La garrapata asiática se diferencia de otros arácnidos por su capacidad de autoclonarse en grandes cantidades. Esta especie es nativa de países asíaticos como China, Corea y Japón y está presente en ciertas islas del Pacífico como Hawái, Nueva Zelanda y Australia.

Desde que se observa su actividad en 2017, la garrapata de cuernos largos no ha dejado de extenderse por nuevos territorios, desde la costa este estadounidense hasta llegar al estado de Nueva York. Un nuevo estudio, publicado en la revista Energing Infectious Diseases, alerta que la población de esta garrapata es mayor de lo que se pensaba.

En 2018, científicos estadounidenses llevaron a cabo un exhaustivo censo local donde la especie invertebrada fue encontrada en 16 de los 32 parques analizados. “La preocupación por este insecto reside en que podría transmitir patógenos humanos y hacer enfermar a las personas”, explica la investigadora Maria Diuk-Wasser, profesora asociada del departamento de Ecología, Evolución y Biología Medioambiental de la Universidad de Columbia (EE. UU. .

Garrapatas que se autoclonan invaden Nueva York
Garrapatas que se autoclonan invaden Nueva York

Los expertos dieron la voz de alarma tras conocerse la presencia del primer ejemplar en Nueva York y, así, intentar detener su propagación hacia nuevas áreas. Según publica la Agencia Sinc, la hembra puede autoclonarse a través de la reproducción asexual. Asimismo, su capacidad de reproducción sexual puede producir entre 1.000 y 2.000 huevos a la vez.

La amenaza que representa este parásito para la salud humana aún se desconoce. En algunas regiones de Asia, los informes aseguran que transmite un virus conductor de enfermedades como la fiebre hemorrágica y la erliquiosis, patología bacteriana que puede provocar graves síntomas gripales si no es tratada a tiempo.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes

 

Categorías: América EE.UU

Video Destacados