Redacción BLes – El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reiteró sus críticas hacia la izquierda por proteger al “terrorista” Cesare Battisti después de que confesara el lunes su participación en cuatro crímenes ante un tribunal italiano.

“Durante años he denunciado la protección que se da al terrorista, y que se le trata aquí como a un exiliado político”, denunció el mandatario después de que el fiscal Alberto Nobili, jefe de la sección antiterrorista de Milán, asegurara que Battisti ha sido declarado el autor material de dos de los cuatro atentados fatales perpetrados en los años setenta.

En este sentido, Bolsonaro enfatizó que dio cumplimiento a la promesa que había hecho durante las últimas elecciones brasileñas cuando dijo que lo enviaría “de vuelta a Italia para que pagara por sus crímenes”.

Battisti, un ‘héroe’ de la izquierda, vivía en una colonia de vacaciones en Brasil provisto y apoyado por el gobierno” anterior de los partidos de los Trabajadores (PT), “y sus líneas auxiliares”: Socialismo y Libertad (PSOL) y Comunista do Brasil (PCdoB) y el Movimiento Sin Tierra (MST), explicó el mandatario.

Battisti “confesó por primera vez haber participado en cuatro asesinatos cuando se unió al grupo terrorista Proletarios Armados por el Comunismo (PAC)” tras negarlo durante décadas, señaló.

“La nueva posición de Brasil es un mensaje para el mundo: ¡Hemos dejado de ser el paraíso de los bandidos!”, enfatizó Bolsonaro en las redes sociales.

Después de admitir su responsabilidad en cuatro asesinatos pidió perdón a los afectados de sus crímenes, según el fiscal Nobili: “Me doy cuenta del dolor que he causado y pido perdón a los familiares”, declaró Battisti.

El escurridizo Cesare Battisti

Hasta la fecha sus abogados habían presentado al reo como una víctima y pedían que su caso se tratara como algo político, debido a que sucedió en un período turbulento de la historia de Italia conocido como los años de plomo, y que su vida correría peligro si lo extraditaban a Italia para procesarlo.

“Se refugió en el extranjero durante décadas, gracias a su imagen de ser una víctima inocente de la persecución política. Ahora ha decidido decir la verdad”, describió Nobili.

Battisti se escapó de la cárcel de Frosinone, Italia en 1981, y huyó a Francia donde vivió 15 años porque el socialista francés François Mitterrand impidió su extradición, convirtiéndose en un escritor de novela negra de la editorial Gallimard.

En 2004 se fugó a Brasil cuando el nuevo presidente Jacques Chirac decidió extraditarlo a Italia. Pasados tres años lo detuvieron y encarcelaron en Río de Janeiro, donde comenzó una huelga de hambre aludiendo a que moriría en Brasil antes que volver a Italia.

Dos años después, en 2009, cuando la justicia brasileña aprobó su extradición, el entonces presidente izquierdista Luis Ignacio Lula da Silva -ahora encarcelado por delitos de corrupción- lo protegió negándose a permitirla.

En 2011, liberaron a Battisti y se instaló en Brasil hasta principios de este año cuando el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asumió el cargo y en colaboración con las autoridades italianas y la Interpol, finalmente lo extraditó a Italia para que fuera juzgado tras pasar 37 años como fugitivo de la Justicia.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de YouTube BLes Mundo? ¡Suscríbase!

Video Destacados