Compartir

Estados Unidos dio a conocer finalmente la lista completa de más de 1000 productos chinos que serán sometidos a aranceles de importación, seguidos por el anuncio del régimen chino de aranceles sobre la soja estadounidense, los aviones y otras importaciones menos de 12 horas después.

Los aranceles estadounidenses son medidas para penalizar a China por el robo estratégico de propiedad intelectual a empresas tecnológicas estadounidenses.

Un funcionario de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) comentó a Reuters que la lista de aranceles de Estados Unidos apuntaba a los productos tecnológicos chinos que se beneficiaban de las políticas industriales del régimen chino, incluyendo el programa “Hecho en China 2025”.

El régimen chino, en cambio, estuvo siguiendo su plan detalladamente, con el fin de obtener avances tecnológicos que sirvan a sus propios intereses nacionales.

¿Qué es exactamente el programa Made in China 2025?

La iniciativa se dio a conocer en 2015 como el plan económico decenal firmado por el régimen chino. En él se esbozan los objetivos para desarrollar 10 industrias nacionales de fabricación de tecnología: “(1) tecnología de la información avanzada; (2) robótica y máquinas herramienta automatizadas; (3) aeronaves y componentes de aeronaves; (4) buques marítimos y equipo de ingeniería marina; (5) equipo ferroviario avanzado; (6) vehículos de nueva energía; (7) equipo de generación y transmisión eléctrica; (8) maquinaria y equipo agrícola; (9) nuevos materiales; y (10) productos farmacéuticos y dispositivos médicos avanzados”.

Un trabajador chino trabajando en una excavadora en una fábrica de Zhangjiakou, en el norte de la provincia china de Hebei, el 31 de marzo de 2018. (AFP/Getty Images)

Como explicó Scott Kennedy, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en una entrevista en el sitio web del think tank, el plan se basa en la “Industria 4.0” de Alemania, apoyada en la idea de que la fabricación puede mejorarse “aplicando las herramientas de la tecnología de la información a la producción”.

El Instituto Mercator de Estudios Chinos, con sede en Alemania, publicó un análisis del plan Made in China 2025 en 2017, en el que se formularon términos más sencillos: “El objetivo es esencialmente construir una estructura y capacidades económicas similares a las de Alemania y Japón: un país industrial fuerte basado en una industria manufacturera robusta e innovadora”.

Adquisición de empresas

Mientras China intenta evitar la “trampa de los ingresos medios” y mejorar su sector manufacturero, el régimen quiere depender menos de las importaciones extranjeras de alta tecnología. Pero el objetivo del régimen chino no es simplemente lograr la autosuficiencia en los sectores antes mencionados -el plazo propuesto es de 70 por ciento de autosuficiencia para 2025-, sino competir con las empresas extranjeras e incluso desplazarlas a nivel mundial.

La oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos tras su investigación sobre el robo de propiedad intelectual en China publicó un informe, que reiteradamente mencionaba el proyecto Made in China 2025 como prueba de la estrategia del régimen de adquirir empresas extranjeras para obtener sus innovaciones tecnológicas.

El estudio del Instituto Mercator explicó por qué el plan representaba una grave amenaza para las economías occidentales:

“China persigue una política industrial saliente con capital gubernamental y redes de inversores altamente opacas para facilitar las adquisiciones de alta tecnología en el extranjero. Esto socava los principios de la competencia leal: el sistema económico estatal de China está explotando la apertura de las economías de mercado en Europa y Estados Unidos”.

En los últimos años, las adquisiciones chinas fueron de hecho coherentes con el proyecto Made in China 2025. Tras el lanzamiento del plan, las inversiones chinas en empresas extranjeras especializadas en automatización y digitalización de la producción industrial aumentaron significativamente, según el Instituto Mercator. La mayoría de las inversiones se realizaron en empresas alemanas como Broetje Automation, que fabrica máquinas para la industria aeronáutica y aeroespacial. Shanghai Electric adquirió la compañía en octubre de 2016. A principios de ese año, Shanghai Electric compró una participación del 19 por ciento en Manz, una empresa alemana especializada en la fabricación de piezas electrónicas, módulos solares y baterías de iones de litio.

En los Estados Unidos, el Comité Intergubernamental sobre Inversiones Extranjeras en los Estados Unidos (CFIUS por sus siglas en inglés) impidió varias adquisiciones chinas, alegando preocupaciones de seguridad nacional. El pasado mes de septiembre, CFIUS bloqueó un acuerdo de Canyon Bridge, una firma de capital privado respaldada por China, para comprar un fabricante de chips estadounidense Lattice semiconductor.

Vista de un letrero en las afueras de una oficina de Canyon Bridge en Beijing, China, el 14 de septiembre de 2017. (Greg Baker/AFP/Getty Images)

Algunos acuerdos se realizaron. En enero, Naura Microelectronics Equipment Co., con sede en Beijing, adquirió con éxito Akrion Systems, una empresa estadounidense que fabrica equipos para la fabricación de semiconductores.

En 2016, Beijing E-Town, una agencia de las autoridades municipales de Beijing, compró iML, una empresa especializada en tecnología para pantallas planas e iluminación LED. Permitió a China adquirir tecnología fundamental para el desarrollo de diferentes chips para móviles y ordenadores.

Cuando se analizan los negocios internacionales de China en general, la influencia del plan Made in China 2025 también es evidente. Según el Instituto Chung-Hua de Investigación Económica, con sede en Taiwán, en 2016, las dos principales industrias en las que las empresas chinas participaron en acuerdos de adquisición en el extranjero son la manufactura, con un valor aproximado de 30.000 millones de dólares, y la tecnología y el software de la información, con un valor aproximado de 26.400 millones de dólares.

Muchos de los fondos de inversión nacionales de China también están orientados a sectores de alta tecnología. El Fondo de Inversión de la Industria de Circuitos Integrados de China está entre los más ambiciosos, habiendo recaudado 120.000 millones de yuanes (19.000 millones de dólares) hasta la fecha, con un objetivo de 600.000 millones de yuanes (95.000 millones de dólares), destinados a inversiones en fabricación y diseño de chips, según la Institución Chung-Hua.

Tal apoyo financiero es evidencia de que las empresas privadas chinas son dirigidas por el estado sobre dónde participar en adquisiciones extranjeras, encontró el informe del USTR.

Transferencia forzada de tecnología

Otro método que utiliza el régimen chino para adquirir tecnología extranjera es obligar a las empresas estadounidenses y a otras empresas occidentales que operan en China a transferir sus conocimientos tecnológicos a sus empresas conjuntas chinas, a cambio de acceso al mercado.

Según la encuesta de 2017 del Consejo Empresarial Estados Unidos-China, el 19 por ciento de las empresas que respondieron argumentaron que el año pasado se les había pedido directamente que transfirieran tecnología. De éstos, 33 por ciento señaló que la solicitud provenía de una entidad del gobierno central y 25 por ciento que provenía del gobierno local.

En una encuesta anual sobre el clima empresarial realizada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China y publicada en enero, el 27 por ciento de las empresas estadounidenses mencionó la falta de protección suficiente de la propiedad intelectual (PI) como un obstáculo importante para aumentar la innovación. Otro 15 por ciento respondió “requisitos de localización PI y/o requisitos de transferencia de tecnología”.

El informe del USTR encontró que para las compañías estadounidenses que son el foco de las políticas industriales de China, la presión para transferir tecnología fue “particularmente intensa”. Una encuesta realizada por el gobierno en 2017 sobre la industria de circuitos integrados de Estados Unidos reveló que 25 empresas tenían que formar empresas conjuntas con entidades chinas y transferir tecnología a cambio de acceso al mercado.

Un técnico del fabricante alemán de automóviles Audi es fotografiado en la línea de producción de Ingolstadt, en el sur de Alemania, el 14 de marzo de 2018. (Christof Stache/AFP/Getty Images)

Las empresas europeas también sienten la misma presión. La Cámara de Comercio de la UE en China publicó una encuesta de confianza empresarial en 2017 en la que el 17 por ciento de los encuestados tuvo que transferir tecnología a cambio de acceso a los mercados. Entre los porcentajes más altos -más del 20 por ciento de los encuestados- se encontraban en los sectores a los que se dirigía el plan Made in China 2025: 31 por ciento en el sector aeroespacial y de aviación, 23 por ciento en maquinaria y 21 por ciento en componentes de automoción/auto.

Respuesta

Estados Unidos y Europa están cada vez más atentos a la amenaza de China. El 28 de marzo, el presidente Donald Trump debatió sobre “unir fuerzas para contrarrestar” las prácticas comerciales de China en una llamada telefónica con la canciller alemana Angela Merkel, según la Casa Blanca. Trump también habló con el presidente francés Emmanuel Macron sobre temas similares.

En enero, el secretario de Estado alemán del Ministerio de Economía pidió que se adoptaran medidas a escala europea para examinar más de cerca las inversiones chinas en empresas europeas. “Es esencial que este año consigamos una ley más dura en la Unión Europea para resistir las fantasías de adquisición o los flujos de tecnología o conocimientos técnicos”, declaró en una entrevista con Reuters.

A través de  La Gran Época.

¿De qué se trata el programa ‘Made in China 2025’ que es el objetivo de los aranceles de EE.UU.?
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds