Una investigación especial reveló en las últimas horas que el ARA San Juan había tenido un encuentro previo con un submarino nuclear británico dentro del área de patrullaje.

El dato es relevante porque el ARA San Juan patrullaba además un área cuyo interés comparten Argentina e Inglaterra, y pese a que los tratados de paz firmados por ambos países en Madrid obligan a la Armada a informar al Reino Unido antes de iniciar una misión de este tipo, “el submarino argentino hacía caso omiso de dicha prevención presuntamente por orden de la jefatura de la fuerza”, publicó el diario Infobae en su investigación especial en base a información secreta.

El 9 de julio de 2017, a las 19:48, el ARA San Juan “detectó por audio el rumor sonar de un posible submarino nuclear”.

El acercamiento de la supuesta nave de guerra del Reino Unido había sido “constatado una hora antes”.

Los tres sonaristas con los que contaba el buque argentino en esa misión -la anterior a la del trágico desenlace con la desaparición de 44 tripulantes y la embarcación- “coincidieron en la clasificación” del submarino, como un navío “nuclear”.

Las tres grabaciones de los ruidos del submarino que “los acechaba” tuvieron una duración de “10, 6 y 2 minutos” y fueron enviadas a la Armada Argentina. El dato hasta hoy se mantuvo en secreto, advierte Infobae.

En esta foto del martes 21 de noviembre de 2017 difundida por la Armada Argentina el 22 de noviembre, miembros de la Fuerza Aérea Argentina buscan un submarino desaparecido en el Atlántico Sur, cerca de la costa argentina. (Armada Argentina vía AP)

Luego, el 10 de julio, a las 03:45, se detectó al submarino nuclear “nuevamente maniobrando en apuntamiento al contacto apreciándose una rápida variación de su marcación, bien marcado en el registro sonar”.

El reporte, firmado por el capitán de fragata Pedro Martín Fernández, también destaca que, como el día anterior “se obtuvo una grabación (4 minutos)”, que fue “elevada”.

La investigación continua señalando otro dato que la Armada ha mantenido en secreto, y es que el ARA San Juan había sido “limitado” en su “profundidad operativa” a solo “100 metros”, no podía sumergirse más allá de esa profundidad.

A través de un “mensaje naval” con el sello de “SECRETO”, y fechado el 10 de noviembre de 2016, el ARA San Juan recibió esta limitación operativa porque a una mayor profundidad “no permite garantizar su estanqueidad”, especifica el documento.

La investigación señala que por estrictas cuestiones de seguridad, los submarinos deben ingresar a un dique seco para las pruebas hidráulicas de válvulas de casco y tuberías cada 18 meses, y realizar las verificaciones y reparaciones que aseguren su navegabilidad.

El ARA San Juan no lo hacía desde “un tiempo sustancialmente mayor de los 18 meses previstos doctrinariamente”, según los registros a los que accedió Infobae.

“Es más del doble del lapso recomendado por el fabricante de la embarcación. Por esa razón se limitó la ‘profundidad operativa’ a 100 metros para garantizar la navegabilidad del submarino”.

En base a estos antecedentes, según Infobae, fuentes navales dicen que no es descabellado que los encuentros entre el ARA San Juan y el submarino nuclear británico se hayan repetido en la última misión.

Teniendo en cuenta que el navío de guerra británico tenía registrado que un buque extranjero invadía lo que ellos consideran territorio propio y con derecho a ser defendido.

De hecho, para eso tienen unidades de la marina y la fuerza aérea británicas con asiento permanente en el archipiélago.

“Es lógico que un submarino nuclear de ese país controle lo que los británicos consideran una zona de conservación interna y externa (aledaña a las Islas Malvinas) en la que otorgan los permisos de pesca, principal ingreso económico para los habitantes de las islas. Diarios británicos ya habían informado que la Armada de ese país había despachado hacia Malvinas submarinos nucleares, aunque Londres siempre lo negó”.

Teniendo en cuenta que el ARA San Juan conocía de encuentros previos a su adversario, y que sus condiciones de navegabilidad estaban limitadas a los 100 metros, ¿es posible que el ARA San Juan, con sus 44 tripulantes, se haya hundido el 15 de noviembre pasado intentando evadir al submarino nuclear británico, sumergiéndose más allá de del límite de los 100 metros establecidos a causa de su falta de mantenimiento en dique seco y que las válvulas y tuberías no hayan resistido?

Es una de las hipótesis que investiga la Justicia, concluye la investigación especial de Infobae.

Esta investigación nos trae a la memoria cuando Jesica Medina, hermana de uno de los tripulantes del ARA San Juan, aseguró que el submarinista le dijo que los “buscaba un helicóptero inglés”.

El suboficial segundo, Roberto Daniel Medina, envió al grupo de Whatsapp de su familia, antes de continuar viaje a bordo del ARA San Juan, el 4 de noviembre, el siguiente mensaje:

“El lunes nos buscaba un helicóptero inglés y ayer los chilenos. Hay mucho movimiento allá”.

A través de La Gran Época.

Revelan documento secreto sobre encuentro anterior del ARA San Juan con submarino británico
Califique esta publicación
Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds