Los oficiales de aplicación de la ley en la frontera tienen la intención de aumentar el número de solicitantes de asilo que son enviados al otro lado de la frontera con México.

Como parte de su intento multifacético de tomar medidas efectivas contra la masiva cantidad de inmigración ilegal que está ocurriendo en la frontera sur, el gobierno de Estados Unidos planea aumentar sustancialmente el número de solicitantes de asilo que son enviados de regreso a México mientras esperan sus respuestas de la corte, según un funcionario de la administración Trump que habló con The Associated Press.

Aproximadamente 60 solicitantes de asilo al día son devueltos a México en los puertos de entrada de El Paso, Calexico y San Ysidro. A estas personas se les permite regresar a los Estados Unidos para sus citas en la corte, pero con un atraso de más de 700,000 casos de inmigración, podrían esperar años para que los casos progresen a través del sistema. Numerosos partidarios de una respuesta firme a la inmigración – incluyendo al Presidente Donald Trump – argumentan que muchos migrantes están presentando solicitudes de asilo falsas como medio para entrar a los Estados Unidos.

“Hay gente que viene, sabes que todos son recibidos por los abogados… Y salen, y son recibidos por los abogados que les dicen: ‘Di la siguiente frase: Tengo mucho miedo por mi vida'”. “Temo por mi vida”. OK”, dijo el presidente durante un discurso en Michigan el jueves. “Y luego miro al tipo. Parece que acaba de salir del ring. Es un campeón mundial de los pesos pesados. Es una gran estafa”.

Los funcionarios de inmigración pretenden repatriar hasta 300 migrantes al día al final de la semana. Sin embargo, hasta ahora el plan se ha desarrollado con lentitud. En San Ysidro, por ejemplo, el gobierno mexicano ha estado dispuesto a acoger hasta 120 solicitantes de asilo a la semana, pero Estados Unidos sólo ha devuelto 40 por semana durante las primeras seis semanas.

Todo el esfuerzo es parte de la política “Permanecer en México” de la administración Trump, que no se aplica a los ciudadanos mexicanos ni a los niños.

La firme respuesta de Estados Unidos a la nueva ola de inmigración ilegal
Inmigrantes de América Central y Cuba caminan por una carretera durante su viaje hacia los Estados Unidos, en Tuzantán, en el estado de Chiapas, México, el 25 de marzo de 2019.

Los planes llegan cuando la administración Trump se ha embarcado en varias iniciativas diferentes para frenar la inmigración ilegal.

Trump declaró una emergencia nacional, permitiéndole asignar miles de millones de dólares más para la construcción de un muro en la frontera sur. El Departamento de Estado anunció el sábado que trabajará para retener alrededor de 700 millones de dólares en ayuda financiera a El Salvador, Guatemala y Honduras por -como argumenta Trump- no haber logrado detener el flujo de inmigrantes ilegales que abandonan sus países.

Trump también ha advertido que está preparado para cerrar completamente la frontera México-Estados Unidos.

Jason Hopkins a través de Daily Caller.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Video Destacados