Estados Unidos está analizando aumentar los aranceles sobre bienes de China por un valor de 200.000 millones de dólares al 25 por ciento, en comparación con el 10 por ciento anunciado el mes pasado, dijo el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

El presidente Donald Trump ordenó a Lighthizer que considerara aumentar los derechos de aduana a principios de esta semana, según una declaración de la oficina del representante comercial. Un alto funcionario dijo a los periodistas que Trump consideraba que el 10 por ciento de los aranceles anteriores eran “débiles”.

La oficina del representante comercial solicitará comentarios de las empresas sobre ambos aranceles del 10 y 25 por ciento. No se espera una decisión final antes de septiembre.

El anuncio se produjo cuando las conversaciones comerciales entre las dos naciones llegaron a un punto muerto y Washington necesitaba una mayor influencia para poner a China sobre la mesa. También siguió a la constante caída en el valor del yuan, lo que hace que los productos chinos sean más competitivos en el mercado internacional.

“La administración de Trump sigue instando a China a poner fin a sus prácticas desleales, abrir su mercado y participar en una verdadera competencia de mercado. Hemos sido muy claros sobre los cambios específicos que China debe emprender”, dijo Lighthizer en una declaración. “Lamentablemente, en lugar de cambiar su dañino comportamiento, China toma represalias ilegales contra trabajadores, granjeros, rancheros y empresas estadounidenses”.

“El aumento en la posible tarifa de la tasa adicional tiene por objeto proporcionar a la administración de Trump opciones adicionales para alentar a China a cambiar sus políticas y comportamientos perjudiciales, y adoptar políticas que conduzcan a mercados más justos y a la prosperidad para todos nuestros ciudadanos”, dijo el representante.

El gobierno de Trump ya ha recaudado impuestos sobre bienes chinos por un valor de USD 34.000 millones. Beijing respondió a esta medida con aranceles de ojo por ojo sobre los productos estadounidenses, los que incluyen una lista de productos agrícolas. Washington demostró que no se doblegará a la contramedida y anunció miles de millones en ayuda para los agricultores y productores afectados por los derechos de aduana en represalia.

La Casa Blanca cree que Estados Unidos tiene más munición en una lucha comercial por su efervescente economía frente a una economía de China que se desacelera.

Trump está utilizando los aranceles para obligar a China a reducir las barreras comerciales, detener el robo de propiedad intelectual y cerrar un acuerdo comercial recíproco. Beijing no ha cedido oficialmente en ningún frente.

China dijo el miércoles que el “chantaje” no funcionará y que devolvería el golpe si Estados Unidos tomaba medidas adicionales que obstaculicen el comercio, incluyendo la aplicación de una tasa arancelaria más alta.

“La presión y el chantaje de EE. UU. no tendrán efecto. Si EE. UU. toma más medidas en la escalada, China inevitablemente tomará contramedidas y protegeremos resueltamente nuestros derechos legítimos”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang.

Washington se está preparando también para imponer aranceles a otros USD 16.000 millones en bienes en las próximas semanas, y Trump advirtió que, en última instancia, podría ponerlos en más de 500.000 millones de dólares en bienes.

A través de La Gran Época.

Trump considera elevar los aranceles a importaciones chinas un 25%
Califique esta publicación
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds