Compartir

El controvertido fiscal general de Perú Pedro Chávarry renunció el martes al máximo cargo del Ministerio Público tras las protestas inéditas por la destitución de dos fiscales claves en la investigaciones contra líderes poderosos de la política local, involucrados en actos de corrupción de la firma Odebrecht.

Abandonado por los partidos políticos opositores que lo protegieron durante cinco meses, entregó su renuncia a la instancia del Ministerio Público que lo eligió- que el pasado viernes le solicitó dimitir para terminar con cinco meses de inestabilidad y crisis en la institución. 

Como fiscal general de Perú su paso por el cargo estuvo lleno de polémicas. La policía confirmó horas antes de su renuncia que tres de sus guardaespaldas extrajeron documentos de la oficina de uno de sus asesores que había sido intervenida por los investigadores de la constructora brasileña.

Los escoltas rompieron los cerrojos de las puertas de la oficina investigada, en un acto prohibido por la ley y según videos del edificio de la fiscalía difundidos el martes por la prensa.

Chávarry negó ser el responsable del ingreso de sus escoltas. “No sé qué buscaba el señor”, indicó en una entrevista a la radio colombiana Blu, en referencia a uno de los guardaespaldas.

El título de abogado de Chávarry fue suspendido este domingo por el colegio de abogados de Lima.

La investigación del equipo especial de fiscales peruanos del caso Odebrecht abarca 40 indagaciones, más de 300 personas y decenas de empresas, todas ligadas a la corrupción de la constructora brasileña en Perú, que repartía sobornos a cambio de contratos para obras públicas.

Entre los casos más importantes están las investigaciones a la lideresa opositora Keiko Fujimori, presa de forma preventiva por 36 meses, y al expresidente Alan García, quien tiene prohibido salir del país por 18 meses.

En julio, Chávarry asumió el puesto de fiscal general y a su juramentación no asistió el presidente Vizcarra, quien en repetidas oportunidades pidió que se aparte del cargo. Poco después la fiscal Rocío Sánchez, del puerto de El Callao, señaló en un informe que Chávarry y otros dos fiscales supremos formaban parte de la organización criminal “Los cuellos blancos del puerto”, según la denominó la policía, torciendo la justicia para escalar en el sistema judicial o por dinero.

Polémica y manifestantes rechazaban la destitución de dos importantes fiscales por parte del fiscal
Manifestantes rechazaban la destitución de dos importantes fiscales por parte del fiscal

La protección que recibió del partido Fuerza Popular de Fujimori, y del partido Aprista Peruano, encabezado por García, impidieron los avances de cinco acusaciones constitucionales que se acumularon en el Congreso y que buscaban retirarlo del puesto desde agosto.

La semana pasada, Chávarry destituyó a dos fiscales claves que investigaban a políticos involucrados en la corrupción y lavado de dinero de Odebrecht, pero se desataron protestas masivas en todo Perú, por lo que se vio obligado a restituirlos en sus puestos dos días más tarde.

Poco después de los hechos el fiscal perdió el apoyo de los partidos políticos que lo protegían, y fiscales de todo el país exigieron su renuncia. 

Fujimori es investigada por supuestamente lavar 1,2 millones de dólares de Odebrecht para su campaña presidencial en 2011, mientras que a García se le indaga por presuntamente recibir 100.000 dólares de un fondo usado para pagar coimas. El exmandatario intentó eludir la justicia al solicitar asilo en la embajada de Uruguay, el cual le fue negado.

La fiscalía peruana investiga a todos los presidentes que han gobernado el país desde 2001 hasta 2018 por presuntos delitos de corrupción y lavado de activos.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes

Renuncia el Fiscal General de Perú tras polémica gestión del ‘caso Odebrecht’
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: América Perú

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds