El presidente Donald Trump advierte que tendrá que intervenir si el Departamento de Justicia no entrega los documentos solicitados por el Congreso.

“Son un sistema armado – Ellos no quieren entregar los documentos al Congreso. ¿De qué tienen miedo? ¿Por qué tanta ocultación? ¿Por qué una “justicia” tan desigual? ¡En algún momento no tendré más remedio que usar los poderes otorgados a la Presidencia y participar!”, escribió Trump en Twitter la mañana del miércoles 2 de mayo.

Los documentos se relacionan con las investigaciones sobre el presunto abuso de órdenes de espionaje contra la campaña de Trump por parte de la administración de Barack Obama y el uso de Hillary Clinton de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado. Las investigaciones están dirigidas por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes y el Comité de Supervisión de la Cámara y Reforma Gubernamental. Otra investigación profundiza en la recomendación de la Oficina de Responsabilidad Profesional del FBI de despedir al exdirector adjunto del FBI, Andrew McCabe.

 

Los presidentes de los comités, los republicanos Bob Goodlatte de Virginia y Trey Gowdy de Carolina del Sur, solicitaron repetidamente los documentos hasta que finalmente emitieron una citación el 22 de marzo.

El 27 de marzo, el director del FBI Christopher Wray anunció que duplicó el personal encargado en producir los documentos a 54 personas.

Aún así, el Departamento de Justicia no cumplió con la solicitud antes de la fecha límite del 5 de abril. A raíz de ello, el fiscal general, Jeff Sessions, encomendó al fiscal federal John Lausch el manejo de las solicitudes de documentos, reportó Reuters el 8 de abril.

El 23 de abril, Goodlatte y Gowdy anunciaron que se habían reunido con Lausch y llegaron a un acuerdo respecto a las solicitudes de documentos.

Los investigadores de la Cámara han solicitado 1,2 millones de páginas de documentos, los mismos revisados por la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia. Sin embargo, han recibido solo 3.000, informó The Hill el 5 de abril.

El Departamento de Justicia prometió 3.600 páginas más para el 9 de abril.

Mientras tanto, miembros de la entidad conservadora House Freedom Caucus, reportaron artículos de juicio político contra el vicefiscal general Rod Rosenstein, con la intención de presentar una acusación, como “último recurso”, en caso de que no entregue los documentos.

El cuestionamiento de Trump a la gran cantidad de escritos, se basa en las objeciones anteriores hechas por Goodlatte sobre dichos documentos, específicamente en relación a las redacciones de los mensajes de texto entre el agente del FBI Peter Strzok y la abogada del FBI Lisa Page.

“Esa fue una evidencia material que nos fue retenida al redactar los informes”, dijo Goodlatte a Fox News.

Representante Bob Goodlatte (R) y Rep. Trey Gowdy en Capitol Hill en Washington, DC, el 25 de abril de 2013. (Mark Wilson / Getty Images)

Strzok dirigió la investigación del servidor de Hillary Clinton y como informaran varios medios, cambió en su informe una definición de las acciones de ella. Primero definió que Clinton había actuado “extremadamente negligente”, y luego “extremadamente descuidada”, de acuerdo a un borrador del entonces director del FBI, James Comey.

La “negligencia grave” habría requerido un juicio según la ley federal.

Strzok y Page expresaron un drástico prejuicio contra Trump y hacia Clinton en sus mensajes, incluso discutiendo una “póliza de seguro” en caso de que Trump ganara las elecciones. Más tarde se convirtieron en parte del equipo de abogados especiales del asesor Robert Mueller, que está investigando la interferencia del gobierno ruso en las elecciones y las acusaciones de que la campaña de Trump coludió con tal interferencia.

Strzok también fue uno de los agentes que entrevistó al consejero de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn. La entrevista fue luego utilizada para acusar a Flynn de mentir al FBI, aunque los “agentes no detectaron ningún engaño durante la entrevista a Flynn”, según un informe del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes.

Strzok fue removido de la investigación de Mueller en el verano de 2017 y Page fue reasignada.

“Inmediatamente después de enterarse de las acusaciones, la Oficina del Asesor Especial eliminó a Peter Strzok de la investigación”, dijo Peter Carr, vocero de Mueller, según NPR. “Lisa Page completó su breve descripción y regresó al FBI semanas antes de que nuestra oficina supiera las acusaciones”.

Trump advierte que se ‘involucrará’ si la Justicia no entrega los documentos al Congreso
Califique esta publicación
Share
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds