BUENOS AIRES (Reuters) – Familiares de los 44 tripulantes del submarino argentino desaparecido hace 18 días en el Atlántico Sur criticaron el domingo al Gobierno por abandonar la búsqueda con vida de sus seres queridos y por la falta de mayor información.

Mediante una pacífica caminata por calles de la ciudad balnearia de Mar del Plata, ubicada 400 kilómetros al sur de la capital argentina y sede de la base naval a donde debía regresar el navío, decenas de familiares, amigos y ciudadanos comunes hicieron público el malestar conjunto.

“Todas las familias nos encontramos en esta lucha (…) La disconformidad es con el Estado, con el presidente (Mauricio Macri), no con la Armada (Marina)”, dijo Marcela Moyano, esposa del tripulante maquinista Hernán Rodríguez.

Estamos “desamparados por el Gobierno”, enfatizó, en medio de una movilización donde dominaron la escena las banderas de Argentina, fotos de los tripulantes desaparecidos y del submarino ARA “San Juan” que se busca en la profundidad del océano.

La Armada argentina dijo el jueves que abandonó el intento de rescate de los 44 tripulantes del submarino aunque continuará con la búsqueda de la nave, que habría sufrido una explosión mientras surcaba las aguas del Atlántico.

El portavoz de la Armada, Enrique Balbi, dijo el domingo en conferencia de prensa que se trabaja con un robot ruso en diferentes puntos marcados como eventuales sitios de ubicación del navío hundido, entre ellos uno a 950 metros de profundidad, luego de descartarse el sábado otro a 477 metros.

“Él (por Macri) tiene que estar acá (en Mar del Plata), porque la prioridad es esto (…) hay 44 familias detrás de toda esta situación y alguien se tiene que hacer cargo”, sostuvo Marcela Fernández, esposa del suboficial Alberto Sánchez.

Medios de prensa argentinos especulaban que Macri dirigirá un mensaje al país en cualquier momento, sin que se descarte una declaración de duelo nacional.

El accidente del submarino disparó un colosal operativo internacional de búsqueda y rescate en el que participaron cerca de 4.000 personas y unos 30 aviones y barcos de Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Chile entre otros países.

El ARA San Juan era el más nuevo de los tres submarinos de la flota argentina y fue botado en 1983. En 2008, la nave comenzó un proceso de “reparación de media vida” que llevó más de dos años.

Después de zarpar de la ciudad austral de Ushuaia, el submarino emitió su última señal el 15 de noviembre a 430 kilómetros de la costa de la Patagonia argentina.

Categorías: América Argentina

Notas relacionadas