La dulce imagen de un pequeño estudiante chino muy pobre conmueve al mundo, haciéndose viral al mostrar su rosado rostro coronado de cabello completamente blanco por los copos de nieve que le cubren. El joven asistío a la escuela el lunes y despertó la risa de sus compañeros de clase.

Cuando el valiente Wang Manfu asistía al colegio se percató, a medio camino, que no había llevado sombrero ni guantes que lo resguardaran del inclemente clima que por debajo de los -9 grados Celsius azotaba la región, relata en video presentado en YouTube.

Cuando llega, le enseña a su profesor las manos amoratadas por el frío y adoloridas por los sabañones, que inflaman el tejido bajo la piel y producen comezón a causa del frío. No obstante, su semblante permanece risueño mientras le comenta lo sucedido, añadiendo que su sueño es ser policía y que trabajará duro para ingresar a la universidad de Beijing.

Ilustración fotográfica. Toma de pantalla YouTube

Vive con su abuela a 4.5 kilómetros de la escuela, mientras sus padres se ganan la vida la vida en la ciudad. Con solo una delgada chaqueta recorre, a pie, la distancia en una hora desde el pueblo en que vive hasta la escuela primaria en Zhaotong, en la provincia de Yunnan.

“Llegó a la escuela con el cabello y las cejas completamente congelados, desatando la risa de sus 16 compañeros de clase”, relató Fu Heng, el director de la escuela, quien subió las fotografías a través de Internet, según cuenta el medio China Daily.

Ilustración fotográfica, toma de pantalla YouTube

Fu añadió que los chicos no tienen calefacción en el salón de clases por falta de presupuesto. La Fundación para el Desarrollo de la Juventud china de Yunnan lanzó una campaña en busca de ayuda para las familias pobres, de la cual se obtuvo la promesa de entregar US$75 a cada niño necesitado para calefacción en invierno.

El “chico copo de nieve” como lo llamaron los internautas causó sensación en la red, obteniendo más de 260.000 ‘me gusta’ y siendo compartido más de 40.000 veces.

El nombre del niño significa ‘lleno de felicidad’.

Vive en una choza de barro, junto a su abuela y una hermana mayor que él, y rara vez ve a sus padres quienes han migrado como trabajadores a la ciudad. Así las cosas lucha por cumplir su sueño.

El caso de esta aldea no es aislado, y a pesar del antiguo refrán chino:“La pobreza no debería afectar la educación”, el medio La Gran Época detalla que los padres en China han de sufrir una pesada carga por los costos extras que implica la educación de sus hijos, por los cobros adicionales, que con diversos conceptos, recargan las escuelas por su cuenta.

Citando al mismo medio China Daily las estadísticas del gobierno de Yunnan muestran que ocho de las 88 ciudades de la provincia que viven por debajo del umbral de pobreza se encuentran en Zhaotong. Hasta 2017, la ciudad tenía más de 1.1 millones de personas clasificadas como pobres, incluyendo 138,700 estudiantes de primaria.

Share

Video