Un escándalo por corrupción implica a Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, a quien la oposición le pidió la renuncia al cargo luego de que fuera acusado de impedir la investigación contra SNC-Lavalin, una empresa de ingeniería denunciada por fraude y corrupción.

Jody Wilson-Raybould, exministra de Justicia y ex fiscal general, acusa a Trudeau y a funcionarios de su oficina, y su detallado testimonio dió inicio al escándalo, al cual Trudeau responde evasivamente, mientras el número de sus seguidores disminuyen, informó The Guardian.

Gerald Butts, amigo y asesor cercano del primer ministro renunció hace dos semanas, y las encuestas señalan que sus adeptos disminuye, algo preocupante antes las elecciones a realizarse en octubre.

“Es muy perjudicial y muy grave”, dijo Penny Collenette, una profesora de la Universidad de Ottawa que se desempeñó como directora de nombramientos bajo un ex primer ministro liberal. Todos los políticos quieren proteger los puestos de trabajo, dijo. “Pero creo que la pregunta que hay que hacerse aquí es: ¿a qué precio?”, citada por Bloomberg.

El caso SNC-Lavalin

SNC-Lavalin, al parecer pagó sobornos por valor de 36 millones de dólares a la familia de Muammar Gadafi, en Libia, según las acusaciones, para obtener contratos en ese país entre los años 2001 y 2011. De ser hallada culpable la empresa quedaría impedida de participar en licitaciones federales durante 10 años.

La nómina de la compañía es de 50.000 empleados, 3.400 de ellos en Quebec, Canadá.

La empresa envuelta en el escándalo pide que se conceda un “acuerdo de enjuiciamiento diferido”, que le permitiría pagar una multa en lugar de ir a juicio, y no se le prohibirían las licitaciones. Pero los fiscales federales han decidido llevar a cabo un juicio.

El supuesto delito de Trudeau

El primer ministro, el ministro de finanzas y sus funcionarios son acusados de presionar a Wilson-Raybould, quien testimonió los esfuerzos “consistentes y sostenidos” de aquellos para que cambiara de opinión; también de la solicitud a los fiscales para que intervengan en favor del acuerdo, a lo que no accedieron.

Por su parte Trudeau admite haber intervenido en el caso, pero de manera respetuosa y en busca de favorecer los empleos que eventualmente se perderían de resultar impedida la empresa acusada.

Las reacciones políticas

Andrew Scheer el líder de la oposición, pidió la renuncia del mandatario, en tanto que otros dirigentes solicitan más investigaciones.

No se han presentado menciones de apoyo de alto perfil a los testimonios de la exfiscal, y es posible que el escándalo no perjudique mucho la imagen del primer ministro en Quebec, sede de la compañía acusada de soborno, pero aún se espera la respuesta del resto del país.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

Temas: Categorías: América

Video Destacados