Compartir

Un nuevo libro del antiguo No. 2 del FBI parece apoyar las sospechas de un sesgo del Departamento de Justicia contra el presidente Donald Trump, dijo el presidente del Poder Judicial del Senado, Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, quien pretende llevar a testificar al ex director adjunto.

Andrew McCabe, expulsado del FBI el año pasado después de una investigación interna, habló de su libro en una entrevista en vivo el domingo en la que dice que altos funcionarios del Departamento de Justicia en 2017 discutieron cómo expulsar a Trump de su cargo usando la 25.ª Enmienda.

Graham dijo que eso suena a parcialidad, y también quiere saber por qué el FBI obtuvo una orden en 2016 para vigilar a un ayudante de la campaña de Trump, Carter Page, bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

“Después de la entrevista de ‘60 minutos‘ del Sr. McCabe, es imperativo que él, y otros, se presenten ante el Comité Judicial del Senado para explicar detalladamente cómo y por qué se emitió una orden FISA contra Carter Page, y responder a preguntas sobre lo que parece ser, ahora más que nunca, un prejuicio contra el Presidente Trump”, afirmó Graham el jueves en una declaración formal.

El corresponsal de CBS News, Scott Pelley, quien entrevistó a McCabe sobre su libro “The Threat: How the FBI Protects America in the Age of Terror and Trump” (La amenaza: cómo el FBI protege a Estados Unidos en la era del terror y de Trump), adelantó en su charla del jueves anterior en “CBS This Morning”:

“Hubo reuniones en el Departamento de Justicia en las que se discutió si el vicepresidente y la mayoría del Gabinete podrían reunirse para destituir al presidente de Estados Unidos bajo la 25.ª Enmienda”, comentó Pelley. “Y los más altos niveles de las fuerzas de seguridad estadounidenses trataban de averiguar qué hacer con el presidente”.

La 25.ª Enmienda permite que el vicepresidente y la mayoría de los secretarios del Gabinete determinen si un presidente está demasiado discapacitado física o mentalmente para hacer el trabajo. El vicepresidente se convertiría en presidente interino. Si un presidente impugna la medida, el Congreso podría destituirlo permanentemente por un voto de dos tercios en cada cámara.

“Hay un proceso elaborado para la 25.ª Enmienda, y [la afirmación de McCabe] parece increíblemente descabellada”, indicó a The Daily Signal John Malcolm, jefe del Instituto para el Gobierno Constitucional de la Fundación Heritage. “McCabe puede odiar al presidente. Puede que piense que es una persona terrible. Pero no hay pruebas de que esté mentalmente incapacitado”.

Cuando la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia determinó que McCabe había mentido a los investigadores, el entonces Procurador General Jeff Sessions lo despidió el 16 de marzo de 2018, dos días antes de la fecha oficial de jubilación de McCabe.

La Oficina de Responsabilidad Profesional del departamento había recomendado el despido de McCabe, que trabajó como director interino del FBI después de que Trump despidiera a James Comey en mayo de 2017 y antes de que el Senado confirmara la nominación de Trump, de Christopher Wray para el puesto en agosto de ese año.

En dos tweets el jueves, Trump le dio nuevos golpes a McCabe: “El desgraciado director en funciones del FBI Andrew McCabe pretende ser un “pobre angelito” cuando en realidad fue una gran parte del Escándalo de la deshonesta Hillary & la trama falsa de Rusia- una marioneta de James Comey. El informe de I.G. sobre McCabe fue devastador. Parte de la “póliza de seguro” en caso de que yo ganara……”

“…Muchos de los altos mandos del FBI fueron despedidos, forzados a irse o abandonados. La esposa de McCabe recibió GRANDES SUMAS DE DÓLARES de la gente de Clinton por su campaña – él aprobaba a Hillary. McCabe es una vergüenza para el FBI y para nuestro país. ¡HAGAMOS A AMERICA GRANDE DE NUEVO!”, concluyó el mandatario.

El presidente se refirió a la esposa de McCabe, Jill, una candidata demócrata que no tuvo éxito en el Senado del estado de Virginia. Trump también señaló que un comité de acción política dirigido por el ex gobernador de Virginia Terry McAuliffe, un demócrata cercano tanto a Bill como a Hillary Clinton, contribuyó en gran medida a la campaña de Jill McCabe.

En la entrevista de “60 Minutos”, McCabe dice que el Subprocurador Rod Rosenstein habló varias veces de usar un micrófono para espiar a Trump, y que lo decía en serio.

Después de los informes iniciales de que el funcionario No. 2 del Departamento de Justicia había hablado en privado sobre el uso de un micrófono, Rosenstein afirmó que había estado bromeando.

“McCabe… dice que no, surgió más de una vez y fue tan serio que lo llevó a los abogados del FBI para discutirlo”, reiteró Pelley refiriéndose a la entrevista.

Malcolm dijo que tiene serias dudas en este frente.

“Me sorprendería mucho si las cosas que [McCabe] dijo sobre Rod Rosenstein fueran exactas”, mencionó Malcolm. “Tiendo a creer a Rod Rosenstein, y lo más probable es que estuviera bromeando”.

Fred Lucas – The Daily Signal

¿Conoce nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbase!

El Senado podría investigar un presunto complot para derrocar a Trump
5 (100%) 1 voto

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU

Video Destacados