El 12 de mayo se cumplieron 10 años del terremoto de 7,9 grados de magnitud que sacudió el condado de Wenchuan, provincia de Sichuan, en el suroeste de China. El terremoto causó 69.227 muertos y 374.643 heridos y más de 17.000 siguen desaparecidos según el Ministerio de Asuntos Civiles del régimen chino.

Se calcula que se derrumbaron unos 7000 edificios escolares en la zona del terremoto. Solamente en la Escuela Secundaria Beichuan, más de 1000 estudiantes fueron aplastados y murieron entre los escombros. Las fotos de los edificios derrumbados que circulaban en línea mostraban claramente que las paredes de hormigón solo estaban sostenidas por trozos de malla de hierro incrustados en su interior, en lugar de las barras de acero estándar.

Desde entonces, a las escuelas mal construidas se las denominó “construcción de tofu”, debido a que colapsaban como el tofu cuando se producían terremotos. Los residentes de Sichuan sospechaban que las autoridades locales habían desviado fondos de la construcción y habían recortado gastos al construir las escuelas.

Miyamoto International, una empresa con sede en California que se especializa en la construcción segura contra terremotos, envió después del terremoto un equipo para investigar los edificios escolares derrumbados y encontró muchos defectos en las escuelas de Sichuan, incluyendo en lo que se refiere a las técnicas de construcción, diseño de edificios y supervisión de calidad, informó el diario India Today en mayo de 2008.

Familiares de víctimas del terremoto queman ofrendas en las ruinas del condado de Beichuan, afectado por el terremoto, durante el décimo aniversario del terremoto en el condado autónomo de Beichuan Qiang, provincia de Sichuan, China, el 12 de mayo de 2018. (Wang He/Getty Images)

Padres buscan justicia

Durante la última década, los padres de las víctimas del terremoto protestaron ante las autoridades para que se haga justicia por la muerte de sus hijos.

El 12 de mayo, unos 200 padres conmemoraron la muerte de sus hijos fuera de la antigua sede de la escuela, la Escuela Secundaria Juyuan. Los padres sostenían pancartas pidiendo a las autoridades locales que castigaran a los funcionarios responsables de las escuelas mal construidas. Muchos policías vestidos de civil vigilaron la escena, según un informe de Cable TV de Hong Kong.

Cuando un periodista de Cable TV, Lei Zijian, finalizó su entrevista con los padres y regresó a su auto, dos hombres y una mujer abrieron la puerta del auto de Lei Zijian e intentaron sacarlo, luego tomaron su bolso, que contenía su computadora y equipo de grabación de audio.

Otro reportero, Chen Haohui, vio que Lei Zijian estaba siendo rodeado en su auto, y comenzó a grabar la escena con su teléfono celular, pero fue arrastrado por dos hombres que le dieron un rodillazo a Chen en el abdomen y le patearon la cabeza, reportó Cable TV.

Los dos hombres se fueron después que personal de la oficina local del Dpto. de Propaganda llegaron al lugar. El personal llevó a Chen al hospital para examinar sus heridas. Según el examen del hospital, Chen tenía entumecimiento y dolor en sus muñecas, así como tos, como resultado de haber sido golpeado, reportó Cable TV.

Cable Tv entrevistó a Lu Biyu, padre de una víctima del terremoto, señaló que otros dos periodistas de Hong Kong fueron llevados por policías vestidos de civil.

Una madre de una víctima del terremoto llora desconsolada en las ruinas de Beichuan, afectado por el terremoto en Mianyang, provincia de Sichuan, China, el 11 de mayo de 2009. (Feng Li/Getty Images)

Muchos padres también intentaron apelar a las autoridades centrales de Beijing, pero se encontraron con la interferencia de la policía y de ser arrestados.

Sang Jun, padre de un estudiante de primaria que murió en el terremoto de 2008, informó a Radio Free Asia el 26 de abril que él y los padres de otras víctimas fueron detenidos cuando viajaron recientemente a Beijing.

“En los últimos días, estuve rodeado de seguridad nacional y agentes que me vigilaban”, señaló Sang. “Varios padres que son los representantes principales de las víctimas también están siendo monitoreados”.

La Sra. Chou (seudónimo) de la ciudad de Mianyang, provincia de Sichuan, refirió a La Gran Época el 28 de abril que estuvo encarcelada en 2009, 2010 y 2013 por sus esfuerzos en buscar justicia para las víctimas del terremoto. “Ahora hay gente siguiéndonos a donde quiera que vayamos, incluso cuando vamos al mercado a comprar comestibles”.

Donaciones Malversadas

Mientras tanto, las donaciones recolectadas para ayudar a las víctimas del terremoto fueron malversadas por funcionarios locales.

Según datos de las autoridades de Sichuan, en los seis meses posteriores al terremoto, China recibió 76.200 millones de yuan (12.000 millones de dólares) en bienes y fondos, incluidos 65.200 millones de yuan (10.300 millones de dólares) en donaciones de dinero.

En agosto de 2016, el periódico chino Beijing News reveló que Wen Jiabi, exvicepresidente ejecutivo de la filial de la Cruz Roja en Sichuan, había recibido sobornos por valor de unos 5,8 millones de yuanes (911.560 dólares) y malversado más de 2,95 millones de yuanes (463.640 dólares) en donaciones durante el terremoto de 2008. Tan Li, exsecretario del Partido de la ciudad de Mianyang, el centro de la zona afectada por el terremoto, recibió 86,3 millones (13,6 millones de dólares) en sobornos, informó el 14 de octubre de 2016 el periódico estatal People’s Daily.

Ochenta por ciento de las donaciones para el terremoto se destinaron a las cuentas del gobierno chino, según una evaluación realizada por el profesor Deng Guosheng y su equipo en el Instituto de Gestión Pública de la Universidad de Tsinghua en 2008.

De los 65.200 millones de yuanes (10.300 millones de dólares) de donaciones, el régimen chino solo dio a conocer los detalles de la asignación de unos 15.100 millones de yuanes (2.370 millones de dólares), aproximadamente el 23% de los fondos. En cuanto a los restantes 50.100 millones de yuanes (7.930 millones de dólares), no hay registros públicos de cómo se gastaron, informó en mayo de 2016 Caijing.com, una publicación china de negocios.

Familiares de víctimas del terremoto queman ofrendas en las ruinas del condado de Beichuan, afectado por el terremoto, durante el décimo aniversario del terremoto en el condado autónomo de Beichuan Qiang, provincia de Sichuan, China, el 12 de mayo de 2018.(Wang He/Getty Images)

A pesar de la corrupción, el régimen chino decidió establecer formalmente el aniversario del terremoto como “Día de Acción de Gracias de Sichuan”, informó el 6 de mayo la prensa estatal Xinhua.

El régimen chino reivindicó que los ciudadanos deberían recordar el día, agradeciendo al Partido por rescatar a los sobrevivientes del terremoto.El informe de Xinhua citaba a Yang Yunbing, el secretario del Partido de la localidad de Zhongtanbao, que estaba ubicada en la zona del terremoto: “Somos demasiado insignificantes, comparados con el gran amor del gobierno”.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds