Compartir

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó su Informe anual sobre Libertad Religiosa Internacional 2017, el pasado 29 de mayo.

El informe detalla el caso de un hombre en China que fue agredido sexualmente y torturado en prisión, lo que finalmente provocó su muerte, destacando la severidad de la persecución que el régimen comunista chino sigue ejerciendo sobre los disidentes religiosos.

Yang Yuyong de 56 años y residente de Tianjin, una importante ciudad portuaria del noreste de China, fue detenido en diciembre de 2016 por agentes de seguridad del Estado. Después de pasar más de seis meses en custodia policial, murió el 11 de julio de 2017. En el informe se detallan los abusos que sufrió antes de su muerte:

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se refiere a la publicación del Informe Anual 2017 sobre Libertad Religiosa Internacional, el 29 de mayo de 2018, en la Sala de Prensa del Departamento de Estado de los Estados Unidos, en Washington, DC. (Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

“Según se informa, sufrió graves abusos durante su detención, incluido el abuso sexual de 13 reclusos que le comprimieron los genitales y le hirieron las tetillas. Cuando las autoridades lo llevaron a recibir atención médica, ya estaba sufriendo una insuficiencia orgánica general. Su familia informó que su cuerpo estaba negro y azul, y que tenía rastros de varillas de bambú bajo las uñas de los pies”.

Yang realizaba una práctica de auto cultivación conocida como Falun Gong o Falun Dafa. Según el informe, decenas de seguidores de la práctica murieron detenidos en 2016.

El practicante de Falun Gong Yang Yuyong falleció el 11 de julio de 2017, después de ocho meses de estar detenido por sus creencias espirituales. Su cuerpo estaba cubierto de heridas y moretones. (Radio Free Asia)

La disciplina espiritual se enfoca en el auto mejoramiento físico y mental mediante la realización de cinco series de ejercicios lentos y meditativos, y siguiendo en la vida diaria los tres principios básicos de la práctica que son: Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

A fines de la década de 1990, Falun Gong era muy popular, con estimaciones oficiales de entre 70 y 100 millones de seguidores.

El tamaño del grupo y sus enseñanzas morales contrarias a la ideología del Partido Comunista Chino (PCCh) provocaron ansiedad en el entonces líder del Partido, Jiang Zemin, temeroso de que su control del poder le fuera cuestionado. Como resultado, Jiang ordenó una persecución nacional del grupo, persecución que comenzó el 20 de julio de 1999.

Desde entonces, cientos y miles de personas han sido detenidas en centros de lavado de cerebro, en salas psiquiátricas y en prisiones de China; algunas de ellas han pagado el precio final de la muerte.

Según Minghui.org, un sitio web que hace seguimiento a la persecución en China, el cadáver de Yang fue incinerado en contra de los deseos de su familia, la madrugada del 12 de julio de 2017, en donde casi un centenar de policías se presentaron en el Hospital de Medicina Tradicional de Wuqing, donde Yang falleció. Allí, ellos bloqueaban a cualquiera que intentaba interferir.

Policía apostada frente al Hospital de Medicina Tradicional de Wuqing a primera hora de la mañana del 12 de julio de 2017. (Minghui.org)

El régimen chino incluso llevó a personas comunes a ponerse en contra de los practicantes de Falun Gong. Según el informe, las autoridades ofrecieron recompensas monetarias a los ciudadanos que informaran sobre los practicantes.

Los seguidores de Falun Gong también sufrieron discriminación: algunos empleadores despidieron a empleados que practicaban Falun Gong.

Minghui.org también documentó casos de practicantes de Falun Gong que murieron después de haber sido abusados sexual y físicamente.

Qu Hui residente de la ciudad de Dalian en la provincia de Liaoning, al norte de China, tenía 45 años cuando murió en febrero de 2014, después que su cuerpo no se recuperara del abuso físico que sufrió 13 años atrás, lo que le provocó una parálisis del cuello para abajo.

En el año 2000, Qu fue a Beijing para reclamar al gobierno central sobre sus derechos para practicar Falun Gong. La policía lo arrestó y lo detuvo. Sin juicio Qu fue sentenciado a un año de trabajos forzados en un campo de trabajo en Dalian.

Fue abusado sexualmente mientras estaba allí. Los guardias del campamento usaron porras eléctricas para electrocutar su órgano sexual masculino, e insertaron porras en su ano. Después de soportar tales palizas físicas durante un año, Qu fue puesto en libertad bajo fianza en el 2001. Pero había quedado paralizado, además sufrió ulceraciones en su órgano sexual masculino, incontinencia, insuficiencia pulmonar e insuficiencia renal.

A través de La Gran Época.

Informe del Departamento de Estado de EE.UU. detalla tortura y abuso sexual en prisión china
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América China EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds