WASHINGTON (AP) — Los miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que acosen u hostiguen a personas en el trabajo o la internet recibirán un señalamiento permanente en sus historiales de servicio, de acuerdo con una nueva política develada el jueves.

Las nuevas normas unen una complicada mezcla de reglas sobre acoso sexual, hostigamiento, abusos contra novatos y otras formas de conducta hostil o discriminación, ya sea en internet o en el lugar de trabajo. El objetivo es clarificar el proceso para presentar quejas y asegurarse de que los responsables son castigados por sus acciones.

La reforma se produce casi un año después de que un escándalo de fotos de desnudos en la internet sacudió la Infantería de Marina. La investigación penal subsiguiente obligó a los líderes de todas las ramas de las fuerzas armadas a crear estándares más rigurosos para los medios sociales. El escándalo mostró lo difícil que es rastrear o controlar la conducta inapropiada de miembros de las fuerzas armadas en el universo básicamente anónimo de la internet.

Funcionarios del Pentágono dijeron que la consolidación de varias políticas facilitará para las víctimas reportar problemas, obtener ayuda y ver consecuencias para los culpables. Hasta ahora, los miembros de las fuerzas armadas que cometían esos actos podían enfrentar castigo, pero las menciones de las infracciones eran retiradas de sus historiales.

Los servicios militares tendrán 60 días para desarrollar planes para implementar la política.

“Tenemos una política de acoso sexual, tenemos un memorándum que clarifica la respuesta y el reporte del acoso sexual, tenemos regulaciones sobre abusos contra principiantes, sobre el hostigamiento, tenemos una política que cubre el hostigamiento discriminatorio”, dijo Elise Van Winkle, funcionaria del Pentágono. “Lo que hace esto es unificarlo para cubrir todas las formas de hostigamiento”.

Uno de los cambios importantes consiste en directrices más claras sobre cómo un miembro de las fuerzas armadas puede reportar hostigamiento, particularmente para miembros que pertenecen a un servicio pero están trabajando para otro. Soldados del ejército, por ejemplo, pueden trabajar en una base aérea en el exterior y reportar a un comandante de la fuerza aérea.

La nueva política permitirá que los miembros presenten quejas donde se sientan más cómodos haciéndolo, aunque su propio servicio les proveería asistencia. Un acusado probablemente sería procesado en el sistema de justicia. Si es declarado culpable, enfrentará castigo de su servicio.

Estandarizar las reglas “ayuda a incrementar la efectividad de esas políticas cuando las implementamos en el terreno”, dijo Van Winkle.

Share
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds