Redacción BLes – Existen muchos testimonios de personas que quedaron traumatizadas o sufrieron pesadillas después de participar en la industria del aborto. Tal vez uno de los últimos casos más conocidos es el de Abby Johnson, exgerente de una clínica de Planned Parenthood en Estados Unidos.

Sin embargo, estas dramáticas situaciones son experimentadas también por personas ajenas a ese oscuro negocio, por ejemplo, los patólogos (especialistas que estudian enfermedades).

En el Foro de la Red de Doctorado Estudiantil organizado por la Universidad de St. George, un especialista describió en 2013 tener pesadillas después de trabajar con el cuerpo de un bebé abortado y ver a su asistente salir corriendo de la sala en estado de shock:

“Un incidente realmente me asustó, fue un feto varón, de al menos 3+ libras [1,36 kilogramos], alrededor de 24+ semanas. Estaba en descomposición porque el resto del personal estaba ASUSTADO, no estoy bromeando. Entonces el jefe de personal me dijo que me ocupara de ello porque yo era el FNG (chico nuevo del F-kcin), así que me puse a trabajar”, relató el usuario.

“Saqué dos brazos bien formados y luego el torso, sin cabeza. La cabeza estaba en el fondo del contenedor, cuando lo tiré, tenía una expresión de horror tan fuerte que me volví loco, mi asistente personal lo vio y corrió, literalmente dejó el trabajo y se fue con una discapacidad (soy serio aquí)”, continúo.

“Era como un bebé gritando sin cabeza, como si hubiera nacido al menos una fracción de segundo para darse cuenta de que estaba complicado y soltar un grito agónico”, detalló.

“La historia de esto resonó en el departamento…”, agregó.

“No estoy bromeando, poco después me desperté con un sudor frío y orina corriendo por mi pierna….. no es agradable“, concluyó.

La agónica expresión del bebé asesinado fue tal que dos profesionales médicos, acostumbrados a trabajar con restos humanos, no pudieron soportarla. Uno sufrió sueños terribles; otro huyó del trabajo, y nunca regresó. Este último estaba tan traumatizado que sufrió problemas mentales -probablemente trastorno de estrés postraumático- y quedó incapacitado para seguir haciendo ese trabajo, describe el sitio provida Live Action.

Cientos de organizaciones provida en Estados Unidos buscan generar conciencia sobre el drama del aborto, que afecta no solo a quien se lo realiza, sino también a sus familiares, a quienes intervienen en el procedimiento y a otros ocasionales testigos que presencian ese acto o ven los restos del bebé asesinado.

Ir a la portada de BLes.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Video Destacados