Una  ciudadana peruana no vio otra opción que guardar el cadáver de su bebé en la heladera de su casa debido a que en un hospital de Lima –capital de Peru- no le entregaron a tiempo los documentos para tramitar el certificado de defunción para enterrarlo, informaron este jueves los medios locales.

La mujer –identificada como Mónica Palomino- dio a luz el sábado pasado a un bebé prematuro, que falleció dos días después en el hospital estatal del distrito de Comas, en el norte de Lima. 

Sin embargo cuando quiso salir del hospital, agotada y devastada por la pérdida, la burocracia y las trabas administrativas, incrementaron aun más su dolor.

Mónica declaró a la cadena local América Televisión, que el lunes fue dada de alta, pero no le entregaron un documento indispensable para tramitar el certificado de defunción de su hijo.

Según su relato, cuando se quiso retirar, la encargada del área de vigilancia del hospital le dijo que debía llevarse el cadáver de su bebé, por lo que finalmente tuvo que sacarlo en brazos y guardarlo en el refrigerador de su casa, ya que no podía enterrarlo por carecer del certificado oficial de defunción.

Así fue que con mucho dolor lo envolvió en un pañal y lo introdujo en el congelador, dejando afuera un cartel con la leyenda “No tocar”.

Tras conocerse hoy la denuncia, el director del nosocomio, Julio Silva, lamentó la actuación del personal de seguridad y aseguró que se tomarán medidas para que no vuelva a ocurrir un caso de este tipo.

Ningún cadáver puede salir del hospital sin un certificado de defunción. Se han roto todos los protocolos, esto no debió ocurrir“, declaró, de acuerdo a lo que se puede ver en el video de TV Correo.

Representantes de la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) acompañaron hoy a la madre al hospital y anunciaron el inicio de una investigación.

Categorías: Perú

Notas relacionadas