Una delegación de altos funcionarios comerciales de Estados Unidos visitó Beijing los días 3 y 4 de mayo, con la esperanza de aliviar las tensiones comerciales y negociar una relación comercial más equilibrada.

Los informes sobre las conversaciones indicaron que no se llegó a un acuerdo, pero hubo algunas concesiones. China sostuvo que reconsideraría los aranceles sobre el sorgo estadounidense, aumentaría las importaciones estadounidenses para reducir el superávit comercial y bajaría los aranceles sobre ciertos productos estadounidenses.

Uno de los ex asesores de campaña presidencial del presidente Donald Trump, Andrew Puzder, cree que Estados Unidos se encuentra en una buena posición para negociar. “En los negocios, hay que prestar atención al cliente”, señaló por correo electrónico. “Estados Unidos es el mayor cliente de China. Muchos medios de comunicación parecen haber llegado a la conclusión de que Beijing no hará concesiones, pero creo que no sería prudente que China ignorara a su mayor cliente y pusiera en riesgo una relación comercial que es más importante para la economía china que para la estadounidense”.

Andrew Puzder. (Courtesy of Andy.Puzder.com)

Puzder fue el primer nominado de Trump para secretario de trabajo y sirve como asesor de políticas para America First Policies (Políticas Primero América), un super Comité de Acción Política (PAC) fundado para abogar por la agenda de políticas de Trump. Habló con La Gran Época sobre cómo Estados Unidos puede tratar de mantener una relación comercial equitativa al tiempo que responsabiliza al régimen chino por sus acciones contrarias a la libre competencia.

(De izq. a der.) Andrew Puzder sale después de su reunión con el entonces presidente electo Donald Trump en el Trump International Golf Club en Bedminster Township, Nueva Jersey, el 19 de noviembre de 2016. (Drew Angerer/Getty Images)

La alta tecnología es un tema central

El robo de la propiedad intelectual (P.I.) fue el centro de las recientes tensiones comerciales, y la administración Trump  impuso aranceles por valor de 50.000 millones de dólares a las importaciones chinas de alta tecnología como medidas punitivas por la agresiva adquisición por parte de China de empresas tecnológicas estadounidenses y las políticas que obligan a las empresas estadounidenses en China a transferir tecnología a cambio de acceso a los mercados.

Puzder explicó que la administración recurrió a los aranceles “porque otros remedios, como las quejas ante la Organización Mundial del Comercio o las comunicaciones diplomáticas con el gobierno chino, demostraron ser ineficaces”.

La administración Trump también está considerando poner restricciones a las inversiones chinas en “industrias estadounidenses sensibles”. Reuters informó recientemente que funcionarios del Tesoro de Estados Unidos están discutiendo con grupos industriales estadounidenses un proyecto de ley que aumentaría la supervisión de los acuerdos chinos para adquirir tecnología estadounidense sofisticada.

Un cartel en el campus de Qualcomm se ve en San Diego, California, el 6 de noviembre de 2017. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interrumpió una propuesta de acuerdo para que la compañía Broadcom, con sede en Singapur, adquiriera al principal fabricante de chips estadounidense, alegando preocupaciones de seguridad nacional. (Mike Blake/File Photo/Reuters)

En el campo de la inteligencia artificial (IA), el régimen chino también está invirtiendo una gran cantidad de capital en un esfuerzo por alcanzar las innovaciones estadounidenses. ¿Cómo pueden los Estados Unidos asegurar que continúe siendo un líder mundial? “Para liderar la IA, necesitamos hacer las mismas cosas que nos permitieron liderar en otros campos de la tecnología: Tenemos que dejar que el capitalismo funcione. La tecnología está avanzando tan rápidamente y es tan especializada que sólo los empresarios del mercado libre tienen la motivación necesaria para impulsar los avances tecnológicos”, enfatizó Puzder.

Sin embargo, también sostuvo que el gobierno tiene un papel que desempeñar. “Una cosa que el gobierno puede hacer es financiar completamente el plan del presidente para reconstruir las fuerzas armadas; el DoD [Departamento de Defensa] está invirtiendo fuertemente en inteligencia artificial, y si la experiencia pasada con la investigación de la Defensa es un indicador, las derivaciones del sector privado deberían cambiar las cosas”. En última instancia, cree que Estados Unidos podría seguir siendo un líder de inteligencia artificial siempre y cuando el gobierno siga esforzándose por poner fin al robo de propiedad intelectual.

Cómo proteger la innovación estadounidense

¿Cuáles son algunas de las formas de proteger al sector de alta tecnología de Estados Unidos de tal robo? La idea de restringir ciertas visas para ciudadanos chinos ya se planteó anteriormente, como reacción a los numerosos casos de espionaje y robo de propiedad intelectual llevados a cabo por ciudadanos chinos que llegaron a los Estados Unidos con fines de investigación o de trabajo.

“Creo que debemos ser muy cuidadosos a la hora de restringir en términos generales la inmigración legal, pero en los campos tecnológicos en los que el gobierno chino expresó un claro deseo de obtener propiedad intelectual extranjera, creo que es razonable aplicar un control adicional a los ciudadanos chinos, especialmente si no tienen la intención de mudarse permanentemente a Estados Unidos”, declaró Puzder.

“Creo que la administración de Trump está examinando el principio de ‘reciprocidad’, en el que los chinos expresaron sistemáticamente su desprecio por las normas internacionales poniendo vallas a sus mercados y discriminando a nuestras empresas, nosotros haremos lo mismo. Creo que hay lógica en eso, porque China comenzará a cambiar su enfoque si imponemos costos reales a sus acciones”.

Puzder también estuvo de acuerdo en que el espionaje académico – un tema de una reciente audiencia en el Congreso- era un tema importante. “Es importante enjuiciar a aquellos que violan las leyes de control de exportaciones de Estados Unidos [restricciones sobre el envío de tecnologías y bienes sensibles fuera de Estados Unidos] en toda la extensión de la ley para disuadir a los infractores”. Añadió que deberían adoptarse medidas para garantizar que los estudiantes chinos que asisten a la escuela en los Estados Unidos no sean supervisados por el régimen chino.

A través de La Gran Época.

Exasesor de la campaña presidencial de Trump, Andrew Puzder, sobre la relación comercial entre Estados Unidos y China
Califique esta publicación
Share
Temas: Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds