El mes pasado en El Salvador, un tercer partido ganó en una elección aplastante, derrotando a sus oponentes, prometiendo tomar medidas enérgicas contra la corrupción, combatir el crimen y mejorar la economía. El presidente electo Nayib Bukele comparte con nosotros sus ideas sobre la inmigración, las pandillas y cómo Estados Unidos y El Salvador pueden trabajar juntos. Lea la transcripción o escuche el podcast.

“Hay que acabarlos”: dice de los pandilleros MS-13 Nayib Bukele el presidente electo de El Salvador
Nayib Bukele el presidente electo de El Salvador.

Esta transcripción ha sido ligeramente editada.

Bienvenidos a The Daily Signal. Soy Daniel Davis. Y hoy tengo el placer de contar con la presencia del presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele. Sr. Presidente, me gustaría darle las gracias por acompañarnos.

Nayib Bukele: Gracias por recibirme. Y gracias a The Heritage Foundation y a la gente que nos está observando.

“Hay que acabarlos”: dice de los pandilleros MS-13 Nayib Bukele el presidente electo de El Salvador
Ubicación de la república de El Salvador.

Davis: Usted fue elegido en febrero en una votación abrumadora. Y fue la primera vez, creo, en los últimos 20 o 30 años que un candidato de un tercer partido había sido elegido presidente en El Salvador. Va a empezar su mandato de cinco años en junio, y ahora está aquí en Washington. ¿Cuáles son algunas de las formas en que espera construir la relación entre Estados Unidos y El Salvador?

Bukele: Estados Unidos y El Salvador han tenido una relación que, durante más de 100 años, ha sido grande. Y El Salvador ha sido un aliado de los Estados Unidos desde siempre. Un tercio de nuestra población vive aquí. Utilizamos el dólar estadounidense como moneda de cambio. El ochenta por ciento de nuestras exportaciones vienen a los Estados Unidos, el 80 por ciento de nuestras importaciones vienen de los Estados Unidos.

Pero el hecho es que, en los últimos 10 años, hemos tenido un gobierno que ha estado erosionando la relación con Estados Unidos, poniéndose del lado de Venezuela, del lado de Nicaragua, y de las organizaciones internacionales. Y lo que pasó es que hemos estado erosionando nuestra relación con nuestro mejor aliado, nuestro mejor amigo. Y no tiene sentido.

Así que las elecciones nos dan la oportunidad de arreglar esa relación, básicamente. Es un cambio de gobierno que no es sólo un cambio de gobierno, sino también un cambio de era para El Salvador.

… En los años 80 hubo una guerra civil que terminó en 1992. Pero después de la firma de esos acuerdos de paz, los dos bandos de la guerra continuaron gobernando el país. ARENA por un lado y la ex guerrilla, el FMLN, por el otro lado. Continúan y continúan gobernando el país durante los siguientes 27 años. Todavía están en el gobierno, ahora mismo. Se van el 31 de mayo.

Así que el 1 de junio, no solo está llegando un nuevo gobierno, sino también una nueva era para El Salvador, porque estamos pasando la página de la era de la posguerra.

El Salvador decidió abrumadoramente el 3 de febrero que quiere que la era de la posguerra termine. Y ahora, tenemos una pizarra limpia. Tenemos una página limpia sobre la cual escribir. Y no nos atenemos a los discursos de los 80. No nos atenemos a las ideologías de los 80, a la lucha de los 80. Es una nueva generación que quiere construir algo. No necesitamos inventar las recetas.

Así que sólo queremos construir un país que trabaje con soluciones de sentido común y que haga cosas de sentido común como estar en Washington y llegar a nuestros amigos. Y sólo queremos hacer las cosas con sentido común. Sabemos que, como resultado, tendremos prosperidad para nuestro pueblo. Y nuestra gente está feliz y ansiosa por hacerlo y dispuesta a trabajar en ello.

Obviamente va a funcionar porque todo el mundo está a bordo y estamos tratando de enviar las señales correctas. Y las señales correctas están siendo recibidas por las personas adecuadas y por los países adecuados. Y creo que, al final de la línea, tendremos prosperidad en El Salvador.

Eso no sólo es bueno para El Salvador, sino también para los otros países que podrían ver a El Salvador como un ejemplo de cómo un país subdesarrollado puede tener progreso y puede tener crecimiento económico y puede resolver sus problemas haciendo las cosas correctas y con sentido común.

Davis: Usted mencionó que un tercio de los salvadoreños viven aquí en los Estados Unidos.

Bukele: Sí.

Davis: Y también seguimos teniendo más emigrantes que llegan a la frontera de Estados Unidos. Pero usted mencionó en su discurso en Heritage que planea acabar con todo, creo que sus palabras fueron, “emigración forzosa…

Bukele: .

Davis: …a los Estados Unidos en los próximos cinco años”. ¿Qué medidas clave piensa tomar para lograrlo?

Bukele: La emigración forzada, que es el 95 por ciento de nuestra emigración. Tienes otros tipos de emigración, ¿verdad? Como la emigración profesional …pero tienes emigración forzada. Significa que tienes una emigración causada por otros factores, como, por ejemplo, la falta de oportunidades o la violencia o ambos, ambos factores.

Esto es realmente vergonzoso para nuestro país. Debería ser realmente vergonzoso. En el debate sobre la inmigración, siempre hablamos de las fronteras. Siempre hablamos de los países que reciben la afluencia de inmigrantes. Pero rara vez hablamos de lo que estamos haciendo en nuestro país para que la gente que no huya.

La gente no está huyendo de los Estados Unidos, ¿verdad? ¿Por qué la gente huye de nuestro país? Debemos estar haciendo las cosas realmente mal para que nuestra propia gente quiera huir de nuestro país. Así que queremos acabar con eso.

No es un favor a los Estados Unidos. Es sólo una cuestión de sentido común que nuestro país tiene que proporcionar las oportunidades y la seguridad para que la gente quiera quedarse en su país. Para nosotros, tampoco es barato exportar a nuestra población joven, nuestra población que está dispuesta a trabajar, que está dispuesta a trabajar muy duro por sus familias.

Tenemos un bono demográfico. Tenemos una enorme ventaja demográfica porque tenemos una población enorme y joven. Y desde cualquier punto de vista, eso debería ser lo mejor que un país puede tener. Y los estamos expulsando, como si quisiéramos exportar gente. Y eso no debería ser una industria. Exportar gente para recibir remesas es lo peor que puede hacer un país, exportar a su propia población. Así que queremos cambiar eso.

Y la forma de cambiar eso es… con un trabajo gigantesco. Pero en realidad es muy simple, es una cosa con sentido común que tienes que proporcionar oportunidades, tienes que proporcionar puestos de trabajo, y tienes que proporcionar seguridad.

Ahora, alguien podría decir: “Oye, en serio, eso suena bien. Pero ¿cómo se proporciona seguridad?” ¿Verdad? Bueno, tienes que luchar contra las pandillas. En El Salvador, un miembro de una pandilla gana, en promedio, $300 dólares al mes. Así que no están ganando mucho dinero.

Por supuesto, el estado puede venir y proporcionarles mejores oportunidades. Educación, becas, deportes, cultura, arte. Y podemos seducir a los jóvenes para que vayan por el camino correcto y no por el camino equivocado. Y podemos luchar. Las pandillas no son sofisticadas. No son los grandes carteles de la droga. No son sofisticados. Para que podamos luchar contra ellos.

Es sencillo con la tecnología, con cosas que no tenemos, porque los delincuentes han estado robando el dinero durante los últimos 40 años. Así que vamos a invertir el dinero que la gente está pagando en impuestos en servicios para la gente.

Uno de los mejores servicios que podemos ofrecer a la gente, a las empresas, a los inversionistas internacionales, a los turistas, para que el turismo crezca, es invertir en la seguridad de nuestro país. Y luego, cuando busque en Google en El Salvador, no encontrarás pandillas, corrupción, emigración, caravanas. Sino que encontrará crecimiento económico, turismo, playas para surfear: están luchando contra la corrupción. Así que encontrarán el camino correcto.

Eso atraerá a la gente a venir a invertir, a los salvadoreños a regresar a su país, a los jubilados a querer jubilarse en El Salvador porque tenemos buen clima, porque tenemos hermosas playas, porque tenemos hermosos lugares a los que ir, porque tenemos verano todo el año.

Pero tenemos que hacer lo correcto para cambiar la cultura. Parece algo gigantesco. Pero al mismo tiempo, es muy sencillo. Si pudieras definirlo en un minuto, debería ser sencillo hacerlo. Y no lo hemos hecho porque la administración anterior y la actual se han centrado en robar dinero y no en dar ambición a nuestro país y poner el dinero donde debe estar y ponerlo en el camino correcto.

Sí. Quiero preguntarte sobre eso. Uno de los principales problemas de su elección fue la corrupción.

Bukele: Sí.

Davis: ¿Cuáles son algunas de las formas específicas en que ha estado sucediendo? ¿Y cuáles son los pasos clave que planea llevar a cabo la reforma y la rendición de cuentas ante el gobierno?

Bukele: Sí, bueno, tú lo dijiste. Tenemos que llevar a cabo la reforma y la rendición de cuentas. En la primera parte, tenemos que reformar algunas leyes y tenemos que dar ejemplo. Como acaba de decir el presidente de México: “No se puede limpiar las escaleras de abajo hacia arriba. Tienes que limpiar las escaleras de arriba hacia abajo”.

Así que tenemos que empezar a predicar con el ejemplo. Si el presidente está robando dinero, todo su gabinete hará lo mismo. Pero si el presidente no está robando dinero, y trata de elegir… y yo digo “trata” porque entre 3.000 personas podría haber un ladrón, ¿verdad?

Davis: Cierto.

Bukele: Pero si eliges a las personas adecuadas, y luego pones en práctica las medidas de control que controlarán cuando uno de esos 3.000 puestos de confianza que tienes, se van, se desvían, alguien los atrapará y alguien se dirigirá al sistema de justicia y a las autoridades y será castigado por sus crímenes. La corrupción se detendrá.

Y una de las cosas que lo hará rápido es que hemos convocado una comisión internacional liderada por la OEA o por la ONU, ambas organizaciones están interesadas en ello.

El Dr. Almagro, secretario general de la OEA, acaba de decir: “Todos estamos en esa comisión”. Y una comisión internacional tiene el beneficio, no quiero parecer redundante, pero tiene el beneficio de ser internacional. Así que no tienen la influencia de los poderes internos o de las mafias internas.

Tendrán una comisión internacional totalmente independiente, que perseguirá a los delincuentes. No sólo los del pasado, sino también los del presente y los del futuro.

Alguien me preguntó entre el público: “¿Qué haría con los ladrones de la oposición?” Y yo dije: “No sólo los ladrones de la oposición, de nuestro propio partido, si hay alguien robando dinero, tendrá que pagar por lo que ha hecho“. Y eso también disuadirá a algunas personas de hacer cosas malas, porque temerán las consecuencias.

Davis: Antes mencionó el problema de las pandillas. Y es un problema que tenemos aquí en los Estados Unidos. MS-13 es un reto. Esa banda tiene raíces en El Salvador. Pero quiero preguntarle cómo esa pandilla ha afectado a la gente en El Salvador. ¿Y cuáles son algunos de los pasos clave que usted planea tomar para realmente hacer retroceder a las pandillas?

Bukele: Las pandillas son realmente malas. Son responsables del 80 por ciento de nuestros homicidios. Extorsionan a los pobres. Tienen el control de comunidades, donde si quieres vender algo, tienes que pagarle a la pandilla. Son un cuasi-estado porque funcionan como un… recaudan impuestos. Proporcionan seguridad, lo que significa: “No voy a matarte”. ¿Verdad?

Davis: Cierto, cierto.

Bukele: Pero el hecho es que estas organizaciones, tienen que terminar. Tenemos que acabar con estas organizaciones. Y la manera correcta de hacerlo es en tres pasos.

Primero, tenemos que competir para conseguir a los jóvenes. Están reclutando a niños de 12 y 13 años. Esos chicos, puedes competir con ellos. Si los consigues, esos niños irán por el camino correcto, con becas, con educación, con los deportes, con programas. Puedes conseguir a esos niños.

Tienes los otros, que son criminales graduados. No puedes arreglarlos. Tienes que combatirlos. Pero puedes hacerlo con tecnología. Puedes hacerlo poniendo el dinero en las personas y combatiéndolas [a las pandillas].

En El Salvador, ni siquiera tenemos un laboratorio forense. Solo vamos a construir el primero. Pero si vas a la escena de un crimen, puedes tener sus huellas digitales, puedes tener ADN, puedes tener la bala, el arma y la carta del asesino que dice: Yo maté a este tipo”, y ni siquiera sabrían quién escribió la carta porque no tienen calígrafos que analicen las letras.

El hecho es que ni siquiera tenemos las cosas comunes que tienen los departamentos de policía en los Estados Unidos. Entonces, ¿cómo podemos luchar contra las pandillas si no estás adquiriendo la tecnología, el equipo y las herramientas que nuestros hombres y mujeres en la policía necesitan para luchar contra las pandillas?

La oportunidad es que las pandillas no son sofisticadas. Son realmente poco sofisticados. No son como los carteles de la droga que tienen los submarinos. Somos de bajo nivel de sofisticación. Y tienen unos ingresos muy bajos. Así que, si reducimos sus ingresos, es muy fácil.

Cuando era alcalde de San Salvador, acabamos de hacer un plan en el centro histórico de la ciudad. Y convertimos la zona más peligrosa del país en la más turística del país. Así que puedes hacerlo en pequeño. Puedes escalarlo en grande. Este es el segundo paso, combátalos [a los pandilleros].

Y el tercer paso es la reinserción en el sistema carcelario. Ahora mismo, en nuestro sistema carcelario, son prácticamente universidades del crimen. Entran porque se han robado un pollo, y luego… ordenan homicidios y extorsionan a la gente de las cárceles porque todo el ámbito de la cárcel hace eso.

Pero si se convierten las cárceles en instituciones correccionales, que en realidad están tratando de corregir a la gente, entonces una gran parte de esos criminales que están saliendo, porque sus sentencias están terminando, se recibirán en el camino correcto. Y si se pierden, bueno, los recuperas. Y los mandas, de vuelta a la cárcel. Pero necesitas que el sistema funcione.

Quiero decir, no estamos inventando el agua caliente. Es solo hacer las cosas correctas que las fuerzas de seguridad con sentido común tienen que hacer. Tenemos que arreglar nuestro tejido social para que los niños no sientan la necesidad de entrar a la pandilla. Y tenemos que arreglar nuestro sistema carcelario.

Davis: Por último, quiero preguntarle acerca de su elección. El mes pasado, como hemos mencionado, usted fue elegido por amplios márgenes. Un candidato de un tercer partido. Y también tiene un gran medio de comunicación social. Entiendo que tienes 37 años. ¿Es eso correcto?

Bukele: Sí.

Davis: Entonces, ¿qué cree que fue lo resonó más en su campaña? ¿Con la gente?

Bukele: Creo que fueron un par de factores diferentes. Uno de ellos, fui alcalde de la capital, San Salvador. Y cuando terminamos nuestro mandato, terminamos con una tasa de aprobación del 84 por ciento. Así que a la gente le gustan nuestras promesas, pero también saben que cumpliremos nuestras palabras y nuestras promesas, porque ya lo hemos hecho. Ese es uno de los factores.

El segundo es que creo que nos conectamos mejor con la mayoría de la gente que está… la mayoría de la que gente está viendo sus teléfonos más tiempo que viendo sus televisores. Por lo tanto, es bueno tener anuncios en la televisión, pero es mejor conectar a la gente a través de las redes sociales en nuestros tiempos.

Y la otra cosa es que creo que la gente también estaba harta del estatus quo, del sistema bipartidista porque han sido los ladrones de un lado y los ladrones del otro los que han estado robando y robando el dinero de la gente.

Verán expresidentes con 300 millones de dólares, 400 millones de dólares del dinero público. Y el país sin medicina, con escuelas sin techo. Tenemos el 80 por ciento de nuestras escuelas sin acceso a Internet. La gente estaba harta de eso, así que la gente quería un cambio.

Y ahora mismo, tenemos un enorme electorado. Ganamos en los 14 departamentos. Ganamos en 59 de las 60 ciudades más importantes. Ganamos en 262 ciudades del país. Ganamos en todos los sectores y nichos. Pero ahora mismo, eso se transforma en una responsabilidad, porque las expectativas son tan altas que, si no cumplimos esas expectativas, podría ser realmente malo. Así que tenemos que cumplir o superar las expectativas que la gente tiene de nosotros

Davis: Presidente electo Nayib Bukele, realmente apreciamos que se tome el tiempo para atendernos.

Bukele: Gracias.

Daniel Davis a través de Daily Signal.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: América

Video Destacados