Compartir

El 29 de noviembre -en el marco de la cumbre G20 en Buenos Aires- la policía argentina, respondiendo a un pedido de la Embajada china, detuvo a nueve practicantes argentinos de Falun Dafa que se mostraban pacíficamente con banderas pidiendo ayuda para detener la persecución que sufren sus compañeros practicantes en China.

Los practicantes de la disciplina espiritual se mostraban pacífica y silenciosamente con dos banderas, una azul y otra blanca, frente al Hotel Sheraton ante la llegada del líder chino Xi Jinping. Las banderas tenían respectivamente dos frases: “Lleven a Jiang Zemin ante la justicia”  y “Detengan la persecución a Falun Gong en China”. Sin embargo, de forma muy evidente, un grupo de policías, sin previa conversación, les arrancó violentamente las banderas y los arrestó.

Todos los policías, bajo la supervisión del comisario Rodolfo Mauricio Lizarraga, tenían órdenes explícitas de no permitir el color amarillo (que representa a Falun Dafa), permitiendo solo la manifestación de personas de rojo o que porten banderas rojas (refiriéndose a las banderas comunistas organizadas por la embajada china). La embajada china había exigido censurar a Falun Dafa, según salió publicado previamente en diversos medios, como Clarín.

Sin embargo, el comunicado emitido por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich decía que estaban permitidas todas manifestaciones pacíficas, siempre que las personas no tengan caras tapadas o elementos en la mano que pueden ser utilizadas como armas.

Previo al G20, la Asociación de Falun Dafa se presentó ante el Ministerio de Seguridad y la Policía para expresar su preocupación por las medidas contra Falun Dafa que se llevarían a cabo según Clarín. Dejó aviso de que un pequeño grupo se manifestaría pacíficamente y solicitó que se tomaran las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la libertad de expresión de este grupo de argentinos.

Estos nueve practicantes de Falun Dafa permanecieron ilegalmente detenidos desde la tarde del jueves 29/11 en la alcaldía 30, manteniéndolos bajo el cargo de “atentado y resistencia a la autoridad”, una acusación totalmente falsa, de acuerdo a lo que expresa la Asociación de Falun Dafa en un comunicado enviado a los medios.  

Asimismo la Asociación expresa que los practicantes detenidos quedaron completamente incomunicados sin saber en qué comisaría se encontraban, durante más de 12 horas. Fueron liberados el viernes 1 de diciembre antes de las 18 (hora local).

Antecedentes

Falun Dafa es una disciplina tradicional china de meditación y ejercicios para mejorar la salud, que sigue enseñanzas de un alto comportamiento ético y moral basadas en: Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Es gratuita y se practica libremente en todo el mundo.

Según organismos internacionales de derechos humanos, desde 1999 hasta la fecha, los practicantes de esta disciplina de la Escuela Buda sufren en China una persecución sin precedentes bajo el comando del ex dictador Jiang Zemin. La persecución por parte del Partido Comunista Chino, que no admite la libertad de creencia o pensamiento, incluye condenas en campos de reeducación y trabajo esclavo, lavado de cerebro, torturas generalizadas hasta la muerte y sustracción forzada de órganos en hospitales estatales que lucran de un billonario negocio de oferta masiva de trasplante de órganos a extranjeros.

Existen antecedentes de patotas chinas organizadas por la Embajada China en Argentina con la participación de ciertas comisarías que han atacado a practicantes argentinos de Falun Dafa cada vez que han intentado denunciar ante un mandatario chino esta persecución.

En 2014 estas patotas golpearon a los practicantes argentinos de Falun Dafa que se manifestaban pacíficamente frente al Hotel Sheraton ante la visita de Xi Jinping. En 2004, sufrieron agresiones por parte de la comitiva del entonces Presidente chino Hu Jintao frente al Hotel Hilton. En 2005, fueron golpeados brutal y violentamente por la comitiva de Luo Gan, jefe de la “gestapo” china para perseguir a Falun Dafa.

Argentina es el único país en el mundo que mantiene una causa abierta desde 2005 contra este genocidio de China por crímenes de lesa humanidad. En 2009, emitió una orden de captura internacional al exdictador Jiang Zemin, quien inició esta persecución, y a Luo Gan, jefe de la “gestapo” china.

Asimismo existen cinco causas judiciales conexas radicadas en el fuero federal penal por los ataques ejercidos en suelo argentino que reciben el tratamiento de crímenes de lesa humanidad por tener relación directa a la persecución a Falun Dafa en China.

Cabe señalar que el presidente chino Xi Jinping ha dado indicios de querer terminar con esta persecución, cerrando campos de trabajo forzados y encarcelando a los máximos responsables de la sustracción de órganos a la que son sometidos muchos practicantes. Sin embargo, la facción genocida del exdictador Jiang Zemin, considerada la máxima responsable de la persecución a Falun Dafa, aún mantiene el control de sectores claves del gobierno chino, como ser el aparato represivo y la diplomacia. En este sentido, la embajada china en Argentina hace su intento por no permitir que el presidente Xi vea las banderas de Falun Dafa ni sepa sobre el juicio radicado en Argentina ni la petición firmada por miles de argentinos en contra de la persecución entregada en los días pasados al presidente Mauricio Macri.

La embajada china en Argentina detrás del arresto de 9 practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa durante el G20
5 (100%) 10 votos

Compartir
Temas: Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds