Compartir

El 5.º Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos levantó el jueves una orden judicial que prohibía a Texas despojar a Planned Parenthood de los fondos de Medicaid, mientras criticaba estridentemente al proveedor de servicios de aborto por su retórica y sus prácticas médicas.

“La conducta reprobable de Planned Parenthood, capturada en videos encubiertos, prueba que no es un proveedor ‘cualificado’ bajo la Ley de Medicaid, por lo que confiamos en que finalmente nos impondremos”, dijo el Procurador General de Texas Ken Paxton en una declaración después de la decisión del jueves.

El caso surgió después de que un grupo pro-vida llamado el Centro para el Progreso Médico publicó videos con los que pretendía mostrar a Planned Parenthood violando las normativas médicas y éticas articuladas en la ley federal y las regulaciones estatales. Texas rescindió su acuerdo de proveedor de Medicaid con Planned Parenthood poco después, citando las infracciones documentadas en los videos.

A su vez, Planned Parenthood le pidió a un tribunal federal que restaurara sus fondos de Medicaid. La decisión del jueves -que se relacionaba con un asunto jurisdiccional en ese caso- es especialmente sorprendente por sus numerosas reprimendas a Planned Parenthood. La jueza Edith Jones, nombrada por Ronald Reagan, emitió la opinión.

Quizás la más notable de las reprimendas de la decisión es una representación gráfica de los restos fetales post-aborto tomada de un video del Centro para el Progreso Médico en la cuarta página de la opinión. Un brazo pequeño es visible en la imagen. Texas citó la manera en que Planned Parenthood se deshace de los restos fetales como una de las razones para terminar su elegibilidad para Medicaid.

En otro caso, el veredicto casi acusa a Planned Parenthood de violar la ley federal que prohíbe los abortos por nacimiento parcial. El fallo destaca un video del Centro para el Progreso Médico en el que un administrador llamado Dr. Tram Nguyen indicó que los médicos de cualquier centro podrían evacuar a un feto intacto, infringiendo así la ley federal, con solo firmar un formulario que no tenían la “intención” de hacerlo. Estos procedimientos permiten a los investigadores recuperar órganos como el timo o el hígado.

Más adelante en el juicio, el tribunal reprende a Planned Parenthood por no haber incluido los comentarios de Nguyen en los expedientes judiciales.

“El informe de los demandantes con respecto a lo sustancial de las discusiones contenidas en los videos es curiosamente silencioso”, dicta la sentencia.

Planned Parenthood ha negado que altera intencionalmente los procedimientos de aborto, por motivos no contemplados en la ley.

El tribunal también rechazó la afirmación de Planned Parenthood de que los videos del Centro para el Progreso Médico fueron “editados de manera engañosa”, citas que resonaron en la prensa después de que aparecieran las cintas por primera vez.

“El registro refleja que [la Oficina del Inspector General de Texas] había presentado un informe de una empresa forense que concluía que el video era auténtico y no había sido editado de manera engañosa”, suscribe una nota al pie del veredicto. “Y [Planned Parenthood] no identificó ninguna omisión o adición en el video”.

Finalmente, el tribunal acusó al poder judicial de hacer política en los casos de aborto. Normalmente, los proveedores como Planned Parenthood deben impugnar las decisiones de terminación de Medicaid en un foro administrativo y un tribunal estatal, antes de solicitar la intervención de un tribunal federal. Al permitir que Planned Parenthood pase directamente a la corte federal -como lo hizo la corte de primera instancia aquí-, el 5.º Circuito dijo que los jueces están comprometidos con el favoritismo ideológico.

“Si [Texas] hubiera rescindido los acuerdos con los proveedores de Medicaid de cualquier otro tipo de proveedor de atención de la salud, la incongruencia de permitir que ese proveedor utilice los poderes de litigio de los pacientes para evitar la revisión administrativa y [llegar] a la corte federal sería obvia e inaceptable”, dice el fallo.

La decisión llega cuando los activistas pro-vida se reúnen en Washington antes de la Marcha por la Vida del viernes.

La pregunta ante el 5.º Circuito no se relacionaba directamente con el aborto: Después de que Texas descalificó a Planned Parenthood de la elegibilidad para Medicaid, el proveedor de servicios de aborto presentó una demanda, alegando que el estatuto federal de Medicaid le permitía hacerlo. Un juez federal de distrito estuvo de acuerdo, permitiendo que la demanda procediera. El 5.º Circuito tuvo que decidir si ese fallo era correcto.

Los tribunales federales de apelaciones se encuentran divididos en cuanto a la respuesta a esa pregunta. Aunque la Corte Suprema generalmente interviene cuando los circuitos están en desacuerdo sobre la misma cuestión de ley, los jueces negaron la revisión en una controversia relacionada de Kansas en diciembre, lo que provocó un vigoroso desacuerdo de los jueces Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch que acusaron a la corte de jugar a la política.

En ese caso, el Presidente de la Corte Suprema John Roberts y el Juez Brett Kavanaugh se unieron al bloque liberal de la corte, preservando efectivamente una decisión pro-Planned Parenthood en el tribunal inferior.

La decisión del jueves del 5.º Circuito concluyó que está obligada por un precedente a encontrar que Planned Parenthood puede proceder con su demanda en un tribunal federal bajo el estatuto de Medicaid, aunque Jones escribió un acuerdo con su propia opinión mayoritaria instando a todo el 5.º Circuito a volver a examinar esa cuestión.

Sin embargo, el 5.º Circuito le dio a Texas una victoria parcial, al encontrar que el tribunal de primera instancia evaluó la solicitud de Planned Parenthood de una orden judicial, bajo el estándar incorrecto. El tribunal levantó la orden judicial y ordenó al juez del juzgado inferior que reconsiderara la solicitud de Planned Parenthood bajo un estándar diferente que fuera más conveniente para Texas.

Como tal, el Estado tiene muchas más posibilidades de prevalecer cuando el asunto regrese al tribunal de primera instancia para un nuevo proceso.

Texas otorga anualmente aproximadamente $3.4 millones a las afiliadas de Planned Parenthood a través de Medicaid. La decisión señala que se trata de una “pequeña parte” de los ingresos que las afiliadas de Planned Parenthood de Texas generan cada año, que superan los 57 millones de dólares.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

“Planned Parenthood” en EE. UU.: Un Tribunal Federal critica al gigante de los abortos
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América EE.UU

Video Destacados