Redacción BLes – El gobierno de México reveló el lunes los nombres de las empresas que cobran cifras multimillonarias pese a mantener sus gasoductos cerrados, advirtiendo que buscará conciliar los 21 mil millones de dólares que les ha pagado el estado por un servicio que nunca dieron.

Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, informó durante el discurso matinal del presidente de la República, que las compañías son Carso, IEnova y TransCanada, las cuales recibieron contratos ventajosos durante las anteriores administraciones.

En este sentido, Bartlett también nombró una larga lista de funcionarios involucrados en lo que denominó “contratos leoninos”: “Tenemos en el período de Carlos Salinas de Gortari, período en el que se abre a la participación de las empresas privados: José Córdova Montoya, que participó en el negocio eléctrico y luego abrió una empresa que todavía opera”, matizó.

“Jesús Reyes Heroles González Garza, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, quien estuvo en los sexenios de Ernesto Zedillo y Felipe Calderón, Alfredo Elías Ayub, Felipe Calderón Hinojosa, Georgina Kessel Martínez y Jordy Herrera Flores”, enumeró. 

El anuncio se produjo en el marco de la presentación del nuevo plan para fortalecer la compañía de electricidad pública de México (CFE – Comisión Federal de la Electricidad), con el que la administración pretende “producir más energía, promover una real competencia y que no se favorezca a particulares en detrimento de las empresas públicas”.

La medida prevé la modernización de “60 presas hidroeléctricas de todo el país que se dejaron de utilizar y no se modernizaron en 30 años, así como plantas y líneas de transmisión”.

“Contratos leoninos”

En este marco, López Obrador, mientras mantiene una lucha abierta contra el asunto del multimillonario robo de combustible, denunció que desde aquel entonces, la CFE se ha visto obligada a comprarle el gas a estas empresas.

Asimismo, los acuerdos forzaban al estado a pagar el servicio de varios gasoductos que han permanecido cerrados, por un total de 21 mil millones de dólares.

También señaló que estos particulares han recibido subsidios y el pago de una cuota fija por el mantenimiento de las instalaciones.

“En todo esto han participado funcionarios, exfuncionarios del sector energético de la CFE, la práctica totalmente inmoral, de que los empresarios terminan su desempeño en el sector público y se pasan a trabajar a las empresas que reciben contratos”, denunció López Obrador quien aseguró estar buscando “convenios voluntarios” para que las empresas no suban los precios de la electricidad a los consumidores.

“El Estado mexicano tiene el compromiso de no aumentar los precios de la energía eléctrica a los consumidores, pero queremos que las empresas particulares ayuden en este propósito”, afirmó.

El mandatario concluyó que buscará reparar todos estos daños negociando un plan de conciliación con las empresas particulares, al tiempo que estudia impulsar una normativa para que los funcionarios no puedan entrar a trabajar en ninguna empresa con la que hayan mantenido contacto mientras estaban en el cargo, hasta más de diez años después de abandonarlo.

“Lo vamos a prohibir. Ya está la iniciativa de ese propósito, que tiene que ver con la iniciativa, con el proyecto de austeridad y con otras leyes. Pero va a quedar prohibido”, explicó.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbase!


Video Destacados