WASHINGTON – El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) está considerando las instalaciones militares como sitios potenciales para albergar a niños menores de edad que cruzan la frontera ilegalmente y/o solos.

Un vocero del Departamento de Defensa confirmó el 16 de mayo que, el HHS visitará cuatro de sus instalaciones en Texas y Arkansas dentro de las próximas dos semanas, para evaluarlos como posibles refugios para los niños.

El vocero declinó decir cuántos espacios de camas podrían estar disponibles, o si los sitios se usaron en el pasado para albergar a quienes cruzan la frontera ilegalmente.

Un vocero de la Administración para Niños y Familias de HHS, dijo que el departamento actualmente usa una red de alrededor de 100 refugios en 14 estados.

“En forma rutinaria, las propiedades adicionales y la infraestructura existente son identificadas y evaluadas por las agencias federales como ubicaciones potenciales para refugios temporales”, dijo el portavoz en un correo electrónico.

La falta de protección de los padres y el peligroso viaje que ellos realizan, hacen que los niños extranjeros no acompañados sean vulnerables al tráfico humano, la explotación y el abuso”, explicó. “En algunos casos, muchas pandillas violentas, incluida la MS-13, están explotando las brechas en las leyes estadounidenses, para llevar miembros de estas pandillas a Estados Unidos o reclutar a niños extranjeros no acompañados, una vez que se les coloca con un patrocinador”.

Las visitas al sitio coinciden con el anuncio del Departamento de Justicia del 7 de mayo. Este informa que ahora procesará a todos los que crucen ilegalmente la frontera.

Los adultos que están procesados deben alojarse separados de sus hijos, hasta que el caso esté completo.

El Departamento de Seguridad Nacional remitirá a los adultos al Departamento de Justicia para su enjuiciamiento, mientras que, según la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de la Trata de Personas, los niños menores deberán ser entregados a la Oficina de Refugiados y Reasentamiento del HHS, para su custodia temporal.

En el pasado, las unidades familiares (que consistían en un adulto y al menos un niño) eran transferidos por la Patrulla Fronteriza al Departamento de Inmigración y Aduana (ICE), que estaba obligado a liberarlos dentro de Estados Unidos después de 20 días, conforme al Acuerdo de Flores. Esta práctica se conoce como Atrapa y Libera. La corte establecía entonces una cita al tribunal, posiblemente en años del futuro, y el solicitante de asilo a menudo no aparecería.

Las unidades familiares son el grupo más grande de solicitantes de asilo que cruzan la frontera suroeste ilegalmente. En abril, de los más de 38.000 inmigrantes ilegales detenidos por la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera suroeste, casi 10.000 eran unidades familiares y otros 4300 eran menores no acompañados.

Más del 90 por ciento de las unidades familiares y menores no acompañados provienen de los países centroamericanos de Guatemala, El Salvador y Honduras. La mayoría solicita asilo, pero después de años de vivir en Estados Unidos y pasar por el sistema de tribunales de inmigración, solo el 20 por ciento es aprobado.

Los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional quieren adjudicar los casos en la frontera para que aquellos que no califican para el asilo u otro tipo de ayuda, puedan ser deportados fácilmente. El Departamento de Justicia ha enviado más fiscales y jueces de inmigración a la frontera.

El subdirector de ICE, Tom Homan, habla a los medios en el Parque Estatal Border Field, San Diego, al lado de la valla que separa Estados Unidos de México, el 7 de mayo de 2018. (Sophia Fang, La Gran Época)

Tom Homan, subdirector de Inmigración y Aduanas, dijo que la política de separar familias siempre ha existido bajo dos condiciones.

“Una, es cuando no podemos establecer que es el padre y [por lo tanto] ese niño está siendo traficado. Los niños han sido abusados ​​por organizaciones de contrabandistas de extranjeros (tenemos numerosos casos al respecto), así que debemos asegurarnos de que la persona que afirma ser padre es uno de los padres”, dijo el 7 de mayo, en la frontera de San Diego.

“Tenemos información de que las organizaciones de contrabando de extranjeros están poniendo a disposición los niños a adultos solteros para que puedan venir y reclamar ser una unidad familiar y no ser detenidos”.

Homan dijo que se ha descubierto que los mismos niños han cruzado la frontera varias veces con adultos que afirman ser los padres.

“El segundo problema es cuando nosotros los separamos porque alguien es enjuiciado. Toda agencia de aplicación de la ley en este país separa a los padres de los niños cuando son arrestados por un crimen”, dijo.

Como resultado, Homan dijo que, bajo la nueva política para enjuiciar a todos los que cruzan la frontera ilegalmente, ocurrirán más procesamientos y, por lo tanto, más separaciones.

A través de La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds