Compartir

Las elecciones de mitad de período en 2018 se perfilan como un referéndum sobre las políticas de Trump, en las que Joe Arpaio, candidato para el Senado de EE. UU. en Arizona, tiene la intención de liderar el apoyo a su presidente.

“El Presidente establece el ritmo para el país” dijo Arpaio al proclamar su colaboración al presidente Trump.

Mucha gente considera a Arpaio, el ex alguacil del condado de Maricopa de 85 años, como el sheriff más duro de la nación; mientras que en la mente de otros, él es el más controvertido. Los años en que tomó posiciones duras contra las drogas y la inmigración ilegal le han significado un entusiasta apoyo de sus seguidores, pero también le han traído una marcada oposición de algunos grupos.

Ya sea que uno lo ama o lo odia, tanto los admiradores como sus críticos, muy probablemente estarán de acuerdo en una cosa: ha sido un guerrero en la lucha por lo que cree.

Ahora, Arpaio está comenzando un viaje que espera lo llevará a Capitol Hill, la cede del Congreso en Washington, donde quiere ser un guerrero impulsando las políticas de Trump a través del Senado de EE. UU.

El edificio del Capitolio en Washington, sede del Congreso de Estados Unidos, el 29 de enero de 2018. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Cuando se le preguntó por qué era tan devoto a las políticas de Trump, Arpaio respondió sin vacilar: “Trump es mi héroe. He estado con él desde el primer día, cuando nadie sabía cómo deletrear su nombre”.

A la edad de 85 años, Arpaio habló sobre Trump con el entusiasmo de un adolescente que encuentra su primer héroe en la vida: “Tengo 85 años … Nunca tuve un héroe en mi vida hasta que me desperté hace dos meses y descubrí que finalmente había encontrado un héroe, y el héroe es Trump”.

Sentado junto a una mesa en el Centro de Convenciones de Phoenix a fines de marzo, el “Sheriff Joe” -apodo con que ha sido acuñado entre los residentes de Arizona- estaba ocupado dirigiendo su campaña y ayudando en la venta de libros. Mientras saludaba a sus seguidores, también autografiaba el volumen: “El hundimiento del Estado y Secuestro de América”, a quienes lo compraban.

Arpaio escribió el prólogo de este libro, una novela de 221 páginas escrita por el actor de Hollywood Steven Seagal y el vicealcalde de Estados Unidos, Tom Morrissey.

“Me identifico fuertemente con este libro porque de muchas maneras viví lo que se describe en sus páginas. Durante mis más de veintiséis años de carrera en la DEA [Administración Antidrogas] … Muchas veces, aunque no lo supiera, tenía que trabajar mano a mano con personas que saboteaban mis esfuerzos e incluso ponían mi vida en peligro. Esto se debió a que estaban en la nómina de la droga ilícita clandestina”.

Además de autografiar el libro, el Sheriff Joe también autografió su propia imagen para niños, adolescentes y padres. La foto del tamaño de una billetera muestra a Arpaio vestido con su uniforme de sheriff, un abuelo de pelo gris con una sonrisa humilde y una brillante insignia del sheriff en el pecho. La parte posterior de la imagen dice, “Sé un genio… Quédate en la escuela, para ser un genio, y no un tonto … ¡¡¡Aléjate de las drogas !!”

Proteger a Estados Unidos de las drogas y la inmigración ilegal son las plataformas centrales de la campaña de Arpaio, dijo el Sherif Joe a La Gran Época al comentar sobre su candidatura al Senado y sobre el condado de Maricopa, donde ha prestado años de servicio. “Arizona, hoy es y ha sido la ‘Zona Cero’, con respecto a la inmigración ilegal y el tráfico de drogas“, es decir el sitio más crítico……

Arpaio dijo que para resolver estos problemas, los votantes debían hacer un cambio. “¿Quién tiene la experiencia? Todo lo que tienes allí en el congreso son abogados. Es hora de conseguir un policía allí “. Arpaio prometió: “Cuando esté allí [el Senado de EE. UU.], me aseguraré de pasar suficiente tiempo en Arizona y voy a abrir una oficina en la frontera “.

Arpario ofreció sus ideas y soluciones a una amplia gama de cuestiones de política pública.

Para lidiar con los problemas de las drogas en las escuelas, Arpaio sugirió que la nación “comience a devolver el patriotismo a las escuelas … en lugar de dejar que sus niños vean porno entre sus cosas, ellos necesitan estudiar la constitución”.

Sobre el tema del aborto, Arpaio respondió en un tono muy suave: “Mi madre dio su vida por mí. Estoy aquí por su culpa”. La madre de Arpaio murió cuatro días después de un trabajo de parto muy difícil. Arpaio ha sido pro-vida toda su vida.

Acerca de respetar la bandera nacional, dijo, “Todavía me emociona escuchar el himno nacional y Dios bendiga a Estados Unidos. Soy un tipo viejo, pero todavía me emociona “.

Con respecto a DACA: “No creo en la amnistía. Yo diría que hay que deportarlos de regreso a su país y dejar que sean embajadores como el Cuerpo de Paz. Ellos aman a Estados Unidos, y van a ir por ahí, a hablar con el país de donde vinieron y decir cuán grande es Estados Unidos, y aprender cómo son sus propios países. Nacieron allí, y tienen derecho a ver su propio país. Luego, tal vez en seis meses traerlos de vuelta con tarjetas verdes a través de una vía rápida “.

Sobre la Segunda Enmienda, Arpaio declara en su página de campaña de Facebook: “Después de pasar casi toda mi vida en la aplicación de la ley, sé que independiente cuán bueno o no sea un policía, no puede estar en todas partes para proteger y defender a una potencial víctima. A la gente de este país, además de permitir que las personas posean armas de fuego como control contra un gobierno tiránico, se le concede el derecho precioso de poseer un arma de fuego para protegerse a sí mismos y proteger sus propiedades”.

La campaña de Arpaio también está atrayendo la atención del público porque la carrera del Senado de Arizona puede ser crucial para las esperanzas republicanas de retener el Senado. Los republicanos apenas tienen una mayoría en el Senado por un margen de 51-49.

Con el cuidado de la salud, la inmigración ilegal, el gasto gubernamental, el comercio exterior y otras cuestiones clave en juego, los republicanos no pueden permitirse perder su pequeña ventaja en el Senado. El senador republicano de Arizona, Jeff Flake, ya ha anunciado que no busca la reelección, y ha habido rumores de que el colega de Flake, el senador John McCain, también se jubilará pronto debido a su salud.

Por lo tanto, al menos uno y posiblemente ambos asientos del senado de Arizona pueden estar en juego. Algunos demócratas ahora miran a Arizona, un estado inestable en las elecciones de 2016, como un campo de batalla que posiblemente podría convertirse en el Waterloo Republicano en noviembre.

Ex-sheriff Arpaio busca movilizar la agenda de Trump en el Senado de EE. UU.
Califique esta publicación

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds