El cierre parcial del gobierno en EE. UU. es el más largo que cualquier otro en la historia. El cese de actividades se centra en la demanda de Trump de más de cinco mil millones de dólares para construir un muro en la frontera sur con el fin de frustrar la inmigración ilegal y el tráfico de personas y estupefacientes; demanda negada por los congresistas demócratas.

Para calificar este “cierre”, los medios de comunicación siguen usando la palabra “crisis”.

“¡El cierre siembra el caos, la confusión y la ansiedad!” Dice The Washington Post. “El dolor se propaga ampliamente”.

 El New York Times tituló, “¡Es demasiado!”

Sin embargo, mirando alrededor de los Estados Unidos, se ve a gente haciendo negocios: familias que comen en restaurantes, empleados que van a trabajar, niños que juegan en áreas de juego, etc. Entonces ¿Dónde está la crisis?

Los expertos hablan como si el gobierno fuera la parte más importante de EE. UU., pero no lo es.

Por supuesto se necesita algún gobierno, un gobierno limitado. Pero la mayor parte de la vida, lo mejor de la vida, continúa sin el gobierno, muchas de las mejores cosas suceden sin tener nada que ver con el gobierno.

Por supuesto, el cierre es un gran problema para las 800.000 personas que no están recibiendo su remuneración. Pero les pagarán. Los trabajadores del gobierno siempre lo hacen, después que terminan los cierres.

El columnista Paul Krugman llama a este cierre “Gran experimento libertario de Trump”. Pero no es libertario. Las reglas excesivas del gobierno aún están vigentes y, eventualmente, se pagará a los trabajadores del gobierno por no trabajar. Eso hace que este sea el experimento más libertario.

Pero hay lecciones que aprender.

Durante una cierre de gobierno mientras Barack Obama era presidente, los funcionarios del gobierno estaban tan ansiosos por hacer algo al incomodar a las personas que incluso impidieron que los visitantes ingresaran a los parques públicos.

La administración de Trump no está haciendo eso, así que los medios encontraron una nueva crisis: “Los botes de basura se están derramando… no se puede limpiar el desorden hasta que el Congreso y el presidente alcancen un acuerdo presupuestario”, informó NewsHour.

No obstante aparecieron algunos voluntarios para recoger algo de la basura.

Si se les da una oportunidad, los ciudadanos comunes a menudo intervienen para hacer cosas que el gobierno dice que solo el gobierno puede hacer.

El Washington Post publicó un titular en la primera página acerca de los agricultores “tambaleándose… porque no están recibiendo cheques de apoyo del gobierno”.

Pero, ¿por qué los agricultores reciben “cheques de apoyo”?

Una justificación es “salvar las granjas familiares”. Pero el dinero va a las granjas grandes.

El gobierno no necesita “garantizar el suministro de alimentos”, otra justificación para los subsidios. La mayoría de los productores de frutas y verduras no recibe subsidios, pero no hay escasez de melocotones, ciruelas, judías verdes, etc.

Los subsidios son una estafa creada por políticos que obtienen dinero de los agronegocios de trigo, algodón, maíz y soja. Esos agricultores deberían hacerse cargo y vivir sin subsidios también.

Durante los cierres, el gobierno le dice a los “trabajadores no esenciales” que no vayan a trabajar. Pero si no son esenciales, ¿por qué pagamos a 400.000 dólares por ellos?

El New York Times grita: “¡El cierre reduce las inspecciones de alimentos de la FDA!”

Solo si sigue leyendo, la gente se entera de que el Departamento de Agricultura realiza la inspección de carnes y aves. Todavía están trabajando. Y la Administración de Alimentos y Medicamentos también está reiniciando algunas inspecciones.

Más importante, la carne generalmente es segura no por el gobierno, sino por la competencia.

Los vendedores de comida se preocupan por su reputación. Saben que obtendrán mala publicidad si envenenan a las personas, por lo que toman muchas más medidas de seguridad de las que exige el gobierno.

Un productor de carne dijo [al autor del artículo] que emplean a 2.000 inspectores de seguridad más de lo que exige la ley.

Los reporteros perezosos cubren a los políticos. Los entrevistados suelen estar en un solo lugar. Entrevistar a políticos es más fácil que cubrir a personas que persiguen sus propios intereses en todo Estados Unidos. Pero esas son las personas que hacen que América funcione.

Mientras que los expertos y los políticos actúan como si todo necesitara la intervención del gobierno.

Incluso el trabajo de seguridad lo hace mejor el sector privado. En el aeropuerto de San Francisco, las líneas de seguridad se mueven más rápido. Esto se debe a que San Francisco (Kansas City, Seattle y una docena de aeropuertos más pequeños) privatizaron el proceso de selección. Las empresas privadas son responsables de la seguridad.

Los contratistas privados son mejores porque deben competir. Si realizan algo mal, son despedidos.

Pero el gobierno nunca se dispara a sí mismo.

Los trabajadores del gobierno gritan: “¡Somos esenciales!”. No obstante [dice el autor] “Dame un respiro. La mayoría de ustedes no lo son”.

A través de Daily Signal.

Ir a la portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados