Redacción BLes – El gobierno de Trump emitió el viernes una norma que prohíbe que los fondos del Título X (servicios de planificación familiar gratuitos o de costo reducido) apoyen los programas y las organizaciones que brindan servicios de aborto.

La norma establece que “ninguno de los fondos asignados para el Título X se puede usar en programas donde el aborto es un método de planificación familiar”.

La medida obligará a Planned Parenthood y otras clínicas de aborto a brindar servicios de salud por separado. Por ejemplo, los exámenes de detección de cáncer, pruebas de Papanicolaou y exámenes de mamas deberían presentarse separados de sus servicios de aborto, informó Politico.

En síntesis, ya no se podrían realizar abortos con estos fondos federales o el gobierno ya no financiaría las interrupciones voluntarias de los embarazos.

La norma también “exige la separación física y financiera de los proyectos e instalaciones del Título X de los programas e instalaciones donde el aborto es un método de planificación familiar”, según el texto.

La norma también obligará a las clínicas a denunciar casos de violación, incesto y trata de personas, como lo exige la ley federal. 

Planned Parenthood ha afirmado que retirar fondos federales de la organización podría devastar el acceso de las mujeres a la atención médica, de acuerdo a Politico.

“Es absolutamente apropiado que las nuevas regulaciones del Título X tengan en cuenta la diferencia entre el aborto y la atención médica. El aborto no es atención médica ni planificación familiar, por lo que el programa Título X no tiene fondos comerciales”, dijo la presidenta de March for Life, Jeanne Mancini en un comunicado.

“El programa Título X no tenía la intención de ser un fondo para las empresas de aborto como Planned Parenthood”, dijo la presidenta pro-vida Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, según un comunicado de prensa, aplaudiendo la decisión del presidente.

Por su parte, Clare Coleman, CEO de la Asociación Nacional de Planificación Familiar y Reproductiva, dijo: “Esta norma golpea intencionalmente el corazón de la relación paciente-proveedor, insertando la ideología política en una visita de planificación familiar, lo que frustrará y finalmente desalentará a los pacientes a buscar la atención médica que necesitan”, condenando de esta manera la nueva norma del gobierno de Trump, informó The Daily Caller.

La norma final ha sido enviada a la Oficina del Registro Federal (OFR) para su publicación. Las regulaciones entrarán en vigencia 60 días después de su publicación en el Registro Federal, y las clínicas tendrán tiempo adicional para cumplir.

Con información de The Daily Caller.

Ir a la portada de BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados