Redacción BLes – Los venezolanos están recurriendo al trueque para poder acceder a bienes básicos para la supervivencia como alimentos o medicinas, revela un reportaje de la BBC. 

Hoy en los mercados de muchas ciudades de Venezuela los bienes se pagan con otros bienes, una forma de intercambio que se usaba hace cientos de años, cuando no existían o no estaba tan extendido el uso de la moneda. 

Pero en el caso de Venezuela, esta vuelta al sistema tradicional no está motivada por ningún plan premeditado y estudiado con vocación ecológica o colectivista, es fruto de la más absoluta necesidad. 

La escasez de dinero en efectivo, la superinflación y la carencia de abastecimiento de los comercios venezolanos hacen imposible para los ciudadanos adquirir víveres o medicamentos. 

En este contexto los venezolanos han recurrido al primitivo y ancestral método del trueque o intercambio comercial, lo que llevan a cabo en lugares como el mercado de los Cocos de Puerto de la Cruz, una de las ciudades más importantes de Venezuela. 

Allí, muchos pescadores ofrecen los frutos de sus capturas a cambio de, por ejemplo, leche en polvo para bebés.

El trueque se han extendido por el país como la única manera de adquirir determinados artículos de primera necesidad.
El trueque se han extendido por el país como la única manera de adquirir determinados artículos de primera necesidad.

“Yo vengo a cambiar un paquete de pasta y esta herramienta”, cuenta a BBC un hombre que sujeta una llave inglesa oxidada con su mano izquierda. 

Antes la gente pagaba en efectivo, cuenta este hombre, sin embargo, ahora “con el billete de más valor no llega ni para pagar un paquete de harina”, se lamenta. 

“Al menos he conseguido leche para mi niño. Normalmente, tengo muy difícil conseguir el calcio que necesita”, añade.

Por 24 kilos de sardinas se consigue únicamente un kilo de harina.
Hoy en Venezuela, por 24 kilos de sardinas se consigue únicamente un kilo de harina.

De todos los productos que se pueden encontrar en los mercados, ahora destinados exclusivamente al trueque, los más cotizados son las medicinas. 

Un pescador relata a este mismo medio como “había buscado por todas partes las medicinas que le prescribieron y no las encontraba, pero un día apareció alguien en el mercado que las tenía y pude cambiarlas”.

Las sardinas se han convertido en una de las fuentes de proteínas más asequibles ahora, debido al elevado precio de la carne, aun así, su valor también ha disminuido mucho. 

Con 24 kilos de sardinas, que en Europa se pagarían a 192 dólares, apenas alcanza para un kilo de azúcar. 

 

La falta de electricidad en gran parte del país hace muy difícil la conservación del pescado, lo que ha provocado la enorme devaluación de esta importante fuente de proteínas. 

Esta situación se ha extendido a otras partes del país, como, por ejemplo, Cupira. 

“Ahora casi todo lo que vendo es por trueque, porque la gente no tiene efectivo y es la única manera de conseguir algo a cambio de mis productos”, explicó a BBC la regente de un pequeño puesto junto a la carretera en el que ofrece cacao. 

Ir a la portada BLes.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Video Destacados