El llamado memorándum de Nunes, escrito bajo la dirección del presidente del Comité Selecto Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes (Devin Nunes) para describir los abusos en la vigilancia gubernamental llevada a cabo contra la campaña del presidente Donald Trump, fue finalmente publicado el 2 de febrero.

Un día antes de que se publicara el memorándum de Nunes, el sitio web de noticias satíricas The Onion, lo tuiteó:

El FBI advierte que un memorándum republicano podría minar la fe en agencias secretas gubernamentales descomunales e irresponsables.

El mismo día, el New York Times y el Washington Post advirtieron contra la publicación del memorándum. A veces la vida reproduce The Onion.

¡Cómo han cambiado los tiempos! NY Times publicó los documentos del Pentágono y acudió a los tribunales para defender sus acciones. El W. Post desentrañó el escándalo de Watergate.

Sin embargo, con el fin de echarle la culpa al actual residente de la Casa Blanca, esta vez ambos medios promovieron por mantener al pueblo estadounidense en la oscuridad. De repente para The NY Times, las noticias que se perciben a favor de Trump no son aptas para ser publicadas; para The W Post, la democracia prospera en la oscuridad. Al menos The Onion es coherente.

Cuando vi el memorándum, estaba un poco decepcionado. No contenía mucha información que ya no circulara ampliamente en los medios de comunicación. ¿Este fue el documento que los demócratas lucharon con uñas y dientes para que no se publicara? No hubo fuentes y métodos revelados, como los demócratas habían acusado. No vi nada que pudiera comprometer la seguridad nacional. La obstrucción de los demócratas expuso sus verdaderas intenciones: salvar su pellejo era más importante que la justicia, la transparencia y el estado de derecho.

Qué dice el memorándum

El memorándum confirma oficialmente que los abusos de vigilancia fueron cometidos por altos funcionarios del FBI y el Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés). Aquí hay una sinopsis.

Durante el ciclo de las elecciones presidenciales de 2016, el FBI y el DOJ buscaron vigilar al ciudadano estadounidense Carter Page, quien se había ofrecido por poco tiempo como voluntario para la campaña Trump. Para ello, el FBI y el DOJ acudieron al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera para solicitar órdenes judiciales. El ex director del FBI-James Comey, el ex subdirector del FBI-Andrew McCabe, el ex fiscal general adjunto (DAG por su siglas en inglés)-Sally Yates, la ex directora del DAG-Dana Boente y DAG Rod Rosenstein, firmaron las solicitudes de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA por sus siglas en inglés). Después de que la orden fue otorgada, se renovó tres veces más.

La principal evidencia contra Page que el FBI y el Departamento de Justicia presentaron ante la corte de FISA, fue el infame dossier de Steele, un trabajo de alto impacto político mínimamente corroborado, financiado parcialmente por el Comité Nacional Demócrata y la campaña presidencial de Hillary Clinton. El memorándum alega que el dossier era tan crucial, que McCabe admitió en una audiencia del Congreso: que sin el mismo, las órdenes judiciales de FISA contra Page no habrían sido solicitadas. El FBI y el DOJ también citaron noticias de Yahoo News para impulsar el caso.

Comey, McCabe, Yates, Boente, y Rosenstein sabían que el dossier era resultado de la investigación de la oposición, no un producto de la comunidad estadounidense de inteligencia. También sabían que el autor del dossier, Christopher Steele estaba “desesperado” por llegar a Trump, según el memorándum. Sin embargo, cuando el dossier fue presentado ante el tribunal de FISA, se ocultó a los jueces el origen del dossier y la animadversión contra Trump. El FBI y el Departamento de Justicia tampoco les informaron a los jueces que el mismo Steele había infiltrado intencionalmente una noticia usada para respaldar la solicitud de las órdenes judiciales.

Intentos para desacreditar el memorándum

Los demócratas y sus aliados de los medios de comunicación se pusieron en marcha inmediatamente después de la publicación del memorándum de Nunes. Citando fuentes anónimas, The New York Times y The Washington Post intentaron desacreditar el memo de Nunes. Al mismo tiempo los demócratas de la Cámara de Representantes redactaron su propio memorándum para responder al redactado por Nunes. Aparentemente no podían esperar para publicar su memorándum a través de canales oficiales así que optaron por filtrarlo a los medios de comunicación.

El New York Times criticó las afirmaciones hechas en el memorándum de Nunes:

“El FBI dijo al tribunal que la información que recibió del Sr. Steele estaba políticamente motivada, aunque la agencia no dijo que fuera financiada por los demócratas, según dos personas familiarizadas con el memorándum demócrata”.

El Washington Post tomó una línea similar:

“El tribunal que aprobó la vigilancia de un ex asesor de campaña del presidente Trump era consciente de que parte de la información que sustentaba la solicitud de una orden judicial, fue pagada por una entidad política, aunque la solicitud no nombró específicamente al Comité Nacional Demócrata ni a la campaña presidencial de Hillary Clinton, según dos funcionarios estadounidenses familiarizados con el asunto”.

Pero creo que The NY Times y The W. Post fallaron. Los informes de los dos periódicos afirmaron que el dossier Steele, (lo que el ex director del FBI James Comey había declarado) era “salaz y no verificable” y fue utilizado como evidencia por el FBI y el Departamento de Justicia para obtener las órdenes judiciales de FISA.

No es un asunto trivial para el gobierno vigilar a los ciudadanos estadounidenses, sin mencionar a las personas afiliadas a campañas políticas. Por eso tenemos el tribunal de FISA. Se suponía que el FBI debía hacer la debida diligencia para verificar las pruebas. Se presumía que el tribunal de FISA debía examinar las pruebas proporcionadas por el gobierno.

El hecho de que el documento de difamación fuera admitido por el tribunal y que las órdenes judiciales fueran concedidas, sugiere que el sistema está gravemente quebrantado. Como mínimo, Comey, McCabe, Yates, Boente, Rosenstein y los jueces de FISA demostraron un juicio excepcionalmente pobre, lo que plantea la pregunta que si eran suficientemente competentes en su trabajo. Una versión menos caritativa es que las órdenes judiciales de FISA contra Page fueron parte de un plan más grande ideado por los altos mandos del FBI y el Departamento de Justicia para acabar con Trump.

Además, los informes de The NY Times y The W. Post no cuestionan que el FBI y el Departamento de Justicia hayan ocultado información a los jueces de la FISA. Lo que están discutiendo es el grado de ocultamiento. Según The NY Times y The W. Post, el FBI y el Departamento de Justicia no revelaron que el dossier había sido financiado por los demócratas y la campaña de Clinton.

La información retenida podría haber sido potencialmente favorable al objetivo de la solicitud de órdenes judiciales FISA. Además el gobierno mencionó historias de noticias infiltradas por Steele como evidencia de respaldo. El FBI y el Departamento de Justicia sabían que mencionar una noticia en apoyo del dossier, cuyo único origen era la información contenida en el mismo, era una forma de engaño… pero no hicieron nada al respecto ante el tribunal. Esto sugiere que tenían la intención de engañar a los jueces. En otras palabras, The Ny Times, The W. Post y el memorándum de Nunes coinciden en que el FBI y el DOJ mintieron al tribunal de FISA en el caso Page.

Nunes le dijo a Fox News que el memorándum era solo “Fase uno”. En la Fase dos, el Comité de Inteligencia de la Cámara investigará la participación del Departamento de Estado en la saga de abuso de vigilancia. Todavía no está claro si otras instituciones del gobierno están implicadas. El pueblo estadounidense debería exigir más divulgación gubernamental, no menos.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de BLES.

A través de La Gran Época.

OPINIÓN: Para informes precisos sobre el memorándum de Nunes, lea The Onion
Califique esta publicación
Share
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds