Redacción BLes – En la Isla Grande de Hawái, donde la actividad del volcán Kilauea no cesa, hay una planta de energía geotérmica. En Internet circulan cada vez más versiones que afirman que la actividad de esta planta habría disparado la actividad volcánica.

Hay un largo debate sobre si la Planta Geotérmica de Puna (PGV) ha estado realizando fracking (fracturación hidráulica) en el área. En realidad, en gran parte se trata meramente de una cuestión de terminología porque, como informa hawaiifracking.com, “la perforación y la inyección de agua fría en las rocas calientes utilizadas en las plantas de energía geotérmica fracturan las rocas, lo que puede inducir terremotos”.

De hecho, ya sea que la inyección profunda de fluido tenga como objetivo capturar petróleo, gas o calor (geotérmica), la etapa inicial del proceso es la misma. Los terremotos inducidos por esta inyección de agua podrían obviamente desencadenar una erupción volcánica.

Esta última es la teoría del periodista independiente Jon Rappoport, quien publicó un artículo titulado “¿El fracking causó la erupción del volcán Hawái?”. Rappoport ha sido reportero de investigación durante 30 años para CBS Healthwatch, LA Weekly, Spin Magazine y Stern, entre otros medios de Estados Unidos y Europa; fue nominado al Premio Pulitzer y candidato al Congreso de los Estados Unidos por California.

videoPlayerId=eb78a3d4d

Ad will display in 10 seconds

(Vista aérea de la planta geotérmica)

En el siguiente video, producido por la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional de Estados Unidos (NOAA es la sigla en inglés), se aprecia la sucesión de los sismos ocurridos en el Estado de Leilani entre el 30 de abril y el 6 de mayo (la erupción del volcán empezó el 4 de mayo). En este territorio se encuentran simultáneamente la planta geotérmica -encima del volcán- y el cráter del volcán -a 23 kilómetros de la planta-.

Hacia el final del video, los círculos amarillos, que representan un mayor diámetro e intensidad de la actividad sísmica, ocurren justamente bajo el emplazamiento de la planta geotérmica, lo que difícilmente pueda ser una mera coincidencia, dada la intensa ruptura de rocas del subsuelo -que puede llegar a varios kilómetros de profundidad-, usadas en la planta para la obtención de la energía que comercializan.

videoPlayerId=aaadc217b

Ad will display in 10 seconds

Perforación geotérmica

La perforación geotérmica comenzó en la Isla Grande de Hawái en 1993. La Planta Geotérmica de Hawái es conocida como Puna Geothermal Venture (PGV) y es propiedad de Ormat Technologies, Inc. La electricidad generada en la planta de PGV es adquirida por Hawaiian Electric Company (HELCO). PGV actualmente genera 38MW de electricidad, y HELCO tiene una Solicitud de Propuesta en proceso para agregar 50MW adicionales.

Los datos científicos, presentados por el Dr. Michael E. Salla, relacionan claramente la actividad de fracking no reconocida en la Empresa Geotérmica de Puna como un factor de lo que está ocurriendo con los flujos de lava y los terremotos.

El Dr. Salla obtuvo su doctorado en Gobierno en la Universidad de Queensland, Australia, y es un erudito reconocido internacionalmente en política internacional, resolución de conflictos y política exterior de los Estados Unidos. Asimismo es autor/editor de varios libros y es fundador del Instituto Exopolítico y la Revista Exopolítica.

También es autor de más de setenta artículos, capítulos y reseñas de libros sobre la paz, los conflictos étnicos y la resolución de conflictos. Ha ocupado cargos académicos en varias universidades de Estados Unidos y Australia.

La técnica de fracking geotérmico es similar a la de fracking de petróleo y gas en varios aspectos. Por lo general, la perforación llega a miles de pies de profundidad, luego se bombea agua a alta presión a las rocas calientes para fracturarlas y expandir las grietas.

El agua calentada es entonces devuelta a la superficie para generar vapor que alimenta las turbinas para la electricidad.

Al igual que otras formas de fracking, el bombeo de agua a alta presión en la corteza terrestre puede interrumpir la composición con consecuencias imprevistas, como terremotos inducidos.

“La inyección de aguas residuales aumenta la presión de los poros subterráneos, lo que puede lubricar las fallas cercanas y hacer que los terremotos sean más probables”, sostiene una publicación del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

A su vez, Miles Wilson, un geofísico de la Universidad de Durham que trabaja en el esfuerzo de investigación de los terremotos inducidos por el hombre, declaró que “cualquier operación de fracturación hidráulica exitosa induce microsismicidad porque la roca está fracturada. El número de pozos fracturados hidráulicamente ha aumentado en los últimos años, por lo que obviamente habrá una tendencia entre el número de pozos fracturados hidráulicamente con éxito y la cantidad de microsismicidad asociada”.

“La tendencia más importante es entre pozos hidráulicamente fracturados y terremotos inusualmente grandes, probablemente relacionados con la reactivación de fallas geológicas preexistentes”, concluye el geofísico en una publicación de Science Daily.

Por su parte, otro estudio realizado el 27 de julio de 2013 por la Universidad de California – Santa Cruz confirmó la correlación entre el Fraccionamiento Geotérmico y los terremotos, según una publicación de Science Daily.

Técnica de fracking geotérmico. Fuente: hawaiifracking.com

El debate acerca del fracking geotérmico

Existen diferentes opiniones sobre si las técnicas utilizadas en PGV son realmente consideradas fracking. Algunos creen que el fracking geotérmico se hace solo en Sistemas Geotérmicos Mejorados utilizando una presión de fluido más alta que la usada en PGV. Sin embargo, la Universidad de Duke publicó estudios completos sobre la PGV que revelan que las fracturas en las rocas son mayores alrededor de los pozos de inyección.

El estudio concluye que “la región de alta densidad de fractura también es consistente con las áreas de mayor producción de fluidos en la PGV”. En base a esta evidencia, utilizando la definición estricta de fracking, se puede concluir que ha ocurrido fracking en la PGV.

Preocupación por productos químicos

“Desde hace mucho tiempo [la instalación de la planta geotérmica] ha sido una preocupación para los residentes y el blanco de demandas judiciales que desafían su colocación en un volcán activo. La Empresa Geotérmica de Puna (PGV) es un importante problema de seguridad [es decir, los productos químicos almacenados en PGV] a raíz de las erupciones y terremotos que han sacudido la Gran Isla durante días”, dicen funcionarios del gobierno según publicó The Washington Post el pasado 12 de mayo.

Al igual que otros tipos de fracking, con el fracking geotérmico puede haber químicos inadvertidamente liberados a las capas freáticas y a la atmósfera. Una sustancia química es el ácido sulfhídrico (H2S). La exposición a altas concentraciones de sulfuro de hidrógeno puede causar efectos adversos para la salud bien documentados. El condado de Hawái publicó recientemente un estudio que relaciona la salud adversa con los ciudadanos del área de la Puna.

En la planta de PGV en marzo de 2013, el sulfuro de hidrógeno fue liberado intencionalmente a la atmósfera para reducir la presión del vapor debido a una falla de ambas líneas de transmisión. La planta también liberó sulfuro de hidrógeno a la atmósfera durante el huracán Iselle el 7 de agosto de 2014.

Flujo más reciente de lava volcánica en colores rojizos – En amarillo se encuentra delimitada la planta termal de Puna. 28 de mayo. (USGS)

Opiniones en otro sentido

Si bien no podría decirse que el siguiente es un punto de vista “calificado”, resulta lógico, por lo menos desde el punto de vista de quien lo expone, un habitante de Hawái que ilustra la situación de los volcanes en su Estado de origen.

Mudhead Farmily, un participante del blog de Roppoport comenta lo siguiente:

“Toda la isla no está en EL volcán, sino en SEIS VOLCANES (Mahukona[sumergido], Kohala, Mauna Kea, Hualalai, Mauna Loa, Kilauea, por orden de edad). La isla tiene seis volcanes distintos y únicos, no uno. Y las islas hawaianas NO están en el Anillo de Fuego. Hawái está en el centro de la placa del Pacífico, no en el borde de la placa, así que estamos a miles de millas de RoF”.

“Las fracturas o la producción geotérmica no causaron la erupción, ni la caída de Hilina Slump. Kilauea ha estado en constante erupción desde 1983, y tuvo varias erupciones a lo largo del siglo XX. El mismo lugar en el que se encuentra el Estado de Leilani, vio erupciones bastante similares a la actual, en 1960, 1955, 1924… todo antes de que se pensara en PGV. La depresión de Hilina se ha estado desplomando durante milenios. En noviembre de 1975 Hilina Slump cayó al océano en un solo movimiento, causando el correspondiente terremoto de 7.5 grados con un tsunami menor… todo antes del PGV”.

“No tengo amor ni alianza con PGV ni con ningún tipo de fractura, pero los hechos son hechos y todas las acusaciones y suposiciones infundadas son inútiles”.

El antecedente de Corea del Sur y otros casos

Algunos de los destrozos del terremoto en Pohang, Corea del Sur, del 15 de noviembre de 2017.

En la ciudad de Pohang, cerca de la cual hay una empresa generando energía eléctrica por el sistema de fracking hidráulico, ocurrió un terremoto de 5.4 grados el 15 de noviembre de 2017, en el que resultaron heridas 82 personas y 200 casas sufrieron daños graves, ha sido el más fuerte en los últimos 100 años en el país (el que sería un caso diametralmente opuesto al de Hawái y sus múltiples terremotos y volcanes).

Un equipo de investigación informó que el terremoto fue probablemente desencadenado por la central geotérmica experimental que inyectaba agua a varios kilómetros bajo tierra. Un segundo análisis independiente también encuentra plausible la participación de la planta.

Asimismo, en un estudio titulado “El terremoto de noviembre de 2017 en Mw 5.5 Pohang: Un posible caso de sismicidad inducida en Corea del Sur”, realizado por F, Grigoli y otros, en noviembre de 2017 y publicado el 26 de abril de 2018 por Science sobre este caso, señala que “parece plausible que la ocurrencia de este terremoto haya sido influenciada por estas actividades industriales”.

“Encontramos que el terremoto transfirió la tensión estática a fallas cercanas más grandes, aumentando potencialmente el riesgo sísmico en el área”, afirman los investigadores.

Terremotos de magnitud similar en Oklahoma se han relacionado con la inyección de aguas residuales de fracturas hidráulicas (fracking). Pero el terremoto de Pohang es, con mucho, el más fuerte que jamás se haya vinculado a una planta de energía geotérmica – 1.000 veces más poderoso que un terremoto de magnitud 3,4 causado por una planta similar en Basilea, Suiza, en 2006, informa Nature.

“Si el terremoto de Pohang fue realmente inducido, es una especie de cambio en la industria de las centrales hidrogeotérmicas”, dice Jin-Han Ree, geólogo estructural de la Universidad de Corea en Seúl, y autor principal de uno de los estudios, publicados por Nature, igualmente.

Por otro lado, el equipo de Ree también analizó los datos de archivo de una estación sísmica a 10 km de la planta, que reveló que no se registraron terremotos en el sitio en los cinco años anteriores a la finalización de las perforaciones. Sin embargo, 150 micro-terremotos y cuatro terremotos mayores que la magnitud 2.0 ocurrieron después – con la gran mayoría de la actividad sísmica inmediatamente después de los períodos de inyección de fluido.

El equipo concluye que la planta geotérmica “probablemente indujo” o “casi con seguridad indujo” el terremoto de Pohang.

En otro estudio, un equipo separado de investigadores de Suiza, el Reino Unido y Alemania analizó la mayoría de los datos sísmicos de larga distancia y datos de radar satelital para localizar la actividad sísmica el día del terremoto y durante dos semanas después. Los investigadores también encontraron la profundidad del choque principal a 4-4.5 km – y determinaron que la falla activa pasa directamente por debajo de la planta, según describe Nature.

Estos hallazgos podrían sacudir la industria geotérmica mundial, señalan los investigadores, en el artículo de Nature.

¿Fue intencional?

Esquema del sistema de fracturación hidráulica o fracking.

¿A quién pertenece la PGV? A “Tecnologías Ormat“. A través de la fusión interna y el intercambio de acciones, esta empresa parece ser israelo-estadounidense de propiedad conjunta, en donde uno de los propietarios sería el conocido magnate Rothschild.

Apuntando a la injerencia de la familia de banqueros,  El Dr. Michael Salla señala que The Puna Geothermal Venture es propiedad de Ormat Industries, una compañía israelí fundada por Lucien Yehuda Bronicki.

Una biografía de Bronicki dice:

El Sr. Lucien Yehuda Bronicki, Ph.D., se desempeñó como Director de Tecnología de Ormat Industries Ltd. desde el 1 de julio del 2004… Se desempeñó como Director de Tecnología de ORMAT Technologies Inc. El Sr. Bronicki cofundó Ormat Turbines Ltd. en 1965. Se desempeñó como Presidente y Director Técnico de ORMAT Turbines Ltd. de 1965 a 1991… El Sr. Bronicki ha recibido numerosos premios, incluido el Premio Rothschild de Innovación/Exportación en 1977. [énfasis añadido]

La concesión del Premio Rothschild para Innovación/Exportación estableció un vínculo claro entre las Industrias/Turbinas Ormat de Bronicki y la familia Rothschild.

Cabe señalar que lo que distingue a la familia Rothschild de otras organizaciones filantrópicas es el papel que desempeña en el uso de sus fondos para manipular individuos, organizaciones y naciones para que hagan su voluntad, de acuerdo a una publicación del 7 de diciembre de 2017 del usuario de la plataforma 4 chan llamado QAnon -quien se cree que está vinculado a la inteligencia militar estadounidense.

Por otro lado, la misma página dice que es bastante probable que, como compensación por la distinción de Rothschild, Ormat fuera obligado a construir la planta geotérmica en Hawái, con el propósito de crear las condiciones que provocaran un mega tsunami, que de llegar a los 100 metros de altura y desplazarse a 800 kilómetros por hora, destruiría ciudades como Los Ángeles y San Diego.

Además agrega que “existen datos científicos que muestran que el fracking pudo hacer sido deliberadamente diseñado para crear un proceso geológico por el cual la lava drenaría desde la cima de Kilauea hacia la Zona Este de la Falla para crear nuevos respiraderos que desestabilizarían la geología y posiblemente provocarían un colapso importante en el Sistema de Falla de Hilina”.

En este sentido, aunque el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS es la sigla en inglés) sostiene que hay pocas evidencias en este momento de que se desate un tsunami, Paul Collin, citado por el Dr. Salla, periodista independiente que colabora con el portal El Proyecto Camelot -que desarrolla investigaciones y publicaciones alternativas- menciona notificaciones oficiales de alerta sobre actividad sísmica en Hawái y agrega que sería posible que se desate un Tsunami masivo.

“Se entiende que la planta de energía geotérmica de Hawái intencionadamente ‘perforó’ pozos y ‘fracturó’ la tierra de tal manera que la lava del manto de la Tierra eventualmente sería redirigida a abrirse y lanzar un ‘nuevo volcán’ dentro de la isla de Hawái (…) en la zona conocida como la ‘depresión de Hilani’, (…) – amenazando con un tsunami de costa a costa”, afirma Collin.

Si las sospechas del Dr. Salla, con base en las teorías de Collin son correctas, si este masivo tsunami ocurriera, afectaría a Estados Unidos de tal forma que paralizaría económica y militarmente a este país en las décadas venideras.

Finalmente, al 8 de junio de 2018, los flujos de lava del monstruoso volcán Kilauea han destruido 600 edificios y toda la zona turística de la Isla Grande de Hawái, entre otros daños y el cráter se ha expandido 10 veces en las últimas semanas.

Por otra parte, los expertos tampoco puede predecir cuándo terminará el flujo de lava, y queda la incógnita acerca de si fue producida intencionalmente o no la destructora erupción.

Share
Temas: Categorías: América Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds