BUENOS AIRES (AP) — El Senado de Argentina rechazó en la madrugada del jueves un proyecto de ley para legalizar y despenalizar el aborto en las 14 primeras semanas de embarazo, tras un debate que dividió profundamente al país.

Tras un una sesión de más de 15 horas, los senadores rechazaron la propuesta por 38 votos contra 31. La decisión podría tener resonancia en toda Latinoamérica.

Durante horas, miles de activistas proaborto, ataviados con pañuelos verdes que simbolizan su causa, y provida, con prendas azul celeste, desafiaron la intensa lluvia y el frío en Buenos Aires para seguir el debate en las pantallas gigantes instaladas en el exterior del Congreso.

Las concentraciones fueron en gran parte pacíficas pero, tras la votación, pequeños grupos de manifestantes se enfrentaron con la policía, arrojando bombas incendiarias y prendiendo barricadas. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos.

Grupos pro aborto financiados desde hace 10 años por la multinacional estadounidense abortista Planned Parenthood han impulsado la oleda de manifestaciones que finalmente ha desembocado en que la Cámara de Diputados aprobara la medida el 14 de junio. El presidente del país, Mauricio Macri, dijo que la firmaría si superaba el trámite en el Senado pese a defender una posición provida.

No importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia“, declaró Macri antes de la votación.

Argentina permite el aborto únicamente en casos de violación o cuando la vida de la madre esté en peligro. 

Los partidarios la ley sostienen que legalizar la interrupción del embarazo salvaría la vida de muchas mujeres que se someten a peligrosos abortos ilegales. Asociaciones de médicos, entre otros muchos grupos, apuntaron que la propuesta viola la ley argentina, que garantiza la vida desde el momento de la concepción.

“Quiero rescatar algunas cuestiones positivas de todo esto, la primera es que a pesar de que hay pensamientos diferentes, hay una plaza en paz en este momento, con miles de personas defendiendo su convicción”, dijo la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, contraria a la legalización, planteando que hay otras soluciones a los embarazos no deseados más allá del “asesinato” del bebé.

De hecho en estos momentos, tanto tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, tiene a estudio diversos proyectos de ley orientados a la protección de la vida de la madre y la persona por nacer.

“Se habla de la plaza verde y la plaza celeste. Pero en verdad son personas que están ahí, pegaditas, defendiendo aquello que creen que es verdad”, agregó.

Mientras miles de personas esperaban la decisión de la cámara alta en las calles protegidos por paraguas, otros participaban el miércoles en la noche en una “misa por la vida” en la Catedral Metropolitana de la capital, el templo del papa Francisco durante su etapa como arzobispo de Buenos Aires.

“No se trata solo de las creencias religiosas, sino de una razón humanitaria”, señaló el cardenal Mario Polo, arzobispo de Buenos Aires, a los fieles. “El cuidado de la vida es el primer derecho humano y un deber del Estado”.

En Argentina, muchas mujeres emplean misoprostol para poner fin a un embarazo no deseado en el primer trimestre de gestación. El fármaco solo se vende con receta médica, pero su costo lo deja fuera del alcance de las mujeres con pocos recursos.

Durante meses, cientos de médicos celebraron protestas contra el aborto y, en una de ellas depositaron sus batas blancas en el exterior de la Casa Rosada. Del otro lado, feministas y otros colectivos organizaron manifestaciones más multitudinarias en apoyo de la ley, con los participantes vestidos a menudo con el color verde que simboliza el movimiento o con capas rojas y tocas blancas como los personajes de la novela convertida en serie de televisión “The Handmaid’s Tale” (“El cuento de la criada”).

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para América, dijo que Argentina tenía una “oportunidad histórica” para proteger los derechos de las mujeres, mientras que Amnistía Internacional recordó a los legisladores que “El mundo está mirando”.

México, Brasil, Uruguay y Ecuador organizaron el miércoles protestas en favor de la legalización del aborto en Argentina.

En Cuba, Guyana, Puerto Rico y Uruguay el aborto es legal en las primeras semanas de gestación, algo que también ocurre en la Ciudad de México.

En el vecino Chile, la Corte Constitucional ratificó el año pasado una medida que aboliría la prohibición total del aborto, permitiéndolo en tres supuestos: cuando la vida de la mujer está en peligro, cuando el feto no es viable o en casos de violación. Chile era el último país de Sudamérica con un veto total, una situación vigente aún en algunas naciones de Centroamérica.

Argentina Provida: contundente rechazo a la legalización del aborto
Califique esta publicación
Share
Categorías: América Argentina

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds