Con el comienzo de las reuniones del Congreso Nacional Popular, el máximo órgano legislativo de China, el primer ministro Li Keqiang dio un “informe de trabajo” anual el 5 de marzo, destacando los objetivos económicos y militares de China.

Su discurso pronunciado en la sesión inaugural del Congreso hizo hincapié en el crecimiento estable, la necesidad de combatir el desempleo y el fortalecimiento del ejército chino. A continuación algunos puntos importantes del discurso de Li Keqiang:

Economía

Li Keqiang anunció el objetivo del régimen de expandir la economía china en un 6,5 por ciento en 2018, la misma tasa que el año pasado.

La cifra se mantuvo igual a pesar de que la economía china creció en un 6,9 por ciento el año pasado, superando la meta -sugiriendo que el régimen chino deseaba ser cauteloso y reducir los riesgos financieros. El año pasado, Li Keqiang pronunció un discurso en el que mencionó este número previsto, añadiendo que “en el trabajo real,[nos esforzaremos] por lograr un resultado aún mejor”. La omisión de esto durante el informe de trabajo de Li Keqiang de este año indica que el régimen chino no confía en que pueda conseguir un objetivo más alto.

Un inversor observa los precios de las acciones en las pantallas de una compañía de valores en Beijing, el 22 de marzo de 2016. (Fred Dufour/AFP/Getty Images)

Los economistas predijeron que la economía china perdería algo de su impulso este año, ya que el régimen busca restringir la acumulación de deuda corporativa, mientras que los esfuerzos de lucha contra la contaminación y el enfriamiento del mercado inmobiliario repercutió sobre los fabricantes chinos.

Militar

También el 5 de marzo, el Ministerio de Finanzas de China dio a conocer un informe en la sesión inaugural del Congreso, anunciando que el régimen chino planeaba aumentar su gasto militar un 8,1 por ciento este año, aumentando su presupuesto de defensa a 1.107 billones de yuan (unos 175.000 millones de dólares). Este es el mayor aumento en los últimos tres años.

El presupuesto de defensa de China es el segundo después de los Estados Unidos. Con 686.000 millones de dólares para el año fiscal 2018/2019, Estados Unidos tiene el presupuesto militar más grande del mundo. Pero China también empequeñece a otras naciones. Según un informe reciente del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, Arabia Saudita ocupa el tercer lugar con 76.700 millones de dólares, seguido por Rusia (61.200 millones de dólares) y la India (52.500 millones de dólares).

Soldados chinos desfilan en tanques mientras pasan frente a la plaza de Tiananmen y la Ciudad Prohibida durante un desfile militar en Beijing, China, el 3 de septiembre de 2015. (Kevin Frayer/Getty Images)

El 6 de marzo, en una conferencia de prensa en Tokio, Japón, el comandante de la Armada de Estados Unidos, el almirante Scott Swift, dijo que el presupuesto militar de China carecía de transparencia, señalando que la “intención del país no se entiende claramente”, dijo. El régimen chino no proporcionó un desglose de su presupuesto.

El Almirante Scott Swift, Comandante de la Flota del Pacífico de los EE. UU., habla en una conferencia de prensa cerca del dañado USS John McCain y el USS América en la Base Naval Changi en Singapur, el 22 de agosto de 2017. (Calvin Wong)

Los vecinos asiáticos de China también expresaron su preocupación. Yoshihide Suga, secretario jefe del gabinete de Japón, dijo en una rueda de prensa: “Nos gustaría que China fuera más transparente en su política de defensa, incluyendo el gasto y la dirección de su poder militar”.

Los analistas dicen que las autoridades chinas a menudo subregistran sus cifras presupuestarias. Bruce Lui, profesor principal del departamento de periodismo de la Universidad Bautista de Hong Kong, señaló a Radio Free Asia (RFA) que algunos gastos, como en el área de la investigación de tecnología militar, no se consideran como parte del presupuesto de defensa, sino como gastos de “ciencia y tecnología”.

Mientras tanto, el Ministerio de Finanzas también reveló cifras del presupuesto de 2018 para “gastos de seguridad pública”, un eufemismo para los esfuerzos por frenar la disensión, desde la censura hasta las detenciones civiles. Esa cifra creció un 5,5 por ciento en comparación con el año anterior, a más de 191.910 millones de yuan (30.000 millones de dólares). Bruce Lui, el profesor universitario, dijo a RFA que la cifra real sea probablemente más alta, porque no incluye el gasto del gobierno local. Si se sumaran esas cifras, estima que ascenderían a más de un billón de yuan (158.000 millones de dólares).

El aumento también sugiere que el régimen chino tiene planes para acabar con la disensión y las amenazas percibidas a su legitimidad. En el mismo informe de la RFA, un peticionario chino -ciudadano que presenta reclamos a las autoridades centrales en busca de justicia- expresó que el aumento del presupuesto significaba más detenciones de peticionarios. “En Beijing, sin importar dónde te encuentres,[las autoridades] se asegurarán de atraparte y enviarte de vuelta”, dijo el peticionario.

El poder de Xi

En Twitter, el periodista de The Economist Simon Rabinovitch observó en el discurso de Li Keqiang el número inusualmente alto de referencias al líder del Partido Xi Jinping: un número récord de 15, comparado con 9 veces en 2017 y 6 el año anterior.

En marzo de 2017, Radio France Internationale examinó los informes de trabajo anteriores del Congreso y descubrió que sólo otros dos líderes del partido recibieron más de 10 menciones: Mao Zedong en 1975 (17 menciones) y Deng Xiaoping en 1997 (11 menciones). El aumento en las menciones es visto como un testamento a la posición superior de poder de Xi Jinping dentro del Partido.

A través de La Gran Época.

El primer ministro chino Li Keqiang expone los objetivos del país: Crecimiento económico moderado, auge del gasto militar
Califique esta publicación
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds