SAN JUAN (AP) — El primer huracán de la temporada en el Atlántico se formó el viernes y podría azotar algunas islas del Caribe que aún tienen dificultades para recuperarse de los temporales del año pasado.

Un aviso de huracán fue emitido para Dominica luego de que Beryl alcanzó vientos máximos sostenidos de 130 kph (80 mph), según el Centro Nacional de Huracanes.

El servicio meteorológico de la isla advirtió sobre posibles precipitaciones de entre 15 y 30 centímetros (entre seis y 12 pulgadas) y dijo que las condiciones meteorológicas comenzarían a deteriorarse el sábado en la noche en Dominica, que continúa su reconstrucción tras los estragos causados por el huracán María, que afectó la isla el año pasado como tormenta de categoría 5.

Un aviso de tormenta tropical fue emitido para los territorios franceses de Martinica, Guadalupe, San Martín y San Bartolomé.

El centro de huracanes dijo que Beryl podría adquirir un poco más de fuerza en los próximos días y comenzará a debilitarse el domingo en la noche o el lunes temprano después de su ingreso en el Caribe. Según los pronósticos, Beryl pasará el lunes a unos 113 kilómetros (70 millas) al sur de Puerto Rico, pero los meteorólogos afirman que la isla podría ser afectada por vientos de más de 64 kph (40 mph) así como por inundaciones y deslaves debido a precipitaciones de hasta 10 centímetros (cuatro pulgadas).

“Hay que estar pendiente”, dijo a The Associated Press Gabriel Lojero, especialista del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan. “El pronóstico podría cambiar, para mejor o para peor”.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró el estado de emergencia en la isla y suspendió el trabajo para el lunes.

Rosselló dijo a la prensa que Puerto Rico posiblemente será afectado con interrupciones del suministro eléctrico, debido a la vulnerabilidad de la red desde el paso del huracán María, que azotó la isla en septiembre como tormenta de categoría 4 y causó daños calculados en más de 100.000 millones de dólares.

Sin embargo, señaló que la recuperación debería ser más veloz ya que hay un número mayor de cuadrillas que restablecen el servicio eléctrico y también más equipo en la isla. Unos 2.000 usuarios continúan sin luz desde el paso de María y el gobierno de Estados Unidos tiene 179 generadores funcionando en la isla.

El gobernador recomendó a las personas que viven en inmuebles con techos frágiles que acudan a alguno de los 424 albergues que el gobierno tenía previsto abrir en toda la isla. Dijo en fecha reciente que unas 60.000 personas continúan viviendo bajo un techo de lona.

“Hay muchos puertorriqueños que están en posición de vulnerabilidad”, declaró Rosselló. “Aquí estamos velando esto minuto a minuto. No es momento de alarma, pero sí es momento de preparación”.

El secretario de Salud de Puerto Rico, Rafael Rodríguez, recomendó a todas las personas con problemas graves de salud, como diabetes, buscar albergue en instalaciones médicas que tengan generadores.

Los meteorólogos dijeron que Beryl podría disiparse una vez que se desplazara hacia el sur de Haití y República Dominicana.

El vórtice de Beryl se ubicaba el viernes en la tarde noche a 1.555 kilómetros (965 millas) al este-sureste de las Antillas Menores y se desplazaba a 24 kph (15 mph) al oeste.

En tanto, una depresión tropical se formó en el Atlántico a considerable distancia de la costa de Carolina del Norte, y el centro de huracanes dijo que previsiblemente permanecerá en el mar mientras adquiere fuerza y se convierte en tormenta tropical para el sábado.

A las 5 p.m. hora del este de Estados Unidos, el centro de la tormenta se ubicaba a 370 kilómetros (230 millas) al sur-sureste de Cabo Hatteras con vientos máximos sostenidos de 48 kph (30 mph). Se desplazaba con dirección norte-noroeste a 8 kph (5 mph).

FUENTE: AP

Share
Temas: Categorías: América

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds