Compartir

Un hombre pasó 4 días internado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital en Texas, tras apenas sobrevivir a la mordida de la cabeza de una serpiente de cascabel, la cual acababa de decapitar.

Y no, no se trata de una escena de una película de terror clase B.

Jeremy Sutcliffe, de 40 años, se encontraba trabajando en el jardín en la localidad de Sandia junto a su esposa Jennifer, cuando esta descubrió una serpiente de cascabel diamante, considerada una de las más peligrosas de Estados Unidos debido a la alta toxicidad de su veneno.

Armado de una pala, el hombre se abalanzó sobre el reptil y logró cortarle la cabeza de un solo golpe. Ambos pensaron que era el fin de la historia, pero cuando Jeremy regresó 10 minutos después para deshacerse de los restos, la cabeza reaccionó y le hundió los colmillos en la mano por cerca de 30 segundos.

“Apenas logró quitarse la cabeza de la serpiente, llamé al 911 y salimos de inmediato en el auto sin un destino claro, ya que no sabíamos qué hospital tendría un antídoto disponible”, explicó Jennifer al New York Times.

Mientras conducía, su esposo comenzó a sufrir convulsiones y a perder el conocimiento. Apenas llegaron al centro asistencial, las autoridades decidieron trasladarlo en helicóptero hasta el hospital de Corpus Christi, distante a unos 65 kilómetros.

Para cuando llegaron, la mano de Jeremy se encontraba hinchada y cubierta de llagas oscuras. Los médicos le informaron a su esposa que el hombre se encontraba en un shock séptico, al tiempo que sufría de hemorragias internas y una baja sostenida de su presión arterial.

“Me dijo, ‘Si muero, recuerda que te amo’. Creo que sabía que se encontraba muy mal”, indicó Jennifer.

Pese a ser inyectado con 26 dosis de antídoto -siendo lo normal de 2 a 4- los médicos decidieron inducirlo a un estado de coma. Finalmente el 31 de mayo, cuatro días después del ataque, Jeremy despertó con escasos recuerdos de lo que había sucedido.

“El sólo saber que la cabeza de una serpiente recién decapitada aún puede morder nos habría evitado este trance. Incluso las personas en el hospital lo desconocían. No hay mucha información respecto de qué es lo que deberías hacer cuando te encuentras con una serpiente”, se lamentó Jennifer.

¿Cómo puede la cabeza de una serpiente seguir con vida?

H. Krisp | Wikimedia

Que una serpiente no sólo siga viva sino también siendo de peligro tras ser decapitada puede sonar como un mito campestre, pero la explicación se basa en las diferencias de los animales de sangre caliente y sangre fría.

Por más increíble que suene, la cabeza cortada de un reptil puede seguir viviendo por varios minutos e incluso horas debido a que su fisiología consume poca energía y oxígeno, gracias a que regula su temperatura desde fuentes externas mediante la luz del sol o las superficies tibias.

Por el contrario, los mamíferos perdemos la vida de forma casi instantánea al ser decapitados, ya que tenemos un consumo de energía y oxígeno mucho mayor debido a que estamos obligados generar nuestro propio calor corporal.

“Cortar la cabeza de una serpiente no va a causar su muerte instantánea debido a que no consume grandes cantidades de oxígeno. Incluso es muy probable que ni siquiera esté consciente de que perdió su cuerpo”, indica a la revista LiveScience el profesor de biología asistente de la Universidad del Estado Sur de Missouri, David Penning.

Pero no te recomendamos hacer la prueba. Fuera de ser una crueldad ya que el animal es capaz de sentir el dolor de la decapitación, el mismo estrés las hace reaccionar de forma aún más agresiva.

“Todas sus hormonas, su adrenalina, están al máximo, así que si tienen la posibilidad de morder lo harán con todo lo que tienen”, explicó al New York Times la veterinaria de la Universidad A&M de Texas, Christine Rutter.

Esto hace que la mordida de una serpiente venenosa decapitada pueda ser aún peor que la de una sin heridas.

“Creo que las reacciones de una serpiente decapitada deben ser en gran parte involuntarias. De ahí que no controlen cuando veneno inyectan”, sentenció Penning para explicar la altísima dosis que soportó Jeremy Sutcliffe.

¿Qué hacer entonces en caso de encontrarse con uno de estos reptiles? Dejarlos en paz. La enorme mayoría de ellas no tienen interés en atacar a la gente salvo que se sientan agredidas. Si se trata de una especie peligrosa, se debe llamar a especialistas en vida salvaje para que la retiren.

Más aún, las serpientes son claves en los ecosistemas para el control de plagas. La misma serpiente de cascabel que mató Jeremy se alimenta de roedores, matando también a las garrapatas que viven en ellos.

A través de:  Bío Bío Chile.

Hombre grave tras ser mordido por la cabeza de una serpiente que acababa de decapitar
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds