Jay Barrett sufre fibrosis quística, una enfermedad genética hereditaria que colapsa los pulmones. En su caso, los médicos ya no pueden hacer nada por salvarle la vida, y ha sido dado de alta para morir en su casa de West Haven en Connecticut.

Su último deseo era hablar con el presidente, Donald Trump, del que es un ferviente seguidor. Su hermana, Bridgette Hoskie, concejal y “cien por cien demócrata”, logró que cumpliera su sueño.

El martes por la noche, Barrett recibió una llamada desde la Casa Blanca.

Su hermana se enteró en el último minuto de que el presidente iba a llamar, y corrió a casa de Barrett sin decirle nada. Cuando descolgó el teléfono, se lo dio a su hermano sin decirle nada. Entonces él escuchó la voz de una persona que le decía, “Soy de la Secretaría del Presidente de Estados Unidos, ¿tiene usted tiempo para hablar con él?”.

“Bueno, Jay, pareces muy guapo, ya he visto una foto tuya”, le dijo Trump.

“Señor presidente, en las buenas y en las malas, y sabe que ha habido muchas malas, y ha habido muchas buenas, yo le apoyo”, le dijo Barret, de 44 años.

Trump le respondió que es “un campeón”, y le adelantó que le enviaría una carta personal.

“Desearía que pudieras venir a un mitin, ojalá pudieras venir”, le dijo Trump, “sé que te gusta ese tipo de cosas y desearía que pudieras venir. Y suena como que tienes una hermana magnífica”.

“Eres mi tipo de hombre, Jay, estoy muy orgulloso de ti”, añadió el presidente, “volveremos a hablar, ¿de acuerdo? Sigue luchando, los dos luchamos”.

En la imagen Jay Barrett y su hermana Bridgette Hoskie posan para la foto en las instlaciones de la UCI en el Hospital Yale New Haven en New Haven, Conn. Barrett. (Bridgette Hoskie a través de AP)
En la imagen Jay Barrett y su hermana Bridgette Hoskie posan para la foto en las instlaciones de la UCI en el Hospital Yale New Haven en New Haven, Conn. Barrett. (Bridgette Hoskie a través de AP)

Barrett ha indicado al diario New Haven Register que también le ha llamado Eric Trump, hijo del presidente, que le dijo que “están empujando y rezando por mí”.

Barrett asegura haber sido toda su vida un votante independiente, pero en 2008 votó por el demócrata Barack Obama y no le gustaron muchas de sus políticas, incluido el seguro sanitario obligatorio. Se dio entonces cuenta de que es republicano, y se enamoró de Trump, asegura, por sus políticas.

“No me creo que haya llamado, estoy en éxtasis”, afirmó el hombre.

Jay Barrett y su sobrina Tianna Greene, en New Haven, estado Connecticut, el 3 de marzo de 2019 Bridgette Hoskie / AP
Jay Barrett y su sobrina Tianna Greene, en New Haven, estado Connecticut, el 3 de marzo de 2019
Bridgette Hoskie / AP

Tenía intención de ir a Washington DC a estrecharle la mano, pero ha tenido que conformarse por ahora con la llamada.

Los médicos le han dado seis meses de vida, pero confía en poder votar en 2020.

Mira el video de la llamada (en inglés):

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados