Redacción BLes – El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tiene por delante la opción de elegir a seis de los siete gobernadores de la Reserva Federal (Fed por sus siglas en inglés) en los próximos meses y “tiene muchas razones por las que debería hacerlo“, explica a la CNBC el analista financiero Dick Bove. 

En una entrevista concedida a la CNBC el jueves pasado, el presidente Trump criticó la política de subida de tipos de interés de la Fed. “Están subiendo los tipos de interés y no estoy de acuerdo con eso“, comentó Trump. “Vamos para arriba y cada vez que vamos para arriba, ellos quieren subir los intereses otra vez y eso no me gusta“, continuó. 

Si miras lo que está ocurriendo en Europa, en China, su moneda cae como una roca y nuestra moneda (US$) está subiendo y te digo, eso nos pone en desventaja. No me gusta el trabajo que están haciendo [La Fed o Reserva Federal] en la economía”, aseguró el presidente. 

La Reserva Federal de los Estados Unidos es una entidad autónoma y privada que controla el tamaño de la oferta monetaria (decidiendo cuánto dinero se pone en circulación) y la inflación y pese a estar controlada por el Congreso tiene total independencia en el establecimiento de los tipos de interés

Al contrario de otros países de Europa, donde los Bancos Centrales son instrumentos del poder ejecutivo en materia de política monetaria, la Fed es una entidad totalmente privada que, sin embargo, controla la política financiera de los Estados Unidos y está totalmente fuera del control del Ejecutivo, más allá de nombrar a los siete miembros de la Junta de Gobernadores y su presidente y vicepresidente. 

La estructura organizativa de la Fed

• La Junta de Gobernadores
• Los Bancos de la Reserva Federal
• El Comité Federal de Operaciones de Mercado Abierto
• Los bancos miembros

La Junta de Gobernadores

La Junta de Gobernadores es una agencia gubernamental independiente de carácter federal, con sede en Washington, compuesta por siete miembros designados por el Presidente de los Estados Unidos y confirmados por el Senado. El mandato de cada miembro de la Junta es de 14 años no renovables.

La Junta de Gobernadores tiene responsabilidades en materia de política monetaria, en conjunción con otros órganos del Sistema de la Reserva, en concreto con el Comité Federal de Operaciones del Mercado Abierto y con los Bancos de la Reserva Federal.

Los Bancos de la Reserva Federal

Existen 12 Bancos “regionales“ de la Reserva Federal con 25 oficinas, que constituyen el brazo operativo del Sistema de la Reserva Federal y que llevan a cabo distintas funciones, incluidas las referidas al sistema de pagos nacional, la distribución de monedas y billetes, la supervisión y regulación de los bancos miembros, así como servir de banqueros del Tesoro de los Estados Unidos.

El Comité de Operaciones de Mercado Abierto

El Comité de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC) está formado por los siete miembros de la Junta de Gobernadores y por cinco representantes de los Bancos de la Reserva Federal, y su función consiste en llevar a cabo las operaciones de mercado abierto, que constituyen el principal instrumento de la política monetaria de Estados Unidos. Asimismo, el FOMC tiene responsabilidades en las operaciones de intervención en el mercado de divisas.

Los bancos miembros

Los bancos miembros son bancos privados que poseen acciones de algunos de los 12 Bancos de la Reserva Federal

La mayoría de los bancos comerciales estadounidenses no son miembros del Sistema de la Reserva Federal. No obstante, el valor total de los activos de los bancos miembros es notablemente mayor al de los bancos no miembros.

El Sistema de la Reserva Federal es un banco central privado dado que sus decisiones no tienen que ser ratificadas por el Presidente de Estados Unidos, ni por ningún otro órgano ejecutivo del Gobierno. No obstante, la Reserva Federal está sujeta a cierta supervisión por parte del Congreso.

¿Cómo funciona la Fed?

El negocio de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) funciona de la siguiente manera:

El gobierno federal pide el dinero que necesita a la FED; esta, lo imprime y se lo presta al Departamento del Tesoro, el cual paga un interés por él. 

El Tesoro no recibe el dinero si antes no adquiere los llamados Bonos del Estado, que son contratos mediante los cuales, el gobierno federal de los Estados Unidos se compromete a devolver el dinero solicitado más un interés. A su vez, el Estado, a través del Servicio Interno de Impuestos (ISR por sus siglas en inglés), lo cobra al ciudadano a través de impuestos. 

Ahora bien, como las actividades gubernamentales y el gasto público no generan ganancias, el Tesoro debe pedir dinero prestado a la FED, de manera perpetua. Por su parte la Fed puede imprimir tanto dinero como quiera sin más coste que el de la tinta y el papel de los billetes, ya que desde 1971 se ha abandonado completamente el Patrón Oro

Por lo tanto, las ganancias de la Fed son limpias y enormes y van a parar a los bolsillos privados de los dueños de los bancos miembros y sus accionistas.

La ley Dodd – Frank de 2010

Tras la aprobación por parte de la administración Obama de la Ley Dodd Frank en julio de 2010, la Fed recibió aun más poder para regular la industria bancaria. Este ley se elaboró con el objetivo de prevenir crisis económicas como la de 2008, estableciendo un control mucho más férreo sobre todas las entidades bancarias, incluso las de tamaño más pequeño y que operaban a nivel comunitario. La encargada de diseñar y ejercer ese control era la Reserva Federal (Fed). 

La Fed estableció un sistema que penalizaría a los bancos que no obedecieran las nuevas reglas, entre las que se encontraban establecer límites en cuanto a qué tamaño podía tener un banco individual; cuánto dinero debían invertir los bancos en fondos federales y bonos del Tesoro como porcentaje de sus activos; qué préstamos eran deseables y cuáles no; de dónde los bancos tenían que obtener sus fondos y muchos, muchos, más, hasta e incluso cuánto podía pagar un banco a sus inversores en dividendos.

“Estas reglas han disminuido significativamente las inversiones bancarias en la economía y han tenido un efecto paralizador sobre los préstamos bancarios en los mercados de la vivienda”, afirma el analista financiero Dick Bove.

El presidente Trump firmó el 24 de mayo de este año un proyecto de ley bipartidista para aflojar partes clave de la Ley Dodd-Frank de 2010, cimentando los primeros cambios importantes a la histórica ley bancaria del presidente Obama. 

Rebeca Romero Rainey, presidente y CEO de Independent Community Bankers of America, dijo que la ley de Trump “desenreda muchas de las agobiantes cargas regulatorias que enfrentan los bancos comunitarios de nuestro país y pone a los bancos comunitarios en una posición mucho mejor para liberar todo su potencial económico“.

La restrictiva política monetaria de la Fed

Según Bove, en el segundo trimestre de 2018, el crecimiento de la oferta monetaria no ajustada estacionalmente (M2) ha sido cero.

Así es, la oferta de dinero no creció en absoluto. Esto se debe a que la Reserva Federal está reduciendo su balance en última instancia en US$ 50 mil millones por mes.

Además, la Fed ha elevado los tipos de interés siete veces desde el cuarto trimestre de 2015. Supuestamente, se esperan otros cinco aumentos más de tipos de interés.

Esta es la política monetaria más estricta desde que Paul Volcker dirigió la institución a mediados de la década de 1980. Se recordará que sus políticas llevaron a recesiones consecutivas. La política monetaria actual de la Fed está directamente en conflicto con los objetivos económicos del presidente“, afirmó Bove. 

“Además, el Tesoro estima que pagará US$ 415 mil millones en intereses sobre la deuda federal en este año fiscal. Una mejor estimación podría ser US$ 450 mil millones si las tasas siguen subiendo”, continúa Bove. 

Esta deuda que el Tesoro debe pagar a la Fed por el importe total del dinero impreso más los intereses recordemos que sale de los impuestos de los ciudadanos. En otros países donde el Banco Central emisor de moneda es público, el Estado no se endeuda con su propio banco.

El patrón oro se dejó de utilizar en 1971 a nivel mundial.

La puesta en circulación de dinero en la economía es un instrumento de política monetaria que los Estados utilizan para controlar muy importantes indicadores macroeconómicos como la inflación o los tipos de interés. 

De hecho, la puesta en circulación de nueva moneda y la manipulación de los tipos de interés producen periodos de auge en la actividad económica. 

Sin embargo, una vez que cesa la emisión del nuevo dinero, con la subida de los tipos de interés, se produce el estallido económico. La explosión de las burbujas, creadas artificialmente con dinero a crédito, que no procede del ahorro real sino de préstamos, sin respaldo de ahorro previo, acaba siendo inevitable, como ocurrió en 2008.

En el caso de Estados Unidos, estos instrumentos tan claves están en manos privadas, en concreto de los accionistas de los bancos miembros del Fed, entre los que se encuentran instituciones bancarias propiedad de las poderosas familias Rockefeller y Rothschild, una estirpe de banqueros europeos. 

Los Rothschild fueron los promotores de la creación y diseño de la Fed

¿Cómo se creó la Fed?

La dinastía de los Rothschild controlaba las finanzas de Europa a finales del siglo XIX y su ambición apuntaba ya hacia la naciente potencia capitalista de los Estados Unidos de América. Por lo tanto, financiaron a los bancos J.P. Morgan y Kuhn, Loeb & Co. También a la compañía petrolera Standard Oil Co, de John David Rockefeller; a la empresa ferroviaria de Edward Harriman y a las fábricas de acero de Andrew Carnegie[1].

Red Voltaire consigna que los Rothschild enviaron a Estados Unidos, alrededor del 1900, a uno de sus agentes, Paul Warburg, con el fin de poner en marcha una campaña para instaurar varios bancos privados, disfrazados con el nombre de Reserva Federal, a fin de que tuvieran la capacidad de emitir moneda y regular su valor [2].

La Reserva Federal (FED) fue creada el 23 de diciembre de 1913, con el apoyo de los dos grupos financieros más importantes: el de los Rothschild y el de los Rockefeller. Su primer presidente fue precisamente Paul Warburg.

“Dadme el control del suministro de dinero de una nación y no me importará quién haga sus leyes”, Meyer Amschel Rothschild (1744 -1812)

Un siglo y tres años después de la advertencia de Meyer Amschel Rothschild, los doce principales banqueros asentados en los Estados Unidos lograron fabricar y controlar el dinero de ese país (1913), gracias a sus engaños y a las traiciones de funcionarios públicos de muy alto nivel, entre ellos, el recién elegido presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson”[1].

Una ley aprobada de madrugada

El senador norteamericano por Rhode Island, Nelson Aldrich, vinculado a la familia Rockefeller, organizó una reunión secreta el 22 de noviembre de 1910, en su residencia de la Isla de Jekyll, situada enfrente de la Costa de Georgia. El objetivo: crear un banco central que sustituyera al Bank of the United States, que era una entidad pública que dependía directamente del Departamento del Tesoro.

El nuevo banco central estaría controlado por los más poderosos magnates europeos y estadounidenses.

Los Rothschild, los Warburg y los Schiff eran los que controlaban la actividad financiera de Europa hace cien años. Sus socios en Estados Unidos eran los Rockefeller, los Morgan y los Aldrich.

La Mesa Directiva del Congreso de los Estados Unidos había decretado un receso vacacional, el 19 de diciembre de 1913, con motivo de las fiestas navideñas. El presidente del Congreso, Carter Glass, dijo que las discusiones sobre el Sistema de la Reserva Federal se retomarían en enero de 1914. Pero dijo una cosa e hizo otra.

La ley que autorizó la creación de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) fue votada durante la madrugada del 22 de diciembre de 1913, por una minoría de legisladores.

El investigador Stephen Lendman lo explicó así, en Red Voltaire:

La legislación que la estableció fue tan dañina para el interés público, que probablemente jamás habría sido aprobada si no hubiera sido encauzada mediante una reunión del Comité Parlamentario de Conferencia organizada en plena noche entre las 1.30 y las 4.30 AM (mientras dormía la mayoría de los miembros del Congreso) el 22 de diciembre de 1913″.

“La Ley fue votada al día siguiente y aprobada a pesar de que muchos miembros del organismo habían partido para sus vacaciones de Navidad y la mayoría de los que se quedaron no habían tenido el tiempo necesario para leerla o conocer su contenido. ¿Suena familiar?”

“Pero la aprobaron (como un ladrón en la noche) y fue convertida en ley por un Woodrow Wilson (recién elegido presidente de los Estados Unidos) inconsciente o cómplice, que admitió posteriormente que había cometido un terrible error, diciendo: ‘Arruiné inconscientemente a mi país’. Pero era demasiado tarde para autopsias, y el pueblo americano lo ha pagado caro desde entonces (…)”.[2]

Después de la fundación de la FED se produjo la adopción de la 6ª enmienda de la Constitución estadounidense, que permitió que el gobierno cobrara un impuesto sobre los ingresos. Era consecuencia del hecho que el gobierno no pudiera ya emitir su propia moneda. De esa manera, los banqueros internacionales se apropiaban indirectamente del patrimonio privado del ciudadano estadounidense. En aquel momento, los accionistas más importantes de la FED eran los siguientes bancos [3]:

Los bancos Rothschild, de París y de Londres
El Banco Lazard frères, de París
El Banco Israel Moses Seif, en Italia
El Banco Warburg, en Amsterdam y Hamburgo
El Banco Lehmann, en Nueva York
El Banco Kuhn Loeb & Co, en Nueva York
El Banco Rockefeller Chase Manhattan, en Nueva York
El Banco Goldman Sachs, en Nueva York

El magnate banquero Jacob Rothschild.

Los magnates y banqueros que se oponían a la creción de la Fed se hundieron con el Titanic

Benjamin Guggenheim, un magnate de la minería y la metalurgia, se oponía frontalmente a la creación de un banco central privado.

Otro muy importante empresario judío nacionalizado estadounidense y propietario de lo que hoy son los grandes almacenes Macy’s, Isidor Strauss, fue el segundo gran nombre en oponerse.

Y por último, John Jacob Astor IV, bisnieto del considerado primer millonario de EE.UU., militar y dedicado con éxito al negocio inmobiliario familiar.

Los tres estaban entre los hombres más ricos del mundo y eran un obstáculo para la creación del banco central, los tres viajaban a bordo del Titanic, propiedad de una de las empresas navieras de J.P. Morgan. 

Hay teorías que especulan con la idea de que no fue casualidad que estos tres caballeros estuvieran a bordo del buque. También hay investigadores que han encontrado irregularidades en los medios de seguridad del buque, como que no había bengalas de alarma, que inducen a pensar que el hundimiento fue premeditado. 

Los tres opositores a la creación de la Fed perdieron la vida junto a sus familias en el hundimiento del Titanic

Le puede interesar ¿Fue el hundimiento del Titanic un siniestro plan orquestado?.

El presidente Donald Trump ha mostrado su disconformidad con las políticas monetarias de la Reserva Federal (Fed) ya desde su campaña electoral. Es un dato muy significativo que apenas tomó posesión de su despacho en la Casa Blanca, la Sala Oval, colgó un retrato del presidente Andrew Jackson, quien bautizó como la “Guerra del Banco” su exitosa campaña para neutralizar la influencia del sistema bancario en Estados Unidos en 1833. 

Andrew Jackson, contra la “Hidra” bancaria en un grabado de la época

Referencias

[1] Global Research. “Así cayó la Reserva Federal de EE.UU. en manos de la banca controlada por Rothschild y Rockefeller”. Accedido el 25 de julio 2018. https://www.globalresearch.ca/asi-cayo-la-reserva-federal-de-ee-uu-en-manos-de-la-banca-controlada-por-rothschild-y-rockefeller/5579989.
[2] Sthephen Lendman, The Rebel. “Los secretos sucios del templo: de cómo la Reserva Federal de EE.UU. y los bancos, manejan el mundo”. Red Voltaire. Accedido el 25 de julio 2018. http://www.voltairenet.org/article167747.html.
[3] Red Voltaire. “Cómo fueron inventados los pilares del Sistema Monetario Mundial y quién se ha aprovechado de todo esto”. Accedido el 25 de julio de 2018. http://www.voltairenet.org/article155627.html.

Temas: Categorías: América EE.UU Finanzas

Video Destacados