Redacción BLes – El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha estado advirtiendo sobre los peligros del socialismo en sus últimos discursos a la luz de la grave situación humanitaria de Venezuela tras décadas de régimen socialista. 

En su más reciente intervención en Miami en el marco de una reunión con la numerosa comunidad venezolana residente en Florida, el mandatario recordó como no hace mucho Venezuela era la nación más rica, con diferencia, de América del Sur.

“Pero los años de gobierno socialista han llevado a esta nación próspera al borde de la ruina. Ahí es donde está hoy”, afirmó.

Según Trump, el gobierno socialista ‘tiránico’ nacionalizó las industrias privadas y se hizo cargo de las empresas privadas.

“Se comprometieron en la confiscación masiva de riqueza, cerraron los mercados libres, reprimieron la libertad de expresión y establecieron una maquinaria de propaganda implacable, realizaron elecciones fraudulentas, utilizaron al gobierno para perseguir a sus oponentes políticos y destruyeron el imperio de la ley imparcial”, aseguró el presidente.

“Los resultados han sido catastróficos”, afirma Trump, casi el 90 por ciento de los venezolanos ahora viven en la pobreza.

Crisis en Venezuela

El 10 de enero, Nicolás Maduro prestó juramento y comenzó su segundo mandato tras un proceso electoral que la comunidad internacional no reconoció como válido y del que se sospechó que había estado amañado para darle una aplastante victoria. 

En medio de una creciente presión internacional y la amenaza de la Asamblea Nacional que lo acusó de usurpador del cargo, Maduro juró su cargo frente al Tribunal Supremo en un claro desafío a la Asamblea Nacional.

Actualmente, Venezuela está sumida en una profunda crisis económica y social con una hiperinflación prevista de más de 10.000.000% y una fuerte recesión que se ha extendido por cuatro años consecutivos. Las dificultades económicas han desatado una masiva migración de venezolanos en la región que Naciones Unidas estima en unos 3,3 millones de personas.

Hace unas semanas, el 23 de enero, la Asamblea Nacional de Venezuela invocó la Constitución venezolana para declarar al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el líder legítimo del país.

“En uno de sus primeros actos, el presidente Guaidó invocó el (…) artículo constitucional [Art. 350](…) para notificar al mundo que Maduro era ilegítimo. En 30 minutos, Estados Unidos se enorgullece de ser la primera nación del mundo en reconocer al presidente Guaidó”, recordó Trump durante su discurso en Miami. 

‘Maduro es un títere cubano’

Trump recordó que Maduro está protegido por el ejército del régimen comunista cubano mientras millones de venezolanos están hambrientos y sufren. 

“Maduro no es un patriota venezolano, es un títere cubano. Eso es lo que es”, dijo Trump, que también lanzó un mensaje a los militares que siguen aún apoyando a Maduro.

“Los ojos del mundo entero están sobre usted hoy, todos los días y todos los días en el futuro. No puedes esconderte de la elección que ahora te enfrenta. Puede optar por aceptar la generosa oferta de amnistía del presidente Guaidó, vivir su vida en paz con sus familias y sus compatriotas”.

Nicolás Maduro junto a Raúl Castro
Nicolás Maduro junto a Raúl Castro

Según el mandatario estadounidense, durante décadas, las dictaduras socialistas de Cuba y Venezuela se han apoyado mutuamente en una negociación muy corrupta. Venezuela le dio petróleo a Cuba. A cambio, Cuba le dio a Venezuela un estado policial dirigido directamente desde La Habana.

La nueva amenaza socialista

El pasado mes de octubre un informe elaborado por el Consejo de Asesores Económicos (CEA por sus siglas en inglés), un grupo de distinguidos analistas económicos, que aconseja al presidente de los Estados Unidos sobre la política fiscal, alertó de los costes de oportunidad que tendría la adopción de políticas socialistas en la macroeconomía, según informó la Casa Blanca. 

De acuerdo al informe, el socialismo está reapareciendo en el discurso político estadounidense y las propuestas de políticas detalladas de los socialistas autodeclarados están ganando apoyo en el Congreso y entre gran parte del electorado.

Ciertamente el comunismo y el socialismo, en particular los resultados de su implementación son ampliamente desconocidos por el común de los ciudadanos, como evidencia un reciente sondeo. 

Esta encuesta realizada por Victims of Communism Memorial Foundation reveló que el 51 por ciento de los millenials (nacidos después de 1980) estadounidenses preferirían vivir en un país socialista o comunista antes que en un país capitalista. Sólo el 42 por ciento prefiere lo segundo.

Le puede interesar: Nuestra ignorancia del Socialismo es peligrosa.

Bradley Birzer, profesor de historia en Hillsdale College, explica en un artículo para The American Conservative titulado “Socialistas y fascistas siempre han sido primos que se besan”, que los comunistas, socialistas y marxistas de Estados Unidos tienen poco conocimiento de la historia socialista.

Actualmente en Estados Unidos miembros del partido demócrata, como Bernie Sanders o Alexandra Ocasio Cortez están virando con sus propuestas hacia una agenda cada vez más socialista con propuestas de subidas de impuestos o la nacionalización del sistema de salud.

¿Qué es el socialismo?

Según su creador Karl Marx el socialismo es la fase previa al comunismo, que se implanta tras la revolución del proletariado contra la burguesía y la abolición de la propiedad privada. 

En los regímenes socialistas no democráticos como China, la Unión Soviética, Cuba o Cambodia, el estado toma control de los medios de producción, eminentemente agrícolas prometiendo hacer los alimentos más abundantes.

El genocidio del régimen comunista de Camboya y el trabajo forzado dejaron imágenes que se asemejan a una víctima del campo de concentración nazi en 1975.
El genocidio del régimen comunista de Camboya y el trabajo forzado dejaron imágenes que se asemejan a una víctima del campo de concentración nazi en 1975.

La realidad es que el resultado, en todos los casos registrados en la historia, ha sido decenas de millones de muertes de inanición a consecuencia de una reducción drástica de la producción y de las purgas y la represión para lograr el derrocamiento forzoso de todas las clases sociales existentes. 

Incluso si las políticas altamente socialistas se implementan pacíficamente bajo los auspicios de la democracia, las distorsiones de incentivo fundamentales y los problemas de información creados por las grandes organizaciones estatales y el control centralizado de los recursos también están presentes en los países industrializados, como ocurre actualmente en Venezuela, explican los expertos del CEA.

Investigadores y expertos historiadores han documentado la infiltración de las ideas comunistas en occidente a través de grupos de interés y sociedades como la Sociedad Fabiana, creada en Reino Unido en 1884, un año después de la muerte de Karl Marx. 

Esta organización, cuyo logo es un lobo con piel de cordero, estableció como táctica para implantar la ideología comunista la infiltración silenciosa en las estructuras de poder en espera del momento adecuado para actuar. 

En los Ensayos Fabianos, el primer panfleto producido por el grupo, una nota en la portada dice: “El momento adecuado debes esperar, como Fabius hizo pacientemente mientras en guerra contra Aníbal, aunque muchos censuraron su tardanza; pero llegado el momento debes golpear duro, como Fabius hizo, o tu espera habrá sido en vano e infructífera”. 

Logo de la Sociedad Fabiana, el lobo con piel de cordero. ¿Será ahora el momento que esperaban para actuar?
Logo de la Sociedad Fabiana, el lobo con piel de cordero. ¿Será ahora el momento que esperaban para actuar?

Durante y después de las elecciones de 2016 el candidato republicano a la presidencia Donald Trump, se encontró asediado por una cobertura negativa en la prensa y protestas en ciudades de todo el país. 

Periodistas de investigación han revelado que muchas de estas protestas fueron instigadas por ciertos grupos de interés. Como se muestra en “America Under Siege: Civil War 2017”, un documental dirigido por el activista político neozelandés Trevor Loudon, una significativa proporción de los manifestantes eran “revolucionarios profesionales” con lazos con regímenes comunistas y otros estados autoritarios, como Corea del Norte, Irán, Venezuela o Cuba.

La obra de Loudon también señala el rol de dos prominentes organizaciones socialistas de Estados Unidos, el estalinista Partido Mundial de los Trabajadores y la maoísta Organización Socialista del Camino para la Libertad.

La posición anticomunista y antisocialista de Trump es tan conocida como firme y así lo ha manifestado recientemente durante su discurso sobre el Estado de la Unión. 

“Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos jamás será un país socialista”, aseguró contundente el mandatario.

Ir a la portada de BLes.

¿Conoce nuestro canal de Youtube BLes Mundo? ¡Suscríbase!

Video Destacados