Las firmas de análisis registraron una desaceleración de la hiperinflación que sufre Venezuela, la mayor del mundo, durante algunas semanas entre febrero y marzo, reduciéndose hasta una cuarta parte.

A pesar de que el régimen socialista de Nicolás Maduro no publica datos oficiales, se calcula que de un promedio diario del 2,9 por ciento diario descendió al 0,7 por ciento en el mismo tiempo.

“Eso es algo que puede considerarse como un síntoma bueno, pero se produjo por las causas equivocadas y es algo que no se puede prolongar en el tiempo“, según Tamara Herrera, directora de la consultora Síntesis Financiera, informa BBC.

Las causas de la desaceleración

Dado que la hiperinflación impidió a los venezolanos comprar bienes al ritmo habitual, los inventarios se acumularon y por eso las empresas se vieron obligadas a reducir los precios a fin de recuperar parte de su capital y seguir funcionando porque los bancos tampoco concedían créditos.

No obstante, de repetirse el proceso llevaría a la quiebra a las empresas y a los comerciantes, liquidando por completo la actividad económica, con graves consecuencias para el país.

Las medidas económicas del régimen

Por un lado el régimen gobernante limitó la capacidad de otorgar préstamos a los bancos, mientras que continuaba emitiendo dinero sin respaldo a un ritmo del 18 por ciento en promedio semanal, según Guillermo Arcay, economista de Ecoanalítica y profesor de Macroeconomía de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

“El gobierno entendió que la hiperinflación es un problema monetario pero, en lugar de asumir el costo y dejar de emitir dinero inorgánico (que es la raíz principal de la hiperinflación), sigue emitiendo dinero por su cuenta pero obliga a la banca a que deje de prestar”, dijo Arcay, de acuerdo con BBC.

Lo efímero de la “bonanza”

Durante febrero y marzo la cotización de la moneda  nacional se mantuvo estable, cambiándose el dólar a 3.500 bolívares, pero hoy ya se había disparado hasta los 5.286 bolívares, según dolartoday, como un indicativo de que caerá verticalmente y sin freno.  

Para Tamara Herrera el panorama se muestra sombrío.

“Le bajaste la fiebre al enfermo pero lo hiciste a costa de llevarlo a un estado precomatoso”, dice para concluir.

Por su parte, el economista e integrante de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, diputado José Guerra, asegura que la hiperinflación en el país continúa en equivalencia y lamentó que al menos 40 % de los venezolanos ganan salario mínimo y eso equivale al precio de un cartón de huevos.

Venezuela frena la hiperinflación pero a un costo insostenible

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados