Compartir

Redacción BLes – El gobierno de Brasil anunció el lunes la aprobación de una ley mediante la que se concederá el perdón a los presos que padezcan enfermedades graves, exceptuando a aquellos que hayan cometido delitos violentos, de corrupción o tráfico de drogas.

La normativa firmada por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su recientemente nombrado ministro de Justicia, Sergio Moro, y publicada en el Diario Oficial de la Unión, se dirige a aquellos reclusos que no pueden recibir el tratamiento y la atención apropiados en prisión.

Dentro de este grupo de internos se contarán los que se encuentren en “estado terminal”, sufran ceguera u otra clase de afecciones que dificulten su movilidad.

El indulto se podrá solicitar en los siguientes casos:

  • Paraplejia, tetraplejia o ceguera adquirida posteriormente a la comisión de la infracción o su consiguiente, probada por el informe médico oficial, o, en ausencia del informe, por el médico designado por el Tribunal de Ejecución.
  • Enfermedad grave, permanente, que, simultáneamente, impone limitación severa de la actividad y que requiere atención continua que no puede ser proporcionada en el establecimiento penal, ya confirmado por el informe médico oficial, o, en ausencia del informe, por el médico designado por el Tribunal de Ejecución.
  • O enfermedad grave, malignidad o síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), en etapa terminal.

El indulto no podrá aplicarse en los siguientes casos:

  • Reos por crímenes atroces.
  • Crímenes con violencia agravada contra las personas.
  • Delitos de tortura.
  • Participación en organizaciones criminales.
  • Terrorismo.
  • Violación y acoso sexual.
  • Violación de personas vulnerables.
  • Corrupción de menores.
  • La satisfacción del deseo en presencia de niños o adolescentes.
  • Favorecer la prostitución u otras formas de explotación sexual de niños o adolescentes o personas vulnerables.
  • Malversación.
  • Aceptación de sobornos.
  • Soborno.
  • Tráfico de influencias.
  • Vender o conducir a implicarse en asuntos con las drogas.

Las autoridades penitenciarias enviarán al Ministerio Público todos los posibles casos de los internos, para que sea el juez en última instancia el que decida sobre su excarcelación, informó G1.

Según los datos oficiales publicados por EFE, Brasil posee una población reclusa de 800.000 personas, lo que sitúa al gigante sudamericano en la tercera posición mundial en cuanto a número de internos, solo por detrás de EE. UU. y China.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbase!

El gobierno de Bolsonaro indulta en Brasil a los presos no violentos con enfermedades graves
Califique esta publicación

Compartir

Video Destacados