrado en la temperatura promedio disminuye el rendimiento por hectárea en más de 110 kilos, por esa razón las heladas son especialmente dañinas.

Dependencia en la importación

El 10 de agosto, Reuters mencionó a un funcionario agrícola chino que afirmaba que la producción de soja china típicamente está por debajo de la demanda en más de 90 millones de toneladas, y que depende de las importaciones para cubrir el resto. En 2017, China consumió más de 110 millones de toneladas, de las cuales importó 95,53 millones de toneladas, el 87 por ciento del consumo total.

En abril, las autoridades locales de Heilongjiang y Jilin, una provincia cercana, emitieron ordenanzas que obligaban a los agricultores a expandir su producción de soja, y aumentaron significativamente los subsidios para el cultivo. El subsidio por mu chino (0,0667 hectáreas) de soja es ahora 100 yuanes (unos 15 dólares) más alto que el del maíz.

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha intentado utilizar el comercio de soja para contrarrestar los aranceles estadounidenses introducidos por la administración Trump para castigar a Beijing por sus prácticas comerciales desleales o ilegítimas. El PCCh terminó imponiendo un arancel del 25 por ciento a la soja estadounidense.

A mediados de julio, Shao Zhongyi, conocido como el “rey de la soja” y propietario de Shandong Chenxi Group Company, se declaró en quiebra. Llegó a ser el hombre más rico de la provincia de Shandong, al este de China, con un patrimonio de 19.000 millones de yuanes (2770 millones de dólares).

El periódico financiero japonés Nikkei publicó un informe el 31 de julio analizando las razones de la quiebra de la empresa. La baja demanda de semilla de soja molida había perjudicado el negocio de la empresa y, debido al endurecimiento de la política monetaria del PCCh, las ventas de la empresa se habían deteriorado. Finalmente, a medida que aumentaba el costo de la soja importada, la empresa ya no pudo mantener sus operaciones, informó Nikkei.

En el último año, desde Shandong hasta la provincia sureña de Guangxi, al menos 20 trituradoras de soja disminuyeron o detuvieron su producción.

Aumento del precio

Con los aranceles vigentes sobre la soja estadounidense, China se enfrenta a una escasez de suministros. Las importaciones de soja cayeron en julio, lo que hizo que los precios de la soja y de la harina de soja en China aumentaran rápidamente.

Brasil, el mayor exportador de soja del mundo, está preparado para levantar su cosecha y vender su soja. Por lo general, China compraba la soja estadounidense, que se comenzará a cosechar en el otoño. Sin esa soja, China, siendo el mayor consumidor mundial, está en problemas.

“Ahora que nos acercamos a la temporada de la soja estadounidense (en septiembre), noticias como la escalada de la guerra comercial y la caída de las importaciones tendrán un mayor impacto en los precios”, declaró a Reuters Pan Tiantian, analista de Zheshang Futures. Estados Unidos es el segundo mayor proveedor de soja para China.

Algunos analistas creen que China todavía necesitará importar soja estadounidense –y pagar esos aranceles– para compensar el déficit de suministro.

“Brasil y Argentina no pueden satisfacer todas las necesidades de China, especialmente después de una sequía que provocó una caída del 40 por ciento anual en la producción argentina, y problemas de transporte en Brasil”, según un informe de Morgan Stanley publicado en agosto.

“Por lo tanto, en el mediano plazo, es probable que China continúe dependiendo de las importaciones de Estados Unidos y que el descuento del precio de Chicago frente a Latinoamérica se reduzca en el futuro”, señala el informe, refiriéndose a los precios en el mercado de futuros.

A través de La Gran Época.

La cosecha de soja en China disminuye en 300.000 toneladas debido a heladas tempranas
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds