Redacción BLes – “China finalmente se ve obligada a confrontar a un presidente estadounidense que está dispuesto a utilizar todas las herramientas de influencia nacional para imponer los costos de la agresión china”, escribió en Fox News el ex senador Jim Talent de Missouri.

“Bajo la presidencia de Trump, Estados Unidos ha reconocido finalmente la amplitud del desafío de China y está tomando medidas en varios frentes al mismo tiempo”, continuó.

El presidente Donald Trump está haciendo retroceder la larga agresión de Beijing en varios campos y sus duras líneas están funcionando, desde las conversaciones comerciales hasta los infames abusos de los derechos humanos del Partido Comunista Chino.

Sin embargo, un bloque de hielo de 1 metro de altura no se forma de la noche a la mañana. El resultado del régimen chino como abusador global se arraigó durante años.

De la masacre a la OMC

China fue denunciada por países occidentales, entre ellos Estados Unidos, después de que el régimen comunista masacrara al menos a 10.000 estudiantes que protestaban por la ausencia de democracia en la plaza de Tiananmen el 4 de junio de 1989, según un documento secreto del Reino Unido publicado en 2017.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
Un conductor de rickshaw lleva a heridos durante los enfrentamientos con soldados chinos en la plaza de Tiananmen. La represión puso fin a un período de relativa apertura política, llevó a la caída del líder del Partido Comunista Zhao Ziyang y sumió a Beijín en un aislamiento diplomático que duró hasta finales de la década de 1990.

Cuatro años más tarde, en 1993, el presidente Bill Clinton eliminó los derechos humanos de los acuerdos comerciales con Pekín, ofreciendo a China los beneficios comerciales de la nación más favorecida (NMF), con la vana esperanza de que el régimen comunista aliviara su represión.

La postura suave del compromiso con China se mantuvo durante los ocho años de Clinton en el cargo, y continuó en los 16 años de sus sucesores, Bush y Obama.

Greg Autry escribió sobre Política Exterior: “Cuando los presidentes George W. Bush y Barack Obama adoptaron posteriormente la política de Clinton de ‘los negocios son los negocios’, el Partido Comunista Chino aprendió a explotar a los complacientes medios de comunicación occidentales para encubrir su autoritarismo, militarismo y represión y para limpiar su depravación ambiental”.

Talent por su parte comentó: “Durante décadas, los presidentes estadounidenses han hecho esfuerzos sinceros, aunque ingenuos, para llevar a China a la comunidad comercial internacional en pie de igualdad con otras naciones”.

La idea de que los beneficios comerciales alentarían al régimen chino a seguir las normas internacionales en el sector económico o los derechos humanos fue claramente un fracaso.

“El presidente George W. Bush trabajó para admitir a China en la Organización Mundial del Comercio (OMC), pensando que su pertenencia a esa organización obligaría al régimen chino a liberalizar su política económica e interna. Desafortunadamente, la Organización Mundial del Comercio no ha cambiado a China; en cambio, China ha subvertido a la Organización Mundial del Comercio”, escribió Jim Talent en Fox News.

La China gobernada por los comunistas ganó puestos de trabajo, inversiones e ingresos a costa de otros países de la OMC, incluidos los Estados Unidos.

Los estadounidenses perdieron 3,4 millones de puestos de trabajo desde 2001, cuando China entró en la OMC, hasta 2015, el final de la administración Obama. Muchos empleos “no van a volver”, dijo Obama en junio de 2016. “¿Qué varita mágica tienes?” Obama le preguntó al candidato republicano Donald Trump, quien prometió devolver los empleos a los fabricantes estadounidenses.

Al revertir la mayor parte del legado de Obama y establecer una nueva línea dura sobre China, el presidente Trump demostró que tiene una varita mágica: Los empleos están en auge en Estados Unidos, no sólo para el sector manufacturero, sino que en 2018 se crearon 2,6 millones de puestos de trabajo en total y se han añadido más de 5 millones de puestos de trabajo desde que Trump fue elegido.

“El año pasado fue el mejor año para el crecimiento laboral de la Manufactura Americana desde 1997, o sea en 21 años. La administración anterior dijo que la fabricación no regresaría a los EE. UU., “necesitarías una varita mágica” [dijo]. Supongo que encontré la VARITA MÁGICA – ¡y está mejorando!”

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China

No más escapadas

El presidente Donald Trump dejó claro que China ya no puede seguir saliéndose con la suya con inmunidad.

El presidente dijo en la Conferencia de Acción Política Conservadora 2019 (CPAC por la sigla en inglés) que le habló al líder chino Xi Jinping: “Yo le dije: ‘¿Cómo es posible que te hayas salido con la tuya durante tanto tiempo?’ Y él me respondió: ‘Porque nadie nos ha pedido nunca que cambiemos’. Es verdad”.

De hecho, el Presidente Trump pidió a China que cambiara, responsabilizando a Beijing de cumplir con las normas comerciales internacionales.

“Por ejemplo, China se apresura a aprobar una nueva ley que pone fin a la práctica de la transferencia forzada de tecnología y a las violaciones de los derechos de propiedad intelectual de las empresas extranjeras, algo que Estados Unidos ha convertido en una prioridad clave en las actuales conversaciones comerciales“, escribió la Dra. Gina Loudon, doctora en medicina, en Washington Examiner.

“Durante años, el débil liderazgo del expresidente Barack Obama permitió que la vasta dictadura comunista de China quedara completamente libre por este tipo de robo. Ahora China finalmente está siendo responsabilizada, y los inversores están empezando a darse cuenta de que Trump sabe lo que está haciendo aquí”, comentó Loudon.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
El presidente Donald Trump cierra sus puños al llegar a la Planta de Tanques del Ejército de Lima, el 20 de marzo de 2019, en Lima, Ohio.

El presidente Trump fue criticado por los principales medios de comunicación en el sentido de que los duros aranceles a China perjudicarían la economía de Estados Unidos, pero la verdad es exactamente lo contrario, dijeron los expertos.

“Bajo la administración de Trump, la economía estadounidense está surgiendo como un ave fénix de las cenizas de la sobre-regulación, la sobre-imposición y los malos acuerdos comerciales que habían amenazado con sofocarla”, dijo Steven W. Mosher, (autor de “Bully of Asia: Por qué el sueño de China es la nueva amenaza para el orden mundial”), escribió en Fox News.

Mosher continuó: “El crecimiento económico de China, por otro lado, se está desacelerando bajo la carga del envejecimiento de la población, la corrupción masiva, la inversión improductiva y el endeudamiento excesivo. Añádase a esto el creciente riesgo de que los productos chinos sean expulsados gradualmente de su principal mercado de exportación -los Estados Unidos- y se corre el riesgo de que se produzca un verdadero colapso económico en China”.

“El presidente Trump está exponiendo la vulnerabilidad económica de China, demostrando que la nación comunista no puede mantener su rápido crecimiento sin políticas comerciales mercantilistas claramente injustas”, escribió Andy Puzder en Fox News. “Al adoptar una postura firme sobre el comercio con Pekín, el presidente Trump pudo exponer la debilidad de la economía china y demostrar que su crecimiento es mucho más frágil de lo que parece”.

“Creo que el déficit comercial de Estados Unidos con China puede ser eliminado completamente, ya que los chinos han estado empleando una política comercial muy inteligente, en detrimento de Estados Unidos”, escribió Ivan Martchev, estratega de inversiones de Navellier and Associates, en Market Watch el 25 de enero de 2019.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
El presidente de Estados Unidos Donald Trump (izq.) y el líder chino Xi Jinping caminan juntos en Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el 7 de abril de 2017.

El estatus de miembro de China en la OMC está siendo amenazado, ya que la administración Trump advirtió que Beijing podría ser desalojado de la organización debido a su mala conducta. El presidente indicó que la OMC era “injusta” para Estados Unidos, mientras que daba a China “tremendas ventajas y beneficios”, informó Reuters.

El presidente Trump denunció las violaciones de la OMC por parte de China y recibió un amplio apoyo, incluso por parte de sus no partidarios. Fareed Zakaria, de CNN, dijo: “Donald Trump tiene razón: China es un tramposo comercial”, al tiempo que elogia el informe de la administración sobre el incumplimiento de China en la OMC.

El Primer Ministro holandés Mark Rutte cree que el Presidente Trump puede implementar reformas muy necesarias en la OMC y otras organizaciones mundiales.

“Es una oportunidad para hacer cambios en algunas de esas instituciones multilaterales que tenemos en gran estima, como la Organización Mundial del Comercio (OMC), que no funciona muy bien. O, por ejemplo, las Naciones Unidas o la Unión Europea: hay muchos asuntos que resolver”, dijo a la CNBC. “Colectivamente, con Trump, podemos cambiar esas organizaciones.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
El Primer Ministro holandés Mark Rutte llega (C) para una cumbre de la UE en Bruselas, el 17 de octubre de 2018.

La agresión de la segunda economía más grande con un pobre historial de derechos humanos y cumplimiento de las normas podría haber comenzado hace décadas, cuando el presidente Clinton desconectó las conversaciones sobre derechos humanos y comercio.

Al eliminar los derechos humanos de la mesa de negociaciones, Washington le dio a Beijing una puerta abierta al mercado global, enriqueciendo sus bolsillos a costa de los estadounidenses y del mundo y financiando la maquinaria de persecución contra sus ciudadanos.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, con Jiang Zemin, jefe del Partido Comunista Chino, el 29 de octubre de 1997, en Washington. Jiang subió al poder en 1989, justo después de la Masacre de Tiananmen.

Dos años después de disfrutar de una cena de estado con Clinton en la Casa Blanca, en 1999 Jiang Zemin ordenó la sangrienta persecución contra Falun Gong, un sistema de cultivación de ejercicios combinados con las enseñanzas morales de Verdad, Compasión y Tolerancia.

Una “recolección de órganos [extraídos forzadamente] sistemática y sancionada por el estado” de los practicantes de Falun Gong y otros grupos religiosos ha sido la preocupación de la representante de la Cámara de Representantes de Estados Unidos Ileana Ros-Leihtinen en la resolución H.R. 343, en junio de 2016, pero ignorada por el presidente Obama cuando visitó Pekín en septiembre del mismo año.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
Obama se vio obligado a salir de su avión usando una escalera poco usada en el Air Force One, después de que éste aterrizara el 3 de septiembre de 2016.

El notorio abuso de trasplantes fue abordado por la administración Trump en sus Informes por Países sobre Prácticas de Derechos Humanos para 2018.

“Algunos activistas y organizaciones siguen acusando al gobierno de extraer involuntariamente órganos de los presos de conciencia, especialmente de los miembros de Falun Gong”, dice el informe del Departamento de Estado.

Jiang Zemin, que fue demandado internacionalmente por genocidios contra tibetanos y Falun Gong, vive en China jubilado, mientras que su herencia abusiva continúa en el continente hasta el día de hoy.

Trump hace grande a Estados Unidos de nuevo con su dura postura ante China
Un practicante de Falun Gong en meditación aparece en una foto de portada de “Human Harvest”, un documental sobre las investigaciones de David Kilgour y David Matas sobre la cosecha forzada de órganos en China.

Como la decisión de Clinton de separar los derechos humanos de las conversaciones comerciales ha sido descrita por Autry como la de eliminar “el instrumento más poderoso de Estados Unidos para producir el bien en el mundo”, el presidente Trump está ahora en el momento adecuado para hacer un impacto histórico en el mundo al hacer retroceder el mal acuerdo.

“Relacionar los derechos humanos con las negociaciones comerciales, aplicar la Ley Magnitsky a los cirujanos y otros que participan en el abuso de órganos, y advertir a las universidades de EE. UU. sobre el riesgo de entrenar a cirujanos de China, etc., todo esto ayudaría”. The Epoch Times reportó una declaración de David Kilgour, ex secretario de Estado canadiense para Asia y el Pacífico, quien fue nominado para el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en exponer el abuso de los trasplantes en China.

En una entrevista anterior con The Epoch Times, el coautor del libro “An Update: Bloody Harvest/The Slaughter” dijo: “Creo que se avecinan grandes cambios en la forma en que China trata con Estados Unidos, y creo que con el mundo, para mejor”.

Kilgour dijo que cree que la administración Trump podría responsabilizar al régimen chino por el crimen de la extracción de órganos.

“En la historia del mundo, ningún otro gobierno sobre la faz de la tierra ha hecho esto excepto China”, dijo. “Hasta que pare, China no debe ser parte de la comunidad comercial mundial, y no debe ser parte de la comunidad civilizada”.

Alison Graham.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados