Se supone que poner dinero en el banco es seguro, pero en China no hay garantía de seguridad. Una veintena de personas que guardaban su dinero en un banco de la provincia de Shandong, con un total de 160 millones de yuanes (unos US$ 24,8 millones) en depósitos, descubrieron que sus ahorros habían desaparecido.

Según un artículo del 15 de junio en The Paper, una de las víctimas, Fu Ling (seudónimo), explica que inicialmente recibió una llamada de un agente en octubre de 2014, que le dijo que la sucursal del distrito Bincheng de la Cooperativa Crediticia Rural de Shandong, un banco de campesinos, le ofrecía un “certificado de depósito sunshine“. The Paper es el medio estatal que reveló los detalles del fraude que comenzó en 2015.

Este certificado de depósito sunshine no era algo que el banco anunciaba u ofreciera por ventanilla. Se ofrecía, en cambio, a través de un tercero, un agente externo, o a veces hasta el mismo empleado bancario, quien buscaba personalmente a clientes interesados. Esta clase de depósito ofrecía intereses más altos de los que anunciaba públicamente el banco. Los bancos le ofrecían al cliente una porción del dinero ganado por los altos intereses, como adelanto, antes que el depósito madurara. Pero el cliente necesitaba depositar un monto mínimo que a menudo era muy alto.

Según la prensa china, los bancos continúan ofreciendo certificados de depósito sunshine hoy en día, a pesar de que el regulador bancario de China los prohibió en septiembre de 2014.

Fu dice que ya había invertido en esta clase de depósitos en otros bancos y no tuvo problemas. Así que Fu con otros 7 familiares, reunieron el monto mínimo que pedía la Cooperativa Crediticia: unos 11 millones de yuanes (US$ unos 1,7 millones) y depositaron el dinero el 16 de octubre de 2014. Entre los familiares estaban el padre de Fu y una hermana menor. Fu recibió un certificado de ahorro y 600.000 yuanes (US$ 92.745) como adelanto de su depósito sunshine. Luego distribuyó el dinero equitativamente entre sus familiares.

El 17 de octubre de 2015, cuando venció el periodo de maduración, Fu fue al banco a recuperar el depósito. Pero en vez de recibir su dinero, el cajero del banco le dijo que su certificado de ahorro era falso. El cajero le aconsejó que contacte a la policía local ya que el banco no había recibido nunca el depósito.

Resultó ser que Fu no era la única víctima de la estafa. Ye Xiaojun (seudónimo) se enteró el 10 de octubre de 2015, que su depósito de 4 millones de yuanes (US$ 617.940) también había desaparecido. Ye le contó a The Paper que él vio al cajero que procesó inicialmente su depósito.

Como Fu, Ye dijo que también recibió un llamado de un agente, y que luego recibió 200.000 yuanes (unos US$ 30.896) el día de su depósito. Ye luego llamó a la policía, quien inició una investigación.

Las autoridades encontraron que un total de 27 personas habían sido estafadas, entre ellas Fu y Ye. El fraude de los depósitos fue creado por el Sr. Duan, director de un banco comercial rural en Binzhou, Shandong, y el Sr. Yang, director de una compañía petrolera local.

El Sr. Yang tenía problemas para pagar un préstamo bancario que había recibido del banco de Duran, así que ambos establecieron la estafa en tres bancos, con la ayuda de otras nueve personas, entre ellas dos empleados de la Cooperativa Crediticia Rural.

En total, los tres bancos (el banco Duran, la Cooperativa Crediticia Rural y la sucursal en el condado Caowang del Banco Comercial Rural Boxing), juntaron 264 millones de yuanes (unos US$ 40,8 millones) de las 27 víctimas. La policía solo pudo rastrear unos 104 millones (unos US$ 16 millones) hasta ahora.

El 5 de diciembre de 2017, la Corte Popular Intermedia de la ciudad de Binzhou sentenció a Duan y Yang a 20 años de prisión cada uno y una multa por 800.000 yuanes (US$ 123.700). Los nueve cómplices recibieron sentencias de entre 3 años y medio y 17 años. Las víctimas han abierto causas civiles contra los bancos pidiendo compensación financiera.

El 7 de mayo, la Corte Popular Intermedia de Binzhou desestimó el caso de Ye contra los tres bancos, citando el artículo 139 del derecho procesal penal de China. El artículo 139 estipula que se requiere que la corte recupere el dinero que los acusados robaron ilegalmente de las víctimas, pero que la corte puede escoger desestimar causas civiles que las víctimas inicien.

En Sina Weibo, el equivalente chino a Twitter, muchos cibernautas expresaron su enojo por la decisión de la corte en el caso de Ye, y porque los bancos no compensaron a las víctimas.

“Mentirosos de toda clase engañan abiertamente a la gente. Incluso lugares como los bancos han perdido credibilidad. El futuro no se ve bien”, escribió un usuario de Beijing.

A través de La Gran Época.

Estafa de bancos expone el riesgo de depositar dinero en China
Califique esta publicación
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds