Compartir

Redacción BLes – El exmandatario peruano Alan García solicitó asilo diplomático en la embajada de Uruguay en Lima el domingo por la noche, solo horas después de que un juez le ordenara permanecer en Perú durante 18 meses.

El objetivo de la petición de la fiscalía de impedir que García salga de Perú ha sido para evitar que eluda el proceso, como ya hizo anteriormente. 

Y es que esta no es la primera vez que Alán García solicita asilo, durante los años 90 estuvo asilado en Colombia durante nueve años mientras era investigado por corrupción en las obras del tren eléctrico, justo después de su primer mandato al frente del gobierno peruano, informa el medio El País. 

En 2001 García retornó a Perú cuando prescribieron los delitos de los que se le acusaba, enriquecimiento ilícito, cohecho y colusión. 

Según las investigaciones del fiscal Pérez, durante su segundo mandato (2006 – 2011) el exmandatario firmó cinco decretos de urgencia y dos decretos supremos para modificar el marco legal en beneficio de una empresa constructora brasileña, Odebrecht.

También firmó que la concesión de la línea 1 del metro de Lima pasara a depender del ministerio de Transportes, hasta entonces competencia del ayuntamiento de la capital peruana. 

Las obras de esta línea de metro se comenzaron durante su primer mandato y se culminaron durante el segundo y ha despertado muchas sospechas de corrupción

De hecho, tres exfuncionarios de ese ministerio han sido encarcelados por haber recibido dinero de esta constructora brasileña a través de paraísos fiscales. 

Esta nueva investigación al expresidente peruano Alán García gira en torno a unos pagos que recibió cuando ya dejó de ser presidente.

La fiscalía afirma que el expresidente recibió US$ 100.000 de dinero de Odebrecht maquillados bajo la apariencia de remuneraciones por una conferencia en Sao Paulo que García realizó en 2012. 

“Para funcionarios de primer nivel no hay imposibilidad legal, pero hay que notar que los casos de corrupción pretendan ser camuflados y que cuando el funcionario público deja de serlo recién se le paga la contraprestación o el soborno”, explicó a El País El exprocurador anticorrupción Ivan Meini. 

Meini recuerda que los decretos de urgencia utilizados por García para favorecer a la empresa suponen un mecanismo excepcional en el derecho peruano. 

“Por otro lado, el valor de las conferencias de 100.000 dólares es sospechoso, ni Bill Clinton ni Bill Gates cobran así”, agregó. 

De no aceptar su solicitud de asilo el gobierno uruguayo, Alan García tendrá que hacer frente a una investigación por colusión, lavado de dinero y tráfico de influencias ligadas a la concesión de la Línea 1 del metro de Lima.

¿Por qué solicita asilo en Uruguay el ex presidente peruano Alan García?
5 (100%) 2 votos

Compartir
Temas: Categorías: América Perú

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds