Una anciana de China relató recientemente la brutal tortura que sufrió durante su encarcelamiento de siete años por practicar una disciplina espiritual pacífica que el Partido Comunista Chino ha estado reprimiendo durante casi 17 años.

Liu Xia, de 63 años, una profesora de secundaria retirada de la ciudad de Panshi en la provincia de Jilin, en el noreste de China, fue maltratada tanto estando en la prisión, que encogió 15 cm, perdió 20 kg y tiene dificultades para caminar, según un informe de Minghui.org, un centro de intercambio de noticias e información sobre la persecución a los practicantes de Falun Gong en China.

El pretexto específico para el arresto de Liu no está claro. Sin embargo es una practicante de Falun Gong, una práctica tradicional de autocultivación con ejercicios suaves y enseñanzas morales.

Los practicantes de Falun Gong han sido severamente perseguidos en China desde 1999, por orden del entonces líder del Partido Comunista, Jiang Zemin, cuando se sintió amenazado por la popularidad de la práctica. El régimen chino estimó que alrededor de 70 millones de ciudadanos chinos de todos los ámbitos de la vida eran practicantes de Falun Gong antes de que comenzara la persecución.

La prueba de Liu comenzó el 10 de julio de 2008. Policías locales la arrestaron y exigieron que les diera los nombres de otros practicantes de Falun Gong en el área. Agredieron a Liu y la electrocutaron con macanas eléctricas durante más de 30 horas cuando se negó a cooperar con ellos.

El 28 de septiembre de 2009, Liu Xia fue llevada a la prisión de mujeres de Heizuizi para comenzar una sentencia de cárcel de siete años. En prisión, Liu fue sometida a sesiones de lavado de cerebro, golpes, descargas con macanas eléctricas, fue privada de sueño y recluida en régimen de aislamiento.

La peor tortura contra la anciana fue cometida entre el 28 de diciembre de 2010 y el 11 de enero de 2011, cuando Liu fue golpeada y maltratada por tres de sus compañeros en una habitación solitaria. Según Minghui, un recluso llamado Han Lijie le dijo a Liu: “Es inútil llorar. Si mueres, solo informaremos que falleciste por causas naturales… “.

Dos días más tarde, Liu fue sometida a una “tortura de cama estirada”: los reclusos usaron sábanas para atar las cuatro extremidades de Liu a los postes de una cama, dejando su cuerpo suspendido en el aire. Luego colocaron objetos pesados ​​sobre su estómago y golpearon sus brazos y piernas cada 10 minutos.

Después de varios días siendo castigada con golpes, Liu Xia fue obligada a escribir una declaración en la que prometía no practicar Falun Gong. Cuando la anciana se negó a hacerlo, la desnudaron y la ataron a una mesa en una habitación para que se congelara.

El abuso carcelario del 12 de enero dejó lisiada a Liu. Durante largos períodos en más de 40 días, Liu se vio obligada a sentarse en un dispositivo de tortura conocido como “taburete pequeño” y le ataron las manos por encima de su cabeza con los pies arriba. Varios objetos pesados ​​fueron puestos sobre las piernas de Liu para aumentar su tormento.

Según el relato de Liu a Minghui: “La tortura dañó mi sistema nervioso y mis costillas se rompieron. Quedé discapacitada, sin poder mantener la espalda recta. Me encogí más de 15 centímetros de altura (6 pulgadas) y perdí de 20 a 25 kilogramos (44 a 55 libras)”.

Cuando Liu Xia fue liberada el 10 de julio de 2015, no podía pararse derecha, tampoco podía caminar correctamente y no podía levantar una cuchara con su mano. También descubrió que su esposo había sido forzado a divorciarse de ella, y su hijo había desaparecido después de que no pudo soportar la “presión social y familiar” por la persecución de su madre. Actualmente, Liu se está quedando con su hermano menor porque no tiene hogar.

La anciana dice que tiene suerte de haber salido de prisión con vida. Otras dos mujeres practicantes de Falun Gong que fueron encarceladas con ella sufrieron destinos mucho peores: Chen Shuqin fue asesinada bajo custodia el 30 de abril de 2012, y He Hua fue torturada hasta el punto de la demencia, dice Liu.

Guo Xia, un guardia penitenciario que Minghui describe como particularmente sádico, informó a los practicantes de Falun Gong en la prisión para mujeres de Heizuizi que no le importaba si morían o se volvían locas mientras conseguía que su registro perfecto -forzar a los practicantes a abandonar sus creencias- permaneciera sin mancha.

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de mejora personal que incluye una meditación y esta basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente es practicado por más de 100 millones de personas en 114 países. Pero este pacífico sistema de meditación está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para obtener más información, visita: falundafa.org y faluninfo.org.

A través de La Gran Época.

Esta anciana china encogió 15 cm después de sufrir 7 años de brutal tortura por mantener su fe
Califique esta publicación
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds