Redacción BLes – La Corte Suprema de los Estados Unidos emitió una sentencia el martes 26 de junio a favor de clínicas no abortistas que eran obligadas -por una ley de California- a dar información sobre cómo y dónde abortar, a pesar de que tal acción iba en contra de su conciencia. El alto tribunal bloqueó la ley temporalmente por infringir la Primera Enmienda, que defiende la libertad de expresión.

La “Ley de Hábitos Reproductivos” de California (FACT Act) requiere que los centros de embarazo que no practican abortos exhiban información sobre los programas de California que pueden proporcionar un aborto gratuito o de bajo costo. El aviso debe incluir un número de teléfono para una oficina del condado que derivaría a las mujeres a la cuestionada clínica abortista Planned Parenthood u otros proveedores de servicios.

Planned Parenthood es una organización privada que recibe cuantiosos fondos públicos, está vinculada a la Clinton Foundation y es apoyada incondicionalmente por el expresidente Barack Obama. En los últimos años se ha visto envuelta en una gran polémica por la venta ilegal de partes de fetos de hasta 24 semanas (seis meses).
Véanse vídeos:

 

 

La “Ley de Hábitos Reproductivos“, aprobada en 2015, además exige que cualquier centro de embarazo no médico, que justamente intenta guiar a las futuras madres a que no aborten y tengan una gestación sana, debe mostrar un aviso que explique que no tiene licencia como centro médico en el estado de California, lo cual -según los demandantes- busca desprestigiar a estas instituciones.

Asimismo, como la ley obliga a estos centros de embarazo no médico -a favor de la vida- a que den información de las clínicas abortistas, un grupo que trabaja con centros de embarazo Pro Vida, NIFLA, presentó una demanda.

Sin embargo el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. confirmó la ley.

Pero Alliance Defending Freedom, que representaba a NIFLA, argumentó que la ley constituye una discriminación en el punto de vista y una infracción ilegal del gobierno al derecho a la libertad de expresión.

Es impensable obligar a cualquiera a proporcionar publicidad gratuita para la industria del aborto, especialmente cuando es el gobierno el que obliga“, dijo Kevin Theriot, abogado principal de Alliance Defending Freedom.

Esto es aún más cierto cuando se trata de centros de atención del embarazo, que existen específicamente para atender a las mujeres que desean tener a sus bebés“, agregó.

Dado que la información sobre el aborto ya está ampliamente disponible, “el gobierno no necesita castigar a los centros Pro Vida por negarse a publicitar por un acto que no desean promover“, dijo Theriot.

Los centros de embarazo Pro Vida a menudo se ubican cerca de centros de aborto y algunas veces brindan sonogramas y otra atención médica para mujeres embarazadas, sin cargo. No brindan servicios de aborto o referencias de aborto, y los consejeros en estos centros alientan a una mujer a continuar su embarazo.

Leyes similares en Maryland, Texas y Nueva York han sido anuladas en los tribunales por inconstitucionales.

Share
Categorías: América EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds