Empiezan a sentirse las consecuencias de la pesquisa ordenada por Rod Rosenstein, vicefiscal general de Estados Unidos, a instancias de Donald Trump, acerca de si hubo intervención fraudulenta del FBI en la campaña que adelantó el mandatario antes de su elección como presidente de Estados Unidos.

Hoy el presidente estadounidense afirmó que los que instigaron la investigación sobre su eventual colusión con los rusos para forzar su elección presidencial veían volverse contra ellos “la estafa inventada”.

“Mira cómo han cambiado las cosas en el Criminal Estado Profundo. Van tras la Colusión Falsa con Rusia, una estafa inventada, ¡y terminan atrapados en un gran escándalo de espías como el que este país nunca ha visto antes! ¡Todo vuelve!”, dijo en Twitter esta mañana.

Al decir de Trump el escándalo que se está gestando alrededor del caso podría crecer en proporciones tales que llegue a convertirse en uno de los mayores de la historia, según otro de sus mensajes, en el que textualmente dice: “¡SPYGATE puede ser uno de los más grandes escándalos políticos de la historia!”.

“SPYGATE” es la palabra que se ha popularizado para denominar diversos conflictos causados por espionaje o maniobras sucias para enterarse ilegalmente de información restringida, y hace alusión a los casos de espionaje en que se vio involucrado el ex presidente de Estados Unidos Richard Nixon, cuando se acuñó el término “WATERGATE”.

Otro de los mensajes del mandatario alude a que durante un programa de televisión de la cadena ABC, en Estados Unidos, James Clapper, ex director de Inteligencia Nacional, comentó sobre el hecho de que un informante del FBI hubiera abordado a varios asesores de la campaña de Trump, en 2016.

Joy Behar, coanfitriona del programa ‘The View’, que entrevistó a Clapper, le preguntó si el FBI estuvo espiando la campaña de Trump, a lo que este respondió: “No, no lo estaban. Estaban espiando -un término que no me gusta especialmente- lo que hacían los rusos, tratando de entender si los rusos se infiltraban, tratando de obtener acceso, tratando de ganar influencia, que es lo que hacen”, informó el Dailymail.

Ante esta presentación de Clapper es que parece responder Trump en su siguiente mensaje:

“`Trump debería estar contento de que el FBI estuviera espiando en su campaña´. No, James Clapper, no estoy feliz. Espiar una campaña es ilegal ¡y además un escándalo!”, afirmó el mandatario en su cuenta en Twitter.

En cuanto a la solicitud de revisión de los documentos resultantes de la investigación sobre si hubo o no confabulación con los rusos, estos serán analizados por los funcionarios el jueves, según dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, de acuerdo con Fox News.

En la reunión intervendrán el presidente de Inteligencia de la Cámara Devin Nunes, el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara Trey Gowdy, el Director del FBI Christopher Wray y el director de Inteligencia Nacional Dan Coats.

“Si tuvieran espías en mi campaña… con fines políticos, eso sería algo sin precedentes”, dijo Trump el martes durante una reunión en la Oficina Oval con el presidente surcoreano Moon Jae-in, calificándolo de “vergüenza”, según cito Fox News, en su edición de hoy.

Por Jose Ignacio Hermosa – BLes

Share
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds