La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el martes 5 de junio una contundente resolución condenando la “alteración del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”. Esta iniciativa podría ser un primer paso hacia la suspensión del país como miembro de la OEA.

La votación del principal foro de la región se produce solo una semana después de que un panel de expertos internacionales independientes publicaran un demoledor informe en el que encontraron evidencia suficiente de crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

El panel de expertosSantiago Cantón (Argentina), Irwin Cotler (Canadá) y Manuel Ventura Robles (Costa Rica), encontró que “existe fundamento suficiente para considerar que se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela, que se remontan por lo menos al 12 de febrero de 2014”.

La reciente resolución de la OEA puede significar el inicio del proceso de suspensión de Venezuela como miembro de la organización.

El informe, de 400 páginas y más de 400 anexos, documenta 131 ejecuciones extrajudiciales, 8.292 homicidios, 12.000 detenciones arbitrarias, más de 1.300 presos políticos y un patrón generalizado y sistemático de abuso a un segmento de la población venezolana.

Según el último informe de expertos independientes hay más de 1.300 presos políticos en Venezuela.

Este documento, elaborado a partir de decenas de testimonios, por la imposibilidad de los expertos de visitar Venezuela, describe un patrón de “ataques sistemáticos y generalizados contra la población civil” como parte de una “política de Estado” contra los críticos de Maduro. Incluye “detenciones masivas, desapariciones forzosas, asesinatos, torturas, violaciones y otros actos de violencia sexual”.

Los expertos señalan a 11 individuos –Maduro y altos cargos de su Gobierno y de las fuerzas de seguridad- como responsables penales. 

En las conclusiones de su informe, los expertos independientes recomendaron que:

  • El Secretario General de la OEA remita el informe y la evidencia recopilada por la Secretaría General de la OEA a la Oficina de la Fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI).
  • El Secretario General invite a los Estados Parte en el Estatuto de Roma a que remitan la situación de Venezuela a la Fiscalía de la CPI, y a que pidan a la Fiscal la apertura de una investigación sobre los crímenes de lesa humanidad que se recogen en el mencionado informe, de conformidad con lo que establece el Artículo 14 del Estatuto de Roma.

¿Qué es la Organización de Estados Americanos, OEA?

La OEA fue fundada en 1948 con el objetivo de lograr en sus Estados Miembros, como lo estipula el Artículo 1 de la Carta, “un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”.

La Organización de Estados Americanos se compone de 35 estados.

Hoy en día, la OEA reúne a los 35 Estados independientes de las Américas y constituye el principal foro gubernamental político, jurídico y social del Hemisferio. Además, ha otorgado el estatus de Observador Permanente a 69 Estados, así como a la Unión Europea (UE).

Para lograr sus más importantes propósitos, la OEA se basa en sus principales pilares que son la democracia, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo.

Resolución de la OEA sobre la situación en Venezuela

La resolución aprobada por 19 votos a favor, cuatro en contra y 11 abstenciones, en la cuarta sesión plenaria celebrada el 5 de junio, declaró que el proceso electoral desarrollado en Venezuela, que concluyó el 20 de mayo de 2018, carece de legitimidad por no cumplir con los estándares internacionales ni con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático.

Urge al gobierno de Venezuela a dar pasos para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y a restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional, el Estado de Derecho y las garantías y libertades de la población.

También insta al gobierno de Venezuela a permitir el acceso de ayuda humanitaria y a implementar las medidas necesarias para evitar el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública. En particular se temen epidemias de sarampión, malaria y difteria.

Entre los países que apoyaron la resolución se encuentran Argentina, Brasil, Estados Unidos, Paraguay, Guatemala, Costa Rica, Canadá, México y Perú.

¿Son vinculantes las resoluciones de la OEA?

Las resoluciones son vinculantes en teoría, pero cada país debe luego ratificarlas en su ordenamiento jurídico interno para que surtan pleno efecto. Sin embargo la fuerza vinculante se refleja en la obligatoriedad que tienen los países de presentar informes sobre lo que han acordado en las resoluciones, exponer los resultados.

Si bien Venezuela se “opuso rotundamente” a la resolución aceptó que la propuesta se sometiera a una votación nominal y luego procedió a retirarse de la asamblea.

El representante de Venezuela manifestó su disconformidad rotunda con la votación: “Venezuela se retira voluntariamente…y se retira porque esta organización en lo absoluto ayuda a los pueblos de las Américas y más bien lo que hace es generar condiciones para el intervencionismo y la injerencia para violar el derecho internacional público e incluso pone entre las opciones la militar contra los pueblos de nuestra amada América”, expresó el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

José Arreaza, Canciller de Venezuela en la OEA.

¿Tiene esta resolución alguna consecuencia inmediata? 

Venezuela ya anunció en 2017 su salida de la OEA y para que esta se hiciera efectiva, tendrían que pasar dos años. Cabe la posibilidad de que espere a que haya transcurrido ese plazo y de esa manera salir voluntariamente antes de ser suspendida.

En cualquier caso, en opinión de algunos analistas políticos, la suspensión de Venezuela de la OEA, puede suponer un mayor aislamiento del país ya que este no tendría un gobierno reconocido como legítimo por los estados miembros de la OEA, inclusive cabe la posibilidad de que algunos de ellos rompan sus relaciones diplomáticas con la nación sudamericana.

Asimismo, expertos auguran que esta resolución no tendrá muchas consecuencias prácticas, ya que no va a resolver la crisis en Venezuela. Pero sí podría afectar a los habitantes del país de manera negativa.

De momento, la OEA ejerce una labor de vigilancia y control sobre el gobierno venezolano, que dejaría de producirse en caso de suspensión.

En términos de sanciones, esta resolución no contempla sanciones sobre sectores sensibles para la economía venezolana, si bien, uno de los 10 puntos de la resolución hace “un llamado a los Estados Miembros y Observadores a implementar, de conformidad con sus respectivos marcos legales y el derecho internacional aplicable, las medidas que estimen convenientes a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático en Venezuela”.

En este sentido, la Unión Europea (UE), anunció el 28 de mayo que adoptará sanciones contra el gobierno de Maduro al considerar inválido el proceso electoral por el que su gobierno renueva legislatura.

La UE actuará con rapidez, de acuerdo con los procedimientos establecidos, con el objetivo de imponer medidas restrictivas dirigidas y reversibles adicionales, que no perjudiquen a la población venezolana, cuya difícil situación la UE desea aliviar”, afirmaron los ministros de Exteriores europeos en una declaración conjunta.

Una mirada al pasado para entender el futuro

Hugo Chávez, fundador de la República Bolivariana de Venezuela, era un marxista-leninista convencido, aseguraba él mismo. A su muerte, las operaciones locales de las empresas multinacionales de todos los sectores esenciales (telecomunicaciones, minería, acero, materiales de construcción, petróleo, electricidad, gas, suministros agrícolas entre otras), ya estaban nacionalizadas.

Venezolanos esperando en la frontera de Brasil. La crisis humanitaria está desplazando a miles de personas.

De las más de 800.000 empresas existentes en Venezuela antes de que llegara Hugo Chávez al poder (1999), solo quedaron 230.000, lo que significa la “muerte” de al menos 570.000.

Además, con la idea de eliminar su dependencia de Estados Unidos, principal comprador de su petróleo, firmó acuerdos muy poco ventajosos con China, lo que resultó altamente perjudicial y costoso para la economía del país.

Tras la muerte de Chávez, su sucesor, Nicolás Maduro, ha continuado con el proyecto chavista y está trabajando para eliminar completamente el sector privado del país y reforzar el intervencionismo estatal en todos los sectores.

Según datos del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios de Venezuela, han cerrado el 60% de las empresas. María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio, explicó que los comerciantes no cuentan con los fondos suficientes para pagar los sueldos de sus trabajadores debido a que el régimen aumenta unilateralmente los salarios, pero impide que se aumenten los precios de los pocos productos que hay en el mercado.

Expertos aseguran que la economía en Venezuela ha retrocedido 50 años en cuanto a ingreso per cápita y en oferta de bienes y servicios, mientras que países de la región crecen y mejoran.

Seis de cada diez comercios en Venezuela han cerrado en los últimos cinco años.

De acuerdo con el economista y profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), José Manuel Puente, la política de control de precios y de cambio es “uno de los pecados capitales” cometidos por el chavismo durante estos 18 años, cuyas consecuencias son una disparada inflación y un tipo de cambio paralelo que supera 2.800 veces al dólar oficial.

A esto se suma el pronóstico de inflación de los economistas para el 2018. Según los expertos, la inflación de Venezuela para el próximo año será de 2.300 %.

Intervencionismo total – Hambre

Este esquema en el que el intervencionismo total del Estado conduce al colapso económico y productivo de una nación, no es nuevo en la historia. Es la esencia del comunismo y una de las maneras más comunes en que los comunistas matan y rompen para siempre la voluntad de los ciudadanos en sus “repúblicas populares” ha sido el hambre.

El Gran Salto Adelante de Mao fue lanzado como una forma de modernizar la economía de China. Tomó a las comunidades de trabajadores de las granjas y los obligó a fundir metales como el hierro y el acero en hornos en patios traseros. Esta eliminación de mano de obra en la producción de alimentos resultó en la gran hambruna de China, que según estimaciones de los expertos tomó de 30 a 40 millones de vidas.

El Gran Salto Adelante en China mató a entre 30 y 40 millones de personas de inanición.

En Ucrania, la colectivización y la industrialización soviética provocaron el Holomodor, una hambruna que causó entre 2,5 a 7,5 millones de muertes.

Aquellos que han escapado de Corea del Norte a menudo dicen a los gobiernos que envían ayuda alimentaria allí, que si realmente quieren ayudar a la perpetua hambruna allí, sería mejor enviar alimentos para animales, ya que es más probable que llegue a los que realmente lo necesitan.

Según Stéphane Courtois, autor del Libro Negro del Comunismo, este sistema es responsable de 100 millones de muertos, un número que supera con creces al nazismo, que dejó 16 millones de víctimas fatales y eclipsa los fallecidos del siglo XX a causa del cáncer de pulmón, la diabetes y los homicidios.

Al llevar a cabo esta ideología, los regímenes políticos del siglo XX encabezados por dictadores como Mao Zedong y Joseph Stalin fueron responsables de una rápida destrucción de vidas humanas nunca antes visto en la historia.

¿Puede este ser un referente histórico a tener en cuenta a la vista de los últimos acontecimientos en Venezuela? Cuanto menos merece una reflexión.

Por Sandra Flores – Redacción BLes

Venezuela: La resolución de la OEA, el aislamiento y el camino al comunismo
Califique esta publicación
Categorías: América Venezuela

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds