La llegada de una nueva generación en la vida de los autos es un momento esperado con anticipación. Ocurre cada 5 o 10 años, y en esencia, muchas veces los fabricantes cambian sustancialmente sus modelos, tanto en apariencia como mecánicamente. Entre estos largos ciclos, de año en año, hacen lo que en inglés llaman “facelift”, que usualmente introduce pequeños cambios, pero el gran momento es el cambio de generación.

En el 2018 Audi rediseñó su popular A5, que llega más potente, con la nueva versión del sistema de información y entretenimiento, y un nuevo modelo en la alineación, el Sporback, una modalidad cada día más de moda y que algunos llaman “coupé de cinco puertas”.

No dedico mucho espacio a comentar sobre el aspecto de los autos. En fin de cuentas, muchas veces lo que unos encuentran encantador y trascendental, a otros les puede parecer poco atractivo e insignificante. Con el A5 coupé, tengo que hacer una excepción. Desde la pasada generación, este Audi era bien parecido. La modernización de su estructura lo hace aún más proporcionado y llamativo. Los pliegues agudos rompen con cuidado la curva de la carrocería, y hay una postura muy moderna y resuelta, casi cabalgante, en este automóvil desde cualquier dirección que lo mires. No creo que los cercanos rivales alemanes logren un porte tan elegante en su BMW Serie 4, o en el también bello, pero conservador, Mercedes C-Class Coupé.

El cupé A5 conserva la apariencia clásica del “muscle” car que tenía desde el principio, sin embargo, los cambios son más una evolución en lugar que una revolución, ciertamente, lo que haces cuando tienes una fórmula ganadora.

Lo mismo ocurre con el interior, donde encuentro una cabina elegante, pero sin complicaciones. El A5 coupé se las arregla para verse muy premium, con bonitas piezas de acabado en madera y cromo, sin distraer demasiado. Cada interruptor, botón y pantalla que necesita es fácil de alcanzar y fácil de usar. No hay sobrecarga de tecnológica aquí, a pesar de que hay muchas características de alta tecnología a bordo.

El MMI -así le llaman a su sistema de información y entretenimiento- es uno de los más agradables y funcionales entre las marcas premium. Se ha mejorado aún más gracias a la pantalla digital Virtual Cockpit opcional de 32 centímetros, toda una experiencia a la hora de encontrar guía en la carretera, sin prácticamente alejar la vista de esta. La interfaz MMI de Audi es fácil de usar mientras viajas, pero Apple CarPlay y Android Auto son estándar en caso de preferir interactuar directamente con los teléfonos inteligentes.

El rendimiento del 2018 Audi A5 es mejor en todos los sentidos. Tiene más potencia, el motor está más atrás en el chasis para mejorar el equilibrio, y un ligero ahorro de peso aumenta su manejo también. La conducción es uno de sus más fuertes atributos. El A5 no requiere esfuerzo para hacerlo, y no tiene el conductor que pensar en hacerlo en la mayoría de las circunstancias. El potente motor turboalimentado de 2.0 litros siempre tiene disponible buena cantidad de potencia -252 caballos, 32 más que el modelo anterior- mientras que la transmisión de doble embrague que lo acompaña cambia de manera imperceptible. Mientras tanto, la dirección ligera y rápida permite una experiencia de conducción relajada, ya sea que se desplace por una carretera sinuosa, en el pesado tráfico de la ciudad, o en una autopista con mucho movimiento.

En la carretera, el A5 todavía está predispuesto hacia la comodidad en menoscabo del rendimiento, pero, aun así, es un automóvil deportivo y divertido de manejar. El sistema Drive Select le permite al conductor elegir entre los ajustes de Confort, Normal, Dinámico e Individual para la dirección, la suspensión, la transmisión y el acelerador. Experimentando con los modos individuales para cada sistema, es probable que encuentre una combinación que funcione en la mayoría de los casos. Durante mi prueba conduje la mayor parte del tiempo en el ajuste Dinámico.

Quienes quieran más potencia y un manejo más agudo, tendrán que pasar al Audi S5 de 354 hp y especialmente al RS 5 de 450 hp.

El A5 viene en tres estilos de carrocería y tres acabados, Premium, Premium Plus y Prestige. El nuevo Audi A5 Sportback, que es el estilo de carrocería de cinco puertas con una trasera, es el menos costoso de los tres. La actualización al modelo cupé como el que probamos cuesta $ 200 dólares adicionales. La actualización al descapotable (convertible) tendrá un costo adicional de $ 7,000 dólares en el A5 y $ 7,900 dólares en el S5. Todos los modelos vienen de serie con tracción total Quattro.

El precio inicial del Audi A5 Premium es de $42,600 dólares. El Premium Plus sube a los $45,600, mientras que el Prestige arranca en los $50,200. Para acomodar los gustos de modificaciones o mejoras, hay varios paquetes disponibles, como la tapicería de cuero Nappa por $ 1,250, dirección dinámica otros $ 1,150 y el paquete S Sport de $ 2,500, que incluye una suspensión deportiva, amortiguadores adaptativos, y un diferencial trasero deportivo.

El nuevo Audi A5 Coupé es altamente deseable en prácticamente todos los aspectos. Trae lo último en tecnología que es funcional y con atractivos visuales difíciles de imitar, es apuesto y bien visto por dentro y por fuera, y no decepcionara en la carretera. En el mundo de los autos de lujo pequeños, este tiene que ser uno de obligada inclusión en la posible lista de aspirantes.  

Más sobre autos en: Automotriz TV

Por: Roger Rivero

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

Audi A5 estrena su segunda generación
5 (100%) 2 votos
Categorías: Autos

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds