Redacción BLes – Se dispara el número de inmigrantes ilegales que eligen la “auto-deportación” en Estados Unidos.

El número de solicitudes de “salida voluntaria” concedidas en 2017 se había incrementado casi en un 50 por ciento.

Ahora, analistas independientes del Proyecto Marshall afirmaron citando documentos oficiales que en 2018, el número se duplicó con respecto al año anterior, alcanzando la cifra de 29.818 peticiones, su máximo en siete años.

El Departamento de Justicia anticipó al comienzo del mandato del presidente Donald Trump que el incremento de salidas voluntarias estaba siendo el resultado de un esfuerzo continuo para “devolver el imperio de la ley al sistema de inmigración de Estados Unidos”.

Bajo una orden de “salida voluntaria”, las personas -sin historial delictivo- que residen ilegalmente en Estados Unidos, aceptan salir del país en una fecha determinada, para evitar la detención y la deportación.

Si no cumplen su promesa, la orden se convierte automáticamente en una orden de expulsión, que le impedirá reingresar al país durante mucho tiempo.

Sin embargo, el inmigrante ilegal que abandona el país voluntariamente por sus propios medios, después de que un juez de inmigración se lo permite, puede optar al reingreso.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro nuevo canal de YouTube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Video Destacados