Compartir

Redacción BLes – “Los cubanos invadieron Venezuela hace mucho tiempo”.

La cita pertenece al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y expone que el grado de penetración del régimen comunista ha sido tal que afecta las esferas más sensibles del poder del país sudamericano.

En efecto, Caracas se convirtió en un socio crucial de La Habana, pero no solo en el comercio sino en sectores estratégicos tales como la energía o la defensa.

La cercanía es tal que ya en 2007, Hugo Chávez llegó a decir que ambos países eran “una sola nación”.

“En el fondo somos un solo gobierno”, afirmó en ese entonces.

Entonces, ¿qué se juega La Habana en la crisis política que hoy atraviesa Venezuela? ¿La eventual caída de Maduro podría provocar un fenómeno similar en el régimen comunista cubano?

El ‘salvavidas’ de la isla: Médicos a cambio de petróleo

medico cubano

La llegada de Hugo Chávez al poder de Venezuela en 1999 marcó el inició de las estrechas relaciones que mantienen La Habana y Caracas.

Según datos oficiales, citados por el periodista de la BBC Ángel Bermúdez, ya para el año 2000 el país sudamericano se había convertido en el principal socio comercial de la isla, alcanzando más de 900 millones de dólares en el intercambio comercial.

En ese año se firmó el acuerdo que constituiría la base de la relación económica entre ambos países: el intercambio de petróleo venezolano por servicios profesionales cubanos.

La venta de servicios profesionales es el principal ingreso en divisas de Cuba“, explica Carmelo Mesa-Lago, catedrático emérito de Economía y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Pittsburgh, en conversación con BBC Mundo.

Esos servicios incluyen médicos, enfermeras, maestros, entrenadores de deporte y personal de seguridad.

“Se ha publicado que Venezuela compra el 75% de esos servicios profesionales“, añade el experto exponiendo la estricta dependencia del régimen cubano con respecto al país sudamericano. 

De hecho, con el paso de los años, estas exportaciones cubanas se fueron incrementando año tras año hasta alcanzar en 2013 los US$10.420 millones.

De ese monto, US$7.800 millones correspondían a Venezuela y en su mayoría eran médicos integrales que participan en un programa de atención primaria conocido como Barrio Adentro.

Le puede interesar: Lo que hay detrás del comercio de médicos esclavos de Cuba.

De acuerdo con Mesa-Lago, en el punto máximo del intercambio hubo hasta 40.000 especialistas cubanos en Venezuela.

Para citar un caso concreto, en 2008, el entonces ministro de Salud de Venezuela, Jesús Mantilla, reconoció que en su país había 29.996 profesionales cubanos trabajando en ese sector: 13.020 médicos, 2.938 odontólogos, 4.170 licenciados en enfermería y 9.168 técnicos en salud.

Un buen negocio (para unos pocos)

Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel, actual mandatario de Cuba.
Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel (d), actual mandatario de Cuba.

Las cifras citadas evidencian la dependencia del régimen comunista con respecto a Venezuela, pero hay más: este acuerdo parece haberse transformado en una gran negocio (para La Habana).

Según estimaciones realizadas por el economista Mesa-Lago hace unos años, Venezuela pagaba por cada médico cubano siete veces el costo promedio de un médico venezolano

Eso significaba, en términos concretos, que Venezuela estaba subsidiando el petróleo que adquiría la isla.

Sin embargo, ante este marco, los médicos cubanos no solo reciben una ínfima parte de ese dinero, sino que -según denunciaron en varias ocasiones- son explotados en condiciones de trabajo esclavo.

De hecho, un grupo de estos profesionales detalló a fines del año pasado que:

– No tienen acceso a sus familias

– Trabajan en horarios excesivos

– Viven en condiciones precarias

– Son constantemente hostigados y sometidos a la vigilancia de los servicios de “inteligencia”. 

La llegada de Bolsonaro y el comienzo del fin

Bolsonaro presenta cuadro "compatible con neumonía"
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Imagen de archivo)

El apoyo a Cuba por esta vía se ha mantenido hasta la actualidad, al punto que el mes pasado, Maduro anunció que llegarían al país unos 2.500 médicos cubanos de los 8.000 que estaban trabajando en Brasil, antes de la llegada al poder de Jair Bolsonaro.

El gigante sudamericano era, después de Venezuela, el segundo mayor receptor de médicos cubanos.

Sin embargo, inclusive antes de asumir su mandato, Bolsonaro denunció que el régimen cubano se queda con el 75 por ciento de los sueldos de los médicos.

“Cuando la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recibía 10.000 reales (2.700 dólares) por profesional integrante de la iniciativa, es de conocimiento público que esa suma no era entregada enteramente a los médicos, quedando buena parte de ella retenida por el Gobierno cubano”, denunció el Ministerio Público Federal de Brasil.

Le puede interesar: La entrada de Jair Bolsonaro supone un duro golpe al comunismo cubano.

Bolsonaro fue contundente: no quiso que su país siga siendo cómplice de financiar la dictadura cubana.

De hecho, en cálculos del sitio Libre Mercado, la dictadura comunista obtiene alrededor de 11.500 millones de dólares anuales por los 55.000 médicos que envía a varios países del mundo.

El comercio de médicos esclavos de Cuba
El comercio de médicos esclavos de Cuba

En efecto, el presidente brasilero expuso que este convenio funcionaba como una gigantesca red de trabajo esclavo donde se hacía labor de inteligencia a través de falsos médicos y donde se gestaron “golpes” contra la democracia brasilera.

El primer avión devuelto de Brasil a Cuba llevaba entre 196 a 200 espías repatriados de manera intempestiva por temor a que se fiscalizasen sus nombres. Estos falsos médicos hacían labor de inteligencia, explica en una columna para BLes José Raúl Rodríguez Rangel, quien formó parte del Colegio Médico Independiente de Cuba en Las Villas y hoy se desempeña como representante del Foro Antitotalitario Unido de Cuba (FANTU) en América del Sur.

“Existe una política sistemática del Estado Cubano de ocultar el trato lesivo contra sus médicos”, apunta el médico y activista político cubano que hoy reside en el exterior.

Ciertamente, la llegada de Bolsonaro al poder de Brasil supuso un duro golpe para Cuba. Inclusive, además de finalizar el convenio con los médicos de la isla, el mandatario afirmó que le cobraría al régimen cubano hasta el último centavo de los préstamos que le ha otorgado el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil.

Le puede interesar: Las pérdidas millonarias que soportará Cuba tras retirarse del programa “Más Médicos” de Brasil.

La exportación del terror

El presidente Nicolás Maduro junto con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello (der.), junto a un retrato de Hugo Chávez.
El presidente Nicolás Maduro junto con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello (der.), junto a un retrato de Hugo Chávez.

Los vínculos entre Venezuela y Cuba no son solo a nivel económico sino que abarcan temas sumamente sensibles y estratégicos como la defensa y el aparato represivo.

Rocío San Miguel, Presidente de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, señala que el régimen cubano “ha tenido una injerencia completamente indebida” en cinco áreas clave del gobierno venezolano:

– Registros y notarías

– Identificación y extranjería

– Organización de la Policía Nacional Bolivariana

– Participación en los órganos de inteligencia y contrainteligencia

– Presencia dentro de la Fuerza Armada Nacional

De hecho, en diálogo con la BBC, San Miguel sostiene que la presencia de militares cubanos en los cuarteles venezolanos es permanente.

Aún más, revela que muchos de estos cubanos tienen acceso a áreas del Ministerio de la Defensa que están vedadas para los propios oficiales venezolanos.

“Tenemos testimonios de efectivos militares que dan cuenta de la presencia cubana en distintas épocas y en distintos espacios dentro de la FAN (Fuerzas Armadas de Venezuela)”, indica.

Agrega que estos militares cubanos no solo realizan obras en instalaciones militares sino que forman parte de “reuniones de diseño del concepto estratégico-militar” de Venezuela.

El grado de injerencia de La Habana en la defensa venezolana también se refleja en el aparato represivo del gobierno de Nicolás Maduro.

Según palabras del propio Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), actualmente en Venezuela la penetración cubana ronda el número de 46 mil “cooperantes”, entre los que se encuentran 22 mil militares y espías del régimen de La Habana.

Almagro expresó que “los mecanismos de terror y represión” que el régimen comunista cubano utiliza contra su propia gente, también los “exporta silenciosamente al resto de la región”.

En agosto de 2017 líderes de la oposición cubana denunciaron en conferencia de prensa que “el castrismo ensaya en Venezuela su tecnología represiva”.

En este sentido, numerosos testigos víctimas de la ola represiva en Venezuela (y también en Nicaragua) han asegurado que los presos políticos de esos dos regímenes son torturados por oficiales operativos con acento cubano.

La crisis de Venezuela ¿y el fin del comunismo en Cuba?

El presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel.
El presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel.

La estrecha dependencia de La Habana con respecto a Caracas se ha visto reflejada en la significativa caída del intercambio comercial ante la dura crisis que sufre la economía venezolana (cuyo PIB cayó 18% en 2018, acumulando un descenso de 50% en los últimos cuatro años, según cifras de Mesa-Lago).

En números oficiales -citados por la BBC-, el intercambio bilateral cayó de 8.562 millones de dólares en 2012 a 2.213 millones de dólares en 2017, pese a lo cual Venezuela sigue siendo el principal socio de la isla.

Entonces, ¿cómo podría afectar a Cuba un hipotético cambio de gobierno en Venezuela?

Una Venezuela con Maduro al frente es algo existencial para Cuba“, sintetiza Rocío San Miguel.

“Ese es un esquema de usufructo tan amplio, tan poderoso, que tiene alcances inimaginables”, añade y aclara: “Uno puede documentar algunos aspectos formales pero debajo de esa alfombra hay cualquier cantidad de soporte económico, de logística que provee Venezuela para el gobierno y el poder cubano“.

Le puede interesar:

Los cuatro países en los que podría refugiarse Nicolás Maduro si decidiera irse de Venezuela.

– “A Cuba no vuelvo más”: Médicos cubanos desertan y deciden quedarse en Brasil.

“Va a ser un impacto muy serio“, advierte por su parte el economista Mesa-Lago estimando que el fin de la ayuda venezolana provocaría una pérdida entre 10% y 12% del PIB en un año.

“Sería catastrófico“, apunta el politólogo e internacionalista Carlos Romero explicando que ya la situación económica de Cuba en los últimos dos años ha sido “muy difícil”.

En conversación con la BBC, Romero detalla que en la isla la situación es tan delicada que hay muchos sectores sociales que viven prácticamente de la mendicidad y hay cortes de luz mucho mayores que los que hay en Venezuela.

Desde la misma Mayor de las Antillas, el opositor cubano Guillermo “Coco” Fariñas coincide en que la ‘inminente’ caída del régimen de Venezuela tendrá su repercusión en la isla.

“El castrismo tiene sus días contados cuando caiga Maduro”, afirma el dirigente político en diálogo con BLes.

En ese sentido, el exsecretario de Defensa estadounidense, James Mattis, fue contundente: “Hasta Castro sabe ahora que el modelo de Cuba ya no funciona para Cuba, ni para nadie más”.

Por Miguel Díaz – BLes

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

¿La crisis en Venezuela podría desencadenar el fin del comunismo en Cuba?
5 (100%) 3 votos

Compartir

Video Destacados